SUSCRÍBETE

El MNAC reúne las "fotografías útiles" de Oriol Maspons en una gran retrospectiva

  • Escrito por  Jose Oliva
  • Publicado en Cultura
El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), dedica la primera gran exposición retrospectiva al fotógrafo barcelonés Oriol Maspons, que recorre más de cuatro décadas de imágenes en los campos del reportaje, el retrato, la moda y la publicidad, una obra que renovó el lenguaje fotográfico en la España de la segunda mitad del siglo XX. EFE/ Alejandro García 	   El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), dedica la primera gran exposición retrospectiva al fotógrafo barcelonés Oriol Maspons, que recorre más de cuatro décadas de imágenes en los campos del reportaje, el retrato, la moda y la publicidad, una obra que renovó el lenguaje fotográfico en la España de la segunda mitad del siglo XX. EFE/ Alejandro García

Una amplia retrospectiva reúne desde este jueves en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) las "fotografías útiles" de Oriol Maspons (1928-2013), considerado uno de los grandes nombres de la fotografía española de la segunda mitad del siglo XX, que va "más allá" de las fotos de los hippies de Ibiza o de la Gauche Divine.

A través de 530 imágenes, algunas inéditas o poco conocidas, la exposición del MNAC recorre más de cuatro décadas de intensa actividad de Maspons en los campos del reportaje, el retrato, la moda y la publicidad.

La exposición, titulada "Oriol Maspons, la fotografía útil" es, ha explicado el director del museo, Pepe Serra, "el resultado de la investigación realizada sobre el fondo que el propio fotógrafo depositó en el MNAC en 2011: más de 7.000 fotografías en papel, negativos y documentos".

Lejos de mostrar imágenes icónicas de Maspons, la comisaria de la muestra, Cristina Zelich, ha explicado en la presentación que el objetivo ha sido "hacer un amplio repaso de su obra, contextualizando su producción y apoyando la investigación en la recuperación de material documental -libros, revistas, carátulas de discos- de manera que se pueda ver el destino de sus fotografías".

Desde su participación en la Agrupación Fotográfica de Cataluña (AFC), donde conoce a Francesc Català-Roca, que le anima a dedicarse profesionalmente a la fotografía, Maspons "pronto plantea la dicotomía entre la fotografía artística y la fotografía aplicada a la ilustración editorial, a las portadas de discos, a la publicidad o al reportaje, es decir a una diversidad de géneros fotográficos".

Oriol Maspons, recuerda Zelich, tuvo la oportunidad de viajar a París en 1955, donde conoció a grandes fotógrafos, como Cartier-Bresson, Doisneau o Brassaï, y este contacto le reafirmó en su idea de que "la fotografía tiene que ser notaria de su tiempo, de su época, sirve para documentar".

Maspons formó parte de la llamada Gauche Divine, el grupo de jóvenes intelectuales y artistas, modelos, cineastas, escritores y arquitectos que a finales de los años 60 posaron frente a su cámara. Además, trabajó para las principales revistas de la época, como La Gaceta Ilustrada, Destino, Cuadernos de arquitectura, Triunfo, Interviú, L'Oeil, Paris-Match, Bocaccio y Elle.

Su amistad con Esther Tusquets hizo que participara desde el principio en la creación, por parte de la editorial Lumen, de la colección "Palabra e imagen", en la que publicó en 1961 "La caza de la perdiz roja", con textos de Miguel Delibes, al que seguirían "Toreo de salón" (con Camilo José Cela), y "Poeta en Nueva York", con poemas de Lorca, ambos trabajos realizados junto con Julio Ubiña.

Ilustró asimismo numerosos libros, entre ellos "Arquitectura gótica catalana", de Alexandre Cirici (Lumen, 1968), las portadas del sello Biblioteca Breve, de Seix Barral, o la icónica de "Últimas tardes con Teresa", de Juan Marsé.

El trabajo de investigación de Zelich ha permitido, por ejemplo, que un conjunto de fotos dispersas sobre Managua se hayan convertido en un encargo que hizo la Cruz Roja después del terremoto que asoló Nicaragua gracias a la correspondencia; y además ha encontrado el reportaje que Ana María Moix hizo para Tele-Express dentro de su sección "24 horas con", en este caso con Maspons en Managua.

Junto a esta serie se exhibe la que realizó en Cuba en 1967 junto con José Agustín Goytisolo, que "formaba parte de un proyecto de libro que nunca se llegó a hacer porque a Maspons no le gustó el texto que había hecho el escritor".

En la exposición se muestran fotografías inéditas, como las de primera época realizadas en París, Londres e Ibiza en los años 50, o reportajes como uno hecho en Sudáfrica, que tampoco se publicó.

La comisaria resume que esta exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 12 de enero, "demuestra que Maspons sabía utilizar el medio y adaptarlo a la finalidad de sus fotografías; un gran admirador de la mujer; y cuando era más libre, como en su reportaje sobre Cuba, que era un encargo propio, se muestra como un fotógrafo inquieto, curioso y en contacto con la gente".

El hijo del fotógrafo, Àlex Maspons, ha comentado que a su padre "le gustaba que su obra fuera publicada y difundida, incluso más que hacer la propia fotografía".

Banner 468 x 60 px