Únete a EL OBRERO

La recuperación de 4.427 españoles siete décadas después

Siete décadas después nuestro país recupera a miles de sus ciudadanos, cuya muerte no había sido inscrita en el Registro Civil, como debe ser cuando se fallece, impidiendo a sus familiares cualquier gestión, especialmente en relación con las justas indemnizaciones que merecían porque habían sido asesinados en Mauthausen-Gusen en el horror del Holocausto nazi, no siendo salvados por el Gobierno español en su día, y luego arrinconados en el silencio de un archivo, a buen seguro, polvoriento, como el régimen que padeció este país durante tanto tiempo. El franquismo olvidó a esos españoles mientras sufrían, y luego les hizo desaparecer en el centro mismo de Madrid. Muerte y silencio.

El equipo de historiadores dirigido por Gutmaro Gómez Bravo ha realizado una encomiable labor por dos razones. En primer lugar, porque se trata de una exhaustiva investigación que ayuda a conocer mejor nuestro pasado, pero, sobre todo, por su valor, ya que tiene que ver con el sufrimiento de tantos españoles que lucharon en la Guerra Civil, luego en la Segunda Guerra Mundial o que intentaron sobrevivir en una Europa asaltada por el nazismo.

España tiene tantas deudas con su pasado, con sus propios ciudadanos, que esta iniciativa por parte de sus autoridades debe ser digna de mención, tras la decisión de declarar el 5 de mayo como día para homenajear a las víctimas españolas del Holocausto. No quiero insistir más en la vergüenza del franquismo, ni en la desidia posterior en la Transición. Tampoco creo que sea un momento de alegría, sino de reflexión, al menos unos instantes, sobre aquel padecimiento, aquel horror, y sobre el dolor de unos familiares que no sabían nada o muy poco de sus allegados.

También es un momento de íntimo orgullo, al menos para aquellos españoles que nos sentimos herederos de aquellos que lucharon por las libertades dentro y fuera de nuestras fronteras. Nos inspiran en las causas del presente, porque somos, además de este presente, y promesa de futuro, memoria de los que tanto hicieron y padecieron. Leer sus nombres en el Boletín Oficial del Estado, con sus datos personales, es un ejercicio intenso y emocionante. Gracias.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.