La crítica socialista a la Agrupación Liberal Socialista

La Agrupación Liberal Socialista fue una asociación política de corto vuelo a pesar de la importancia intelectual de algunos promotores, entre los que se encontrarían Clara Campoamor y Matilde Huici, las únicas mujeres del grupo, que firmaron el Manifiesto fundacional. No se conoce mucho de esta organización, que siempre es citada cuando se glosan las vidas de estas infatigables luchadoras por los derechos de la mujer. En todo caso fue un proyecto fallido. En este artículo queremos estudiar la postura socialista cuando se publicó su Manifiesto.

La Agrupación apareció en 1928, en los últimos tiempos de la Dictadura de Primo de Rivera, gracias al concurso de un grupo de personas vinculadas al mundo intelectual, al derecho y al Ateneo madrileño. Los distintos sectores políticos se estaban moviendo.

El artículo (“Los liberales-socialistas”) publicado en El Socialista era muy crítico con la nueva asociación. Para el periódico obrero el Manifiesto recibido no contenía valor alguno. En todo caso, se afirmaba que los jóvenes abogados y ateneístas no tenían nada de socialistas. Para ello el artículo aportaba un párrafo que consideraba significativo. En el fragmento del Manifiesto se afirmaba que sus componentes querían alejarse de “todo extremismo individualista o socialista”, siendo adversarios del principio de la lucha de clases, aunque también eran contrarios a un régimen dominado por una clase privilegiada. A la lucha de clases se oponía la solidaridad de todas las clases sociales y la creencia en la posibilidad de que la sociedad evolucionase dentro de los cauces de la legalidad.

La crítica socialista se basaba, lógicamente, en la cuestión de la lucha de clases. Para el periódico la misma era un hecho incontestable, existente por la creación del régimen capitalista y no por un capricho del socialismo. En realidad, se decía en el artículo, los socialistas eran los contrarios principales de la lucha de clases porque se aspiraba a su total abolición.

En el inicio del Manifiesto se reclamaba la reforma de la Constitución de 1876, por lo que, el periódico deducía que los firmantes eran liberales monárquicos. El PSOE, por acuerdo de sus Congresos, era republicano, pero mucho más en España. El periódico se preguntaba si esto era otro punto de separación entre el Partido y la Agrupación, aunque no se atrevía a afirmarlo completamente, ya que entre los firmantes había asistentes a las cenas del 11 de febrero, en alusión a los actos de celebración del aniversario de la Primera República, es decir, que eran republicanos, aunque, por otro lado, no daba mucho crédito a personajes que habían asistido a esas cenas, cuyas listas se publicaban en los periódicos monárquicos, y eran miembros de las distintas familias liberales (“romanonistas, albistas, garcíaprietistas y melquiadistas”).

El Socialista publicaba la lista de los firmantes del Manifiesto para observar en el futuro sus movimientos políticos. En todo caso, al menos que sepamos, Matilde Huici ingresaría en la Agrupación Socialista Madrileña en 1931. Hemos consultado el número 5934 de El Socialista.

Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Profesor de Secundaria, autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica, miembro del Grupo Federal de Memoria Histórica del PSOE.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px