SUSCRÍBETE

Aguado: sus creaciones y descubrimientos de cerámica antigua de Toledo

El Museo del Greco inaugura la exposición 'Homenaje a José Aguado. 100 años de investigación cerámica' con la que rinde homenaje al ceramista toledano. EFE/ Ángeles Visdómine 	   El Museo del Greco inaugura la exposición 'Homenaje a José Aguado. 100 años de investigación cerámica' con la que rinde homenaje al ceramista toledano. EFE/ Ángeles Visdómine

Investigador, estudioso de la cerámica antigua de Toledo, artista y miembro de una saga de ceramistas toledanos, la figura de José Aguado centra la exposición del Museo del Greco en la que se da a conocer su tarea investigadora y creativa, sus descubrimientos de restos de cerámica, por ejemplo, de la época taifa, o sus creaciones en cuerda seca y loza dorada o reflejo metálico.

El museo toledano recuerda al ceramista, con motivo del centenario de su nacimiento, con la muestra "Homenaje a José Aguado. 100 años de investigación cerámica", que se ha inaugurado este viernes y estará abierta hasta el 29 de septiembre, en la que se da a conocer la tarea realizada por el artista en el taller fundado por sus padres, Sebastián Aguado y María Luisa Villalba, y en la Escuela de Artes de Toledo, donde fue profesor de Cerámica y Vidriería Artística hasta su jubilación en 1987.

Su hija Rosalina, también profesora en la Escuela de Artes, explica a Efe que la muestra incluye piezas con algunas de sus técnicas más usadas, así como otras de sus abuelos, fundadores del Taller Aguado, y de maestros, artistas y profesores de la Escuela; también se muestran herramientas de las que usaba, como un pocillo de cuerda seca, palillos, plumas, muñequillas y calcos, para que el público vea "la sencillez de los útiles que se emplean y los artísticos resultados".

Otra vitrina alberga sus publicaciones y en otra se han resaltado los aspectos de restauración de azulejos antiguos a partir de fragmentos; además se muestran paneles con fotografías que dan a conocer los trabajos de investigación realizados en Toledo, sus excavaciones y descubrimientos, como el del Testar de San Martín, donde aparecieron importantes restos de la cerámica de la etapa taifa, que publicó con el título "La cerámica Hispanomusulmana de Toledo".

Participó, como se puede ver en las fotografías de la muestra, en las excavaciones de una antigua alfarería en el barrio de los Azacanes, en el hallazgo de los alicatados de la puerta del antiguo convento de Madre de Dios, hoy incorporado a la Universidad de Castilla-La Mancha; y en el descubrimiento de asas de cántaro selladas en Bisagra.

Con esta exposición, su hija Rosalina, que ha colaborado en la organización, explica que se busca dar a conocer el Taller Aguado de Toledo cuya amplia labor abarca desde la investigación histórica y técnica de la cerámica, a la elaboración de piezas decorativas, de aplicación arquitectónica y de azulejería producidas a lo largo del siglo XX.

"Este patrimonio de nuestro pasado más reciente desearía que encontrase un lugar en la historia de la cerámica española", resalta Aguado, quien recuerda a su padre como "un gran artista, ceramista, dibujante, profesor, buena persona, muy sencillo y afable, y un incansable investigador".

Fue un hombre de gran curiosidad científica y artística, muy polifacético", que en el taller de sus padres conoció técnicas de fabricación de la cerámica que se habían mantenido intactas desde el siglo XVI. En 1975 entró como académico numerario en la Real Academia de Toledo, donde desarrolló una gran labor de observación y estudio del patrimonio artístico de la ciudad, en especial de su cerámica, desconocida y poco valorada.

Su hija relata que un aspecto curioso de su amplia producción cerámica son las placas conmemorativas y nombres de las calles que le fueron encargados por el Ayuntamiento y de las que muchas han desaparecido porque "no se las aprecia en su valor y se las sustituye por otras más modernas, pero menos interesantes artísticamente hablando".

"Este vulnerable patrimonio está en continua amenaza de perderse, por su propia materia y su carácter efímero", advierte. La obra de Aguado tiene fama en Toledo y también está presente en museos españoles de Artes Decorativas en Europa y EEUU (Toledo de Ohio, Alabama), México, Ecuador, Bolivia o Argentina.

También destacan los azulejos de "dibujo impecable, trazo menudo y delicadas gotas de esmalte salpicadas como un encaje, con temas de flores y aves, los géneros más populares de su producción junto a las series ornadas con caligrafías hebraicas o islámicas, heráldicas o geométricas", comenta Rosalina Aguado, quien recuerda que no obstante su técnica preferida fue la loza dorada.

En reconocimiento a la labor artística de toda una vida, recibió de manos de la reina Sofía el premio de la Real Fundación de Toledo en 1990 y, en 2006, el premio “Clara Delgado” de la asociación de Amigos del Toledo Islámico, el último, pues falleció pocos meses más tarde.

Banner 468 x 60 px