Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

11/12/1931, El Presidente de la II República Española, Niceto Alcalá-Zamora y el presidente de las Cortes, Julián Besteiro, salen del Congreso tras la ceremonia oficial de nombramiento como Jefe del Estado. Foto Luis Ramón Marín / FPI. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1295710672374902785/photo/1

1926, Francisco Franco y Millán Astray se abrazan mientras cantan junto a otros legionarios del Cuartel de Dar Riffien (Ceuta). Foto Bartolomé Ros. Archivo Familia Ros Amador. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1296608050111971329/photo/1

20/10/1935. Manuel Azaña de Izquierda Republicana durante el mitin en el denominado Campo de Comillas de Madrid donde reunió a unos 400.000 asistentes. Foto Luis Ramón Marín / FPI. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1296425508675170304/photo/1

1933. Indalecio Prieto, Ministro de Obras Públicas, y Secundino Zuazo, arquitecto, visitan junto a un grupo de personas las obras de los Nuevos Ministerios y la prolongación de La Castellana de Madrid. Archivo Fundación Indalecio Prieto. E/Coloreada
@f_indaprieto https://twitter.com/latinapaterson/status/1298216791991361536/photo/1

14/04/1931. El capitán de zapadores Pedro Mohíno, enarbolando una bandera tricolor, entrando en una abarrotada Puerta del Sol de Madrid, durante la celebración multitudinaria de la victoria electoral republicana y la llegada de la II República Española. NAC. Imagen coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1295527874003443712/photo/1

07/04/1931. La abogada madrileña Clara Campoamor durante el mitin electoral de la conjunción republicanosocialista, ante más de 6000 personas, junto a Unamuno, Usabiaga, López-Reblet y Tellería en el Frontón Urumea de San Sebastián. Foto Martín Ricardo / Kutxateca E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1296845245129330689/photo/1

1934. El poeta Federico García Lorca, posa con la actriz Lola Membrives y el escritor Eduardo Marquina en el interior de la Estación del Norte de Madrid. Archivo EFE. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1295464019009077254/photo/1

1935, Retrato de Julián Besteiro Fernández (1870-1940) catedrático y político español. Foto Manuel Portillo / RABSF. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1315953276513333254/photo/1

1932, Recibimiento de la guardia republicana al presidente de la II República Española D. Niceto Alcalá-Zamora en la Estación del Norte de San Sebastián. Foto Martín Ricardo / Kutxa. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1318079241993572352/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

Cayetano Redondo y la Tercera Internacional


Continuamos planteando las distintas posturas de destacados socialistas en el intenso debate que suscitó la posible entrada del PSOE en la Tercera Internacional. En esta pieza nos acercamos a la opinión del segoviano Cayetano Redondo Aceña (1888-1940), que fue tipógrafo y periodista, llegó a ser diputado por su ciudad y alcalde de Madrid, siendo fusilado en las tapias del Cementerio de la Almudena.

Redondo planteaba que la cuestión de la Tercera Internacional estaba generando no poca alarma a muchos compañeros, y parece destilar en su primer planteamiento una cierta ironía. Su propósito era demostrar que si lo que, supuestamente, habían hecho los socialistas rusos, acusados de “subido sectarismo”, iba o no contra la integridad o pureza del socialismo marxista. Redondo buscaba destacar la importancia de la labor de los bolcheviques al frente de Rusia.

En primer lugar, se habrían hecho cargo de un vasto imperio arruinado por la guerra que el pueblo había soportado para que el zarismo hiciera “honor a sus compromisos con la burguesía francesa”, en alusión a la alianza que se estableció entre el imperio autocrático y la Tercera República, germen, como sabemos, del cambio de alianzas que se produjo en la época de la pasa armada. En segundo lugar, habrían sostenido el país durante tres años resistiendo el bloqueo y los ataques continuos y sangrientos de la política aliada. También habrían consolidado la Revolución socialista, poniendo en práctica la teoría comunista. Además, habrían salvado a Rusia de la anarquía a la que la habían conducido los crímenes del zarismo y la aristocracia. Y, por fin habrían luchado contra el analfabetismo del pueblo y contra las epidemias. Todo este balance no podía ser considerado como deshonroso para los socialistas que lo ejecutasen, siempre en el razonamiento de Redondo.

Tampoco lo habría sido la creación de la Internacional Comunista, que aspiraba a reunir a las organizaciones realmente revolucionarias cuando la Segunda Internacional había quedado deshecha por el abandono de sus líderes, que se habrían colocado al lado y al servicio del capitalismo en la guerra mundial.

Para Redondo la nueva Internacional suponía el triunfo de una clara afirmación de socialismo frente al reformismo de los socialdemócratas, que no habrían tenido ningún escrúpulo a la hora de servir como ministros.

Redondo era consciente que los críticos de la Internacional Comunista empleaban el argumento de que la misma actuaba de una forma autoritaria desde la perspectiva de Moscú. Pues bien, consideraba que una vez que se fueran incorporando nuevos Partidos, ausentes en los congresos donde se habían tomado las primeras resoluciones, la Internacional iría adquiriendo mayores amplitudes de criterio y sería lo que la mayoría de los socialistas adheridos aportasen y quisieran. Al parecer, Redondo pensaba que los partidos que se fueran incorporando cambiarían ese tono y actitud autoritaria, suponiendo que Moscú lo permitiera.

En definitiva, para los que seguían el marxismo nada “alarmante ni enojoso” podría haber en la “tiranía” de la Tercera Internacional.

Sobre Redondo es conveniente acercarse al Diccionario Biográfico del Socialismo Español, y el artículo del mismo se publicó en el número 3735 de El Socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider