SUSCRÍBETE

La única comedia de Sartre, una sátira de las noticias falsas, se estrena en Madrid

El director británico Dan Jemmet durante la presentación de la obra. EFE 	   El director británico Dan Jemmet durante la presentación de la obra. EFE

"Como soltar una bomba" en el teatro fue el estreno en París en 1955 de "Nekrassov", la única comedia escrita por Jean Paul Sartre, una sátira sobre la manipulación de la opinión pública y las noticias falsas de plena actualidad que llega a los escenarios madrileños dirigida por el británico Dan Jemmett.

El Teatro de la Abadía de Madrid acoge desde el próximo 17 de enero y hasta el 24 de febrero esta obra de Sartre que ha pasado desapercibida durante décadas y que denuncia la histeria anticomunista de la Guerra Fría a través de una especie de folletín popular.

Dan Jemmett vuelve así al Teatro de la Abadía, donde dirigió obras como "El burlador de Sevilla" y "El café", con un montaje en el que, según ha explicado hoy en la presentación de "Nekrassov", Sartre utiliza la estructura de la farsa para criticar la decadencia de la burguesía.

El personaje principal de la obra es Georges de Valera, un estafador que para escapar de la policía se hace pasar por Nekrassov, un ministro ruso disidente que supuestamente ha cruzado el telón de acero y que vende declaraciones a un diario de derechas parisiense.

Sus declaraciones se convierten en el objeto principal de propaganda del partido conservador ante unas próximas elecciones, pero, al verse atrapado por la manipulación, Georges de Valera decide revelar su verdadera identidad.

La obra de Sartre, Premio Nobel en 1964, solo resistió tras su estreno dos meses en escena porque fue "como soltar una bomba" en el teatro, ha recordado Jemmett, que ha explicado de qué manera el autor criticaba la forma en la que los periódicos de la derecha manipulaban a los lectores a la hora de presentar las noticias.

Desde entonces, "Nekrassov" es el texto menos conocido de sus obras teatrales y el menos representado. Una obra que plantea también, ha señalado el director del montaje, su posible paralelismo con el auge del nuevo populismo, que en la actualidad, ha dicho, carece de la base ideológica que tenía el de la Guerra Fría.

Esta obra sobre lo falso y lo verdadero "parece lo que vemos día a día en las declaraciones de los políticos y en cómo son reproducidas en un periódico y en otro, de tal forma que no parece que sea la misma realidad", ha asegurado el director de La Abadía, José Luis Gómez.

Gómez ha señalado que para llevar a escena este texto se necesitaba un director "especial y muy europeo", alguien como Jemmett, hijo de actores de teatro, para un montaje "lleno de arrojo, poesía, transgresión y humor".

Así, frente a una estructura cómica de la farsa con el uso de puertas que se abren y se cierran para crear enredos, Jemmett desarrolla la obra en un espacio único que recrea un destartalado piso parisino donde queda expuesta toda la impostura, de tal forma que se trata de "una comedia de puertas sin puertas", ha señalado.

En su montaje aparece una burguesía decadente que ha renunciado al debate social para vivir con sus medios de información con noticias manipuladas que sirven para alimentar sus propios intereses.

Siete actores dan vida a los 13 personajes que aparecen en este montaje, frente a los 28 del texto original: José Luis Alcobendas, Ernesto Arias, Carmen Bécares, Miguel Cubero, Palmira Ferrer, Clemente García y David Luque.

Banner 468 x 60 px