TV

El Bellas Artes de Bilbao se amplía para recibir a medio millón de visitantes

Varias personas pasan por delante de la fachada del Museo de Bellas Artes de Bilbao. EFE/Archivo Varias personas pasan por delante de la fachada del Museo de Bellas Artes de Bilbao. EFE/Archivo

El Museo de Bellas Artes de Bilbao va a acometer su reforma y ampliación en más de 5.000 metros cuadrados para, entre otros objetivos, poder llegar a recibir hasta medio millón de visitantes al año.

Así figura en el pliego de condiciones del concurso convocado por el Museo para seleccionar el proyecto arquitectónico que acometerá la reforma de más de 2.000 metros cuadrados de su actual superficie y la ampliación en otros 5.140 metros cuadrados.

Será mediante la creación de un nuevo edificio anexo al actual o de un nuevo espacio subterráneo ante la fachada principal de su edificio clásico. Con ello, el Bellas Artes de Bilbao casi duplicaría la capacidad actual de acogida de visitantes, que se encuentra en el umbral de las 300.000 personas.

El año pasado tuvo 252.000 visitas, la cuarta más alta de su historia. Pasará así a formar parte del reducido número de museos artísticos españoles con capacidad para recibir más de medio millón de visitas al año, un grupo en el que figuran el Museo Thyssen, de Madrid, el Museo Nacional de Cataluña, de Barcelona, y el Museo Picasso, de Málaga.

En el escalón superior al millón de personas al año solo se encuentran el Museo del Prado, el Reina Sofía y el Guggenheim Bilbao.

El pliego de condiciones refleja una futura previsión de visitantes de 400.000 al año, "con una fluctuación, en función de la programación expositiva de más-menos 100.000 visitantes".

Las obras buscan también incrementar en 1.500 metros cuadrados la superficie expositiva de la colección propia del Museo, actualmente de 3.400 metros cuadrados, y crear un nuevo espacio para las temporales de 2.000 metros cuadrados.

También se prevé un nuevo espacio de acogida de los visitantes y para la celebración de eventos sociales de unos 1.000 metros cuadrados.

Con la reciente imagen del incendio de Notre-Dam en la mente, el proyecto que resulte ganador del concurso deberá lograr también "las mejores condiciones de seguridad, previniendo y minimizando los riesgos de robo, incendio, inundación, vibraciones, etc".

A este proyecto aspiran seis relevantes nombres de la arquitectura, entre ellos tres Premios Pritzker: Norman Foster, Rafael Moneo y el estudio japonés Sanaa Jimusho, de la arquitecta Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa.

Los otros tres aspirantes son el arquitecto madrileño Nieto Sobejano, el danés Bjarke Ingels, que firma como BIG, y el noruego Snohetta. Con estos seis estudios finalistas ya ha comenzado a contactar esta semana el director de la pinacoteca, Miguel Zugaza, para detallarles las características del proyecto.

La previsión es elegir al estudio de arquitectura que llevará a cabo la ampliación a finales del próximo mes de julio, e iniciar las obras entre marzo y abril de 2021.