Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Eduardo Álvarez Herrero un sindicalista del transporte y concejal de MADRID de 1920 hasta 1923 y desde 1931 a 1936


Eduardo Álvarez Herrero / © Fundación Pablo Iglesias Eduardo Álvarez Herrero / © Fundación Pablo Iglesias

Eduardo Álvarez fue un sindicalista de un oficio ya actualmente en desuso, pero que en la época de principio de siglo asociaba nada menos que a 3.000 afiliados en la Unión de Conductores de Carruajes y similares, que cambiaría poco después su nombre por el de Unión de cocheros, conductores de automóviles y similares de Madrid, esta sociedad sería el eje de los trabajadores del Transporte vinculada a la casa del pueblo de Madrid. Eduardo tuvo una importante proyección sindical primero y con su apoyo consiguió alcanzar la representación popular como concejal por el partido socialista en el Ayuntamiento de Madrid en dos ocasiones. Hay que recordar que la dictadura de Primo de Rivera fue de 1923 a 1930, y en ese período los concejales y los alcaldes fueron nombrados por los gobernadores civiles, que a su vez serían designados por el Directorio militar, convirtiéndolos así en un apéndice de la Unión Patriótica (el partido único de la Dictadura de Primo de Rivera), luego puede concluirse que fue concejal de Madrid desde 1920 hasta el final de la guerra civil.

Eduardo Álvarez nació en Mongorría (Ávila) en 1869. Su proyección política estuvo en el ámbito municipal, siendo concejal del Ayuntamiento de Madrid en dos períodos: de 1920 a 1923 por el distrito de Chamberí y de 1931 a 1936 por el distrito de Palacio. Las elecciones municipales se hacían entonces por dos partes, no renovándose al completo.

Las elecciones municipales de 1920

En las elecciones parciales del 8 de febrero de 1920 los socialistas obtuvieron siete (Eduardo Álvarez Herrero, Mariano García Cortés, Manuel Cordero Pérez, Luis Araquistaín Quevedo, Ramón Lamoneda Fernández, Antonio López Baeza y Andrés Saborit Colomer) de los 27 cargos a elegir, siendo un gran éxito ya que se presentaban en solitario. En las elecciones anteriores lo habían hecho en conjunción con los republicanos y reformistas. Además en esa época era público y fue denunciado en la prensa, que había intermediarios de los candidatos que compraban votos en la entrada de los colegios, y que fueron perseguidos por la policía. Realmente fueron unas elecciones un poco extrañas, al ir muy divididos tanto los monárquicos como los republicanos, lo que facilitó ese buen resultado para los socialistas que se presentaban en solitario.

Eduardo Álvarez consiguió obtener el segundo puesto con 1.856 votos mientras el primero fue para el candidato maurista Luís Onís López que obtuvo 2.177, siendo en esta elección sólo dos las vacantes a ocupar en el distrito de Chamberí.

El alcalde elegido por la corporación fue el Conde de Limpias (monárquico) el 1 de abril de 1920. Durante su mandato se construyó la primera línea de metro entre Sol y Cuatro Caminos.

En la elección parcial anterior se cubrieron 30 plazas, habiendo obtenido los socialistas sólo cuatro (Andrés Saborit, Daniel Anguiano, Largo Caballero y Julián Besteiro), a pesar de ir unidos socialistas, republicanos y reformistas, y producirse el proceso electoral tras el ambiente movilizador de la huelga de 1917.

Las elecciones municipales de 1931

En esta ocasión Eduardo Álvarez obtuvo 6.375 votos, siendo el más votado de la conjunción republicano socialista en el distrito de Palacio, con lo que los socialistas obtuvieron tres de las cinco concejalías a elegir en ese distrito, por dos de los conservadores monárquicos. La conjunción republicano socialista obtuvo en ese distrito el 59,2 % de los votos. Los concejales eran 50 en total en el Ayuntamiento de Madrid, de los que 30 serían de la conjunción (15 socialistas y 15 republicanos) por 20 monárquicos.

Eduardo Álvarez fue nombrado séptimo Teniente de Alcalde del distrito de Inclusa en 1931 durante el mandato de Pedro Rico. Formó parte de las comisiones siguientes: Gobernación (13 concejales), Beneficencia, Sanidad y Policía Urbana (24 concejales), Tranvías (6 concejales), Reorganización de los servicios municipales (6 concejales); Participó como vocal en la Junta Administrativa de Valoraciones sobre el incremento del valor de los terrenos; Fue el responsable de la Junta de Loterías; Concejal Delegado en el Colegio Nuestra Sra. de la Paloma; Vocal en la Comisión Mixta para la designación de Jefes en la comisión de quintas de su distrito; Vocal en la Junta sobre Arbitrios sobre el incremento del valor de los terrenos.

Sindicalista en la UGT

Eduardo fue afiliado a la AS de Madrid y organizador de la sociedad de resistencia de su oficio, siendo éste el de cochero. La Unión Incluía todo tipo de carruajes: cocheros de punto, de lujo, de pompas fúnebres, coches correo, servicio de incendios, chóferes de servicio de plazas y de círculos de recreo. Surgieron en esas fechas diversos conflictos sindicales para la unificación de salarios, obteniéndose éxitos para los trabajadores en 1916, 1917 y 1918, el sector no era fácil ya que estaba en general muy disperso al existir muchos propietarios y eran frecuentemente intervenidos los conflictos por las autoridades municipales, los sindicalistas se mostraban por todo ello bastante prudentes, con objetivos razonables, con lo que obtenían notables éxitos, como por ejemplo tras la huelga de 1920, donde consiguieron nada menos que subidas entre el 10 y el 20 % según informa El Socialista de la época. Los otros dos grupos sindicales importantes en el transporte eran los tranviarios y los obreros del ferrocarril. La organización y reivindicaciones de los tres grupos indicados era bastante diferente, así como su actividad reivindicativa.

Obra de Eduardo Álvarez fue la adquisición por parte de la organización obrera de la Casa Gómez y Compañía, una de las más importantes del gremio en Madrid, y que en poco tiempo se convirtió en un taller colectivo, además durante años fue gerente de la Mutualidad Obrera de la Casa del Pueblo de Madrid.

Asistió como delegado de los obreros cocheros de Madrid al VIII Congreso de la UGT en 1905.

Militante socialista

Respecto a la actividad política representó a los socialistas en diversos congresos: a la AS de Cabrils (Barcelona) en el VII Congreso del PSOE en 1905, a la AS de Almería en el VIII Congreso en 1908 y a la AS de Madrid en el Congreso Extraordinario de 1921. Su cargo político más relevante fue vicetesorero del Comité Nacional del PSOE de 1912 a 1915.

Representación institucional en el Instituto de Reformas Sociales

Respecto a la representación institucional, fue vocal obrero titular por Agricultura, en el Instituto de Reformas Sociales durante once años de 1908 a 1920 (aunque fue elegido inicialmente como suplente, sustituyendo al titular Rafael García Ormaechea cuando éste dejó el PSOE en 1908) y fue vocal suplente del Grupo 4º: Transporte y Agua, Gas y Electricidad durante cuatro años de 1920 a 1924.

Falleció con 70 años al salir al exilio en Perpignan tras cruzar la frontera en condiciones penosas en 1939.

BIBLIOGRAFÍA:

“La correspondencia de España” 9 febrero de 1920 nº 22.633.

Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid del 16 de febrero de 1920, nº 1.207.

Boletín Oficial del Ayuntamiento sobre la memoria de 1921-1925.

Boletín Oficial del Ayuntamiento sobre la memoria de 1931.

Ficha de la FPI de Eduardo Álvarez Herrero.

Saborit, Andrés. Apuntes Históricos: Pablo Iglesias, PSOE y UGT.

Sánchez Pérez, Francisco. Acción colectiva y Organización obrera. Madrid 1901-1923. Ediciones Cinca y FLC.

Quimico, Máster en Biotecnología y Profesor en Secundaria, FP y Universidad. Especializado en la formación del profesorado y en el diseño de los estudios en FP.

Investigador y divulgador de la historia del socialismo y del sindicalismo en educación. Realizando conferencias, exposiciones y publicaciones relacionadas sobre ellas.