#28A

La visión socialista española de Dinamarca a fines de los años veinte

“El viejo tópico literario de que “en Dinamarca hay algo que huele a podrido”, si tiene alguna realidad, no es desde luego en aquel país” (El Socialista, nº 6239).

Uno de los aspectos menos estudiados cuando se hace la Historia del socialismo español tiene que ver con su dimensión internacional. Llevamos un tiempo animados en esta empresa y queremos profundizar en la misma. Nos interesa el conocimiento que se tenía y se difundía del movimiento obrero en general por parte del PSOE, y en particular del socialista, y para qué fines, especialmente a través de sus publicaciones periódicas, cómo pudo influir el devenir de las organizaciones socialistas de otros países en la propia marcha del PSOE, si hubo algún modelo o modelos a seguir, según la época, así como las relaciones con otros partidos socialistas. El trabajo que llevamos haciendo con El Socialista, una fuente de gran valor, nos permite afirmar que no estamos hablando de una cuestión secundaria a tenor del espacio que ocupó el mundo exterior en sus páginas con noticias y artículos de opinión propios y ajenos.

En este breve trabajo volvemos a tratar sobre Dinamarca porque ya en alguna otra ocasión hemos viajado al país báltico para conocer algunos aspectos de su socialismo desde la perspectiva española. En este caso, nos acercamos a los años veinte cuando el socialismo danés se había desarrollado claramente y ya había accedido al poder. El Socialista incluyó una columna en un número del mes de febrero de 1929 titulada “Algo sobre Dinamarca” para dar, en nuestra opinión, una visión alternativa del país, a cuenta de la visita de los reyes daneses a España. Pero, además, se siguieron las elecciones acontecidas en abril de ese mismo año, y que volvieron a ser favorables para los socialistas, ofreciendo al público español una visión de lo que estaba ocurriendo en aquel país, y que era interpretada en clave socialista como un ejemplo a seguir.

Dinamarca es un país pequeño, pero para los socialistas españoles era grande por el alto grado de civilización que había alcanzado, debido, en gran medida al trabajo de los socialistas daneses desde el poder, cuestión siempre importante desde la importancia que el socialismo siempre dio al juego político, a la conquista del poder y al carácter transformador de la política.

En primer lugar, se elogiaba que había sido el primer país en aprobar el desarme total, sacando adelante en 1924 el proyecto de ley presentado por el jefe del Gobierno socialista, y elaborado por el tipógrafo Rasmussen, a la sazón ministro de Defensa Nacional. El ejército se había transformado en una milicia ciudadana, una realización que casaba con la idea socialista española sobre el carácter que tenía que tener el ejército. Por otro lado, la partida en los presupuestos generales del país dedicada a las cuestiones militares no pasaba del 12% del total. Pero esta cuestión había generado un intenso debate en Dinamarca, ya que el Senado se había negado a aprobar la reforma, generándose una crisis que había precipitado las elecciones de 1929.

Paralelamente a la disminución del presupuesto militar se habían aumentado las partidas en educación (“instrucción”), y que suponían el 16% del presupuesto estatal. El analfabetismo casi no existía en Dinamarca. También se destacaba el esfuerzo presupuestario que se había hecho en relación con los retiros obreros, pensiones, asistencia sanitaria, inversiones en obras públicas municipales y fomento de la construcción de “casas baratas”. Por fin se valoraba el civismo y el respeto a las leyes en el país.

El Socialista se hizo eco de la victoria socialista del 24 de abril, como un ejemplo del avance del socialismo. El periódico explicaba que los socialistas daneses ya habían ocupado el poder con los radicales, pero las diferencias con éstos en la cuestión militar y en la política social habían provocado una crisis, teniendo que dejar el poder. Pero los socialistas se habían presentado a las elecciones con el mismo programa político y habían triunfado. Los socialistas españoles valoraban muy positivamente que las ideas de sus compañeros daneses sobre el desarme habían recibido el apoyo del electorado, un hecho muy importante porque, precisamente, en Ginebra se estaba discutiendo sobre esta cuestión. También querían demostrar que el socialismo era la única vía para resolver las dificultades del momento en Europa.

Los socialistas daneses habían ganado ocho escaños con Stauning al frente, siendo el partido mayoritario, pero, de nuevo, sin alcanzar la mayoría absoluta, algo muy difícil de obtener en Dinamarca, añadiríamos nosotros. Se presumía que gobernaría con los radicales, como terminaría por pasar, y los socialistas españoles esperaban que estos socios de gobierno aceptasen el programa de los vencedores a tenor de los resultados electorales.

El artículo sobre las elecciones danesas se publicó muy documentado, ya que se añadió la evolución histórica electoral del socialismo danés, los resultados electorales últimos, el número de concejales que se tenía en todo el país, y una breve historia del gobierno de 1924. Por fin, se publicaba la felicitación de la Comisión Ejecutiva del PSOE a sus colegas daneses.

Hemos consultado los números 6239, 6306 y 6309 de El Socialista. Podemos consultar en la red el siguiente trabajo de Melissa J. Peláez-Blandón, “Dinamarca en el siglo XX: Construcción de una sociedad de bienestar”, en Revista Internacional de Cooperación y Desarrollo. Vol. I nº1 (2014), págs. 63 y ss.

Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Profesor de Secundaria, autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica, miembro del Grupo Federal de Memoria Histórica del PSOE.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px