"Eco-visionarios", una exposición-manifiesto sobre la crisis climática

Uno de sus siguientes proyectos será la creación de un Jardín Cyborg, del que se muestran adelantos en la exposición. EFE 	   Uno de sus siguientes proyectos será la creación de un Jardín Cyborg, del que se muestran adelantos en la exposición. EFE

El calentamiento global, las sequías, el agotamiento de los recursos o la contaminación son algunos de los problemas de la crisis climática que se abordan desde una visión artística en "Eco-visionarios.

Arte para un estado de emergencia", una exposición que es a su vez un manifiesto para crear conciencia. Del 13 de junio al 6 de octubre en la Nave 16 de Matadero de Madrid se podrán visitar las instalaciones y proyectos audiovisuales de más de cuarenta artistas sobre una problemática que Pedro Gadanho, comisario de la exposición junto a Mariana Pestana, ha definido en la presentación de este jueves como "el tema más importante de este momento, el único que se debe tratar".

La muestra pone sobre la mesa la multiplicidad de consecuencias de la acción del hombre en la superficie del planeta a través de obras que mezclan el arte con la tecnología y ofrece a estos problemas posibles soluciones multidisciplinares desarrolladas por arquitectos, biólogos, sociólogos, artistas, etc.

"Eco-visionarios" organiza las obras en cuatro secciones: Desastre, sobre las tecnologías intrusivas y la contaminación que han cambiado los paisajes del siglo XXI; Extinción, que reúne obras que permitan reconectar con el entorno; Coexistencia, para mostrar cómo la ecología se redefine gracias a la solidaridad y Adaptación, con propuestas innovadoras para enfrentarnos a los cambios actuales.

"La idea es convertir este espacio en un lugar de diálogo sobre el medioambiente, una especie de campo de refugiados climáticos porque en el futuro los refugiados no serán políticos, sino climáticos, de hecho, ya pasa con muchas personas que huyen de las sequías", ha advertido Gadanho.

El proyecto no se concibe como una exposición itinerante, sino como una colaboración entre distintas instituciones que arrancó en el Museo de Arte y Arquitectura de Lisboa, ha continuado en Matadero de Madrid y próximamente llegará también a la Royal Academy of Arts de Londres; y en cada una de estas sedes se exponen obra similares o radicalmente distintas para adaptarlas a su entorno.

Matadero de Madrid se ha sumado gracias a su nueva línea de trabajo, el Instituto Mutante de Narrativas Ambientales (INMA) para abordar la crisis climática desde la investigación artística que ha acogido "Eco-visionarios" como su actividad inaugural.

Uno de sus siguientes proyectos será la creación de un Jardín Cyborg, del que se muestran adelantos en la exposición, un espacio que combina elementos orgánicos con otros tecnológicos para combatir los problemas de la falta de vegetación y la temperatura extrema del Matadero, que ha sido determinado como una isla de calor urbana.

El jardín se ha ideado teniendo en cuenta el Plan A: Planes de movilidad laboral sostenible del Ayuntamiento de Madrid, un programa que busca "reintroducir la naturaleza en las ciudades", según Luis Tejero Encinas, técnico de la subdirección general de Energía y Cambio Climático del Ayuntamiento.