Las mujeres "cotidianas" en 85 grabados con la mirada "feminista" de Goya

Cerca de un centenar de obras conforman la exposición "Las mujeres de Goya. Grabados de una época", en los que el genial artista expresó con libertad todo aquello que no podía transmitir mediante las pinturas, este viernes en la sala de exposiciones del Museo de la Pasión. EFE 	   Cerca de un centenar de obras conforman la exposición "Las mujeres de Goya. Grabados de una época", en los que el genial artista expresó con libertad todo aquello que no podía transmitir mediante las pinturas, este viernes en la sala de exposiciones del Museo de la Pasión. EFE

Las mujeres cotidianas de Goya, alejadas de la concepción de la mujer como musa del primer tercio del siglo XIX, centran los 85 grabados con mirada "feminista" del pintor aragonés que desde este jueves se exponen en Valladolid, por los que desfilan mujeres valientes, toreras o prostitutas.

La Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid ha presentado este viernes "Las mujeres de Goya. Grabados de una época", con esos 85 grabados en los que Goya interpreta el papel y protagonismo del género femenino en esa época.

"La pintura goyesca de la mujer consigue alejarse de la mujer como musa y la representa en situaciones del día a día" ha explicado durante la presentación el coordinador de la exposición, Wilfredo Rincón.

Son dibujos que "además de ser retratos transmiten sentimientos", ha explicado Rincón, que ha detallado que los textos que acompañan a las obras también son de Goya y en ocasiones "son tan ambiguos como los propios temas" de los grabados, porque tenían que esquivar el filtro de la Inquisición.

El responsable de esta muestra, que se abre desde hoy y hasta el 1 de septiembre en la Sala Municipal de la Pasión de Valladolid, ha recordado que Goya tiene 224 grabados divididos en cuatro series y que en esta muestra se recogen los que están relacionados con la figura de la mujer.

El coordinador ha recordado que en aquella época estos grabados eran vistos solo por señores privilegiados, de la nobleza, del clero o de las instituciones, un escenario muy diferente al actual, en el que se abren a todos los públicos.

Los grabados están influenciados por el impresionismo alemán y el surrealismo, según Rincón, quien ha sostenido que Goya para muchos autores fue el precursor del arte moderno. Al respecto, el director de Museos y Exposiciones en Fundación Municipal de Cultura, Juan González Posada, ha asegurado que estas obras cuentan con "reflexiones de hace 200 años que ahora son contemporáneas".

González Posada también ha considerado que Goya "era feminista" porque plasmaba en sus dibujos las consecuencias que sufrían las mujeres por la sociedad de aquella época, lejos de otras representaciones artísticas de finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando se trataba a la mujer como una musa.

Sobre la procedencia de las obras, Rincón ha indicado que pertenecen a colecciones particulares y ha explicado que se trata de una exposición específica para Valladolid, sin carácter itinerante. Los grabados proceden de las cuatro grandes series de Goya: de Los Caprichos, creada en 1799; de la Tauromaquia, entre 1814 y 1816; de Los desastres de la guerra, entre 1810 y 1820; y Los disparates o proverbios, entre 1815 y 1824.

Rincón ha desvelado que Tauromaquia es la única colección de la que solo se expone un grabado, y "es curioso que se equipare -en ese grabado- la figura de la mujer a los varones" presentes en el resto de los grabados de la serie, bajo el título "Valor varonil de la célebre pajuelera en la de Zaragoza".

Del resto de series, la muestra cuenta con veintinueve de Los desastres de la Guerra, cuarenta y seis de Los Caprichos y nueve de Los disparates o proverbios, todas ellas centradas en la figura de la mujer en varios escenarios, en relación a la noche, al carnaval grotesco.

También se muestra la parte íntima de la mujer, e incluso se mezclan varios tipos de feminidades en algunos retratos con personajes mezcla de hombre y de mujer, según ha detallado el coordinador.

Goya reflexiona en estos grabados en la presencia femenina de la sociedad con mujeres valientes como 'Agustina de Aragón, mujeres toreras como 'La Pajuelera', mujeres solidarias, o mujeres prostitutas y víctimas de la sociedad.