Kader Attia invita a adentrarse por las cicatrices del pasado en la Fundación Miró

Una visitante recorre la Fundación Miró de Barcelona, donde el artista francés Kader Attia reflexiona sobre la relación entre arquitectura e historia colonial en su primera exposición en España, "Las cicatrices nos recuerdan que nuestro pasado es real", que hoy ha presentado en esta Fundación, después de que fuera distinguido con el Premio Joan Miró 2017.-EFE Una visitante recorre la Fundación Miró de Barcelona, donde el artista francés Kader Attia reflexiona sobre la relación entre arquitectura e historia colonial en su primera exposición en España, "Las cicatrices nos recuerdan que nuestro pasado es real", que hoy ha presentado en esta Fundación, después de que fuera distinguido con el Premio Joan Miró 2017.-EFE

El comprometido artista francoargelino Kader Attia invita a adentrarse por las cicatrices del pasado en la impactante exposición que se inaugura el día 15 en la Fundación Miró en la que, a través de una veintena de piezas, reflexiona sobre arquitectura e historia colonial o sobre el concepto de reparación.

Con "Las cicatrices nos recuerdan que nuestro pasado es real" se abre la primera exposición monográfica en España de este creador nacido en Francia en 1970 que creció entre Oriente y Occidente, estudió en su juventud en la Escuela Massana de Barcelona y quien por sus investigaciones ha vivido en la República Democrática del Congo, Venezuela y actualmente entre Berlín y Argel.

Acompañado por el director de la Fundación, Marko Daniel, y la directora general adjunta de la Fundación "la Caixa", Elisa Duran, el ganador de la sexta edición del Premio Joan Miró, una de las distinciones más prestigiosas y mejor dotadas del mundo, ha considerado en rueda de prensa que "transmitir un mensaje poético-político es lo más esencial", sin obviar que el arte es "catártico".

Asimismo, es de los que defiende que, cuando hay pueblos heridos "si no existe un proceso de reparación del poder político, la cicatriz va a quedar y va a viajar a través de generaciones" y que "la reparación es la transformación, no solo la grapa", que él utiliza para unir piezas de sus obras.

Quien se acerque hasta la montaña de Montjuic lo podrá comprobar desde el principio del recorrido expositivo, que quiere se viva como una experiencia "directa, emocional y física", con la instalación "Untitled", hecha de cuscús, una comida con más de 3.000 años de historia y cuya sémola le sirve para realizar una suerte de maqueta del negativo de una ciudad del desierto, en la que, sin embargo, el lugar de los edificios lo ocupan unos cuadrados vacíos.

Este hecho puede verse como una metáfora sobre la colonización y el colonialismo, que Attia ha mantenido que "niega a las otras culturas".

La proyección "Open Your Eyes", una de sus piezas más conocidas, ocupa otro de los espacios de la Miró y provoca que sus magnéticas imágenes lleven al espectador a meditar sobre las heridas de los conflictos bélicos, a partir de fotogramas de soldados de la Primera Guerra Mundial con sus rostros desfigurados, objetos africanos reparados, y caras de miembros de diferentes tribus africanas que dilatan los lóbulos de sus orejas o llevan a cabo escarificaciones en su piel.

Relacionado con este trabajo son los bustos tallados en madera de la instalación "J'accuse", encima de unas altas peanas metálicas, reproduciendo las heridas de los soldados de la Gran Guerra.

En la misma sala, se proyecta la película antibélica homónima del director francés Abel Gance de 1919. Desasosiego provoca otra de las grandes instalaciones de la exposición, "Intifada", que tiene que ver con el conflicto palestino-israelí y los vínculos existentes entre "reapropiación y reparación".

"Mirror Mask", una máscara ritual africana con espejuelos, que alude a la identidad, o el gran espejo con "suturas", que es la pieza "Repaired Broken", también llaman la atención de esta muestra en la que el artista incluye, asimismo, unas esculturas de acero inoxidable talladas en la misma Fundación.

La exposición, abierta hasta el 30 de septiembre, se completa con el filme "Reflecting Memory", que quiere ser un "poema cinematográfico" que expone, a partir de entrevistas con especialistas, cirujanos, neurólogos y psicoanalistas, el fenómeno del miembro fantasma, la sensación "de que una extremidad ausente sigue unida al cuerpo después de una amputación física y la alucinosis consiguiente".

Kader Attia, que estos días ha podido hablar con los emigrantes que se encerraron en la Escuela Massana, donde estudió entre 1992 y 1993, se sirve de este trabajo para demandar que los traumas causados a lo largo de la historia por guerras, hambrunas o genocidios, sean reparados.

20°C

Madrid

Soleado

Humedad: 50%

Viento: 17.70 km/h

  • 19 Ago 2018 33°C 20°C
  • 20 Ago 2018 33°C 20°C
Banner 468 x 60 px