SUSCRÍBETE

El 'grime' potente y con carácter de Stormzy se adueña del Sónar

  • Escrito por Marc Corominas/Rosa Díaz
  • Publicado en Cultura
La estrella del rap, el británico Stormzy, durante su actuación en la programación nocturna de la segunda jornada del Sónar 2019 que se celebra en Barcelona. EFE/Marta Pérez 	   La estrella del rap, el británico Stormzy, durante su actuación en la programación nocturna de la segunda jornada del Sónar 2019 que se celebra en Barcelona. EFE/Marta Pérez

El ascenso de la carrera de Stormzy es más rápido que sus rimas y más contundente que sus bases, el artista británico ha actuado este viernes en el escenario principal del Sónar con una fuerza y un carácter que no ha defraudado las expectativas depositadas en un cabeza de cartel.

Tras la baja de última hora del rapero americano A$AP ROCKY, por su detención en Suecia, Stormzy, consciente que no era el artista que muchos esperaban, ha ofrecido una potente actuación, en la que ha recordado a su sustituido y ha pedido su libertad.

La fuerza de Stormzy, junto con los tremendos bajos de sus bases con influencias electrónicas, son un puñetazo en el estómago del público, que ha respondido, tal y como les ha pedido el artista, con toda su energía.

Endiablado, como si se estuviera peleando con el aire a base de puñetazos y rodillazos, a Stormzy no se le ha quedado grande el escenario principal del Sónar, a pesar de estar únicamente acompañado por su DJ.

Hace tres años Stormzy actuó en el escenario SonarXS, ahora regresa al festival como uno de los cabezas de cartel, actuando en el escenario principal convertido ya en un artista de talla XL.

Tras su histórica actuación en el festival inglés Gastonbury -fue el primer artista británico negro en encabezar el festival-, Stormzy ha llegado a Barcelona para conquistar el Sónar con su 'grime', una mezcla de 'rap' y electrónica surgido en el Reino Unido que cada vez tiene menos de subgénero y está tomando entidad propia y rompiendo fronteras gracias a él y otros artistas como Skepta, que el sábado también actuará en el Sónar.

Con un solo álbum de estudio, Gang Signs & Prayer (2017), y un puñado de 'singles' y 'freestyles' que han conseguido escalar en lo alto de las listas musicales, a sus 25 años Stormzy ya ha logrado convertirse en el embajador más 'mainstream' del 'grime'.

Si Stormzy ha conquistado el Sónar de Noche en el recinto de Fira Gran Vía de L'Hospitalet, la escena urbana nacional ha hecho lo propio en Fira Barcelona de Montjuïc durante el día, con Dellafuente a la cabeza.

Sólo dos años después de que Bad Gyal fuera la revelación del Sónar en el escenario más pequeño del recinto diurno del festival, la escena urbana nacional ya es clara protagonista. El público ha abarrotado este viernes el escenario donde ha actuado Dellafuente, que ha empezado el concierto con una cuenta atrás en la pantalla, mientras la gente gritaba impaciente.

En cuanto su 'trap' aflamencado ha empezado a sonar, el público ha arrancado a bailar, porque lo de Dellafuente es puro duende y su frescura es contagiosa. "Vamos a subir la temperatura", ha anunciado ante un público ya caliente, que venía del escenario exterior, a pleno sol, con el abanico en la mano.

Unos abanicos que han sido muy útiles para bailar "Bailaora", uno de los temas más celebrados, junto a "Guerrera", que ha ido acompañada de unos vistosos chorros de humo sobre el escenario, al más puro estilo discotequero.

El recorrido por la escena urbana local ha empezado horas antes con Aleesha, un torbellino llegado de Ibiza, que a sus 19 años está dispuesta a comerse el mundo; y lo ha cerrado Virgen María, nombre artístico de la hija de la actriz Verónica Forqué.

En paralelo, los escenarios menos festivos y más intelectuales de Sónar han acogido la música sobrecogedora de KÁRYYN y el espectáculo que Holly Herndon ha construido con la ayuda de una sofisticada máquina de inteligencia artificial.

La artista Holly Herndon ha presentado en el Sónar Hall su nuevo espectáculo, "Proto", en el que actúa junto a 5 cantantes y Spawn, un ordenador con procesos autónomos de generación de sonido, procesamiento vocal y manipulación visual.

Poco después, este mismo público ha podido disfrutar de una de las sorpresas agradables de la tarde, KÁRYYN, una hermana musical de Björk que, escondida tras instrumentos electrónicos y haces de luz roja, ha logrado sobrecoger al auditorio con su música sobrenatural.

Diversidad y calidad es el lema del Sónar, que mañana finalizará con un cartel potente, en el que brillan nombres como Bad Bunny, Skepta, Paul Kalkbrenner y Bad Gyal.

Banner 468 x 60 px