Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Una entrevista a Wilhelm Liebknecht en el otoño de 1892


En una visita realizada por el destacado socialdemócrata Wilhelm Liebknecht a Francia en el otoño de 1892 fue entrevistado por el periódico socialista Le Peuple de Lyon. Los socialistas españoles se hicieron eco de la misma, y la publicaron en El Socialista en octubre de ese año. Supone un material que nos permite profundizar en una figura a la que en este medio hemos dedicado mucha atención, como se puede comprobar en su Hemeroteca. La entrevista no se publicó entera en castellano. El periódico socialista se centró en una serie de cuestiones, que son las que repasamos en esta pieza.

Socialismo alemán

El líder socialdemócrata quería dejar muy claro que la Socialdemocracia alemana no se encontraba dividida. Eso era una leyenda atizada por la prensa burguesa. Es verdad había habido expulsiones porque en toda formación política siempre existían “elementos corrompidos e indignos”. Lo que ocurría es que estos personajes eran jaleados por los periódicos de signo burgués, que habían promocionado, de alguna manera, la creación de un nuevo partido, el denominado de “los jóvenes”, pero que, en realidad, no existía más que en el papel, dirigido por un tal Feisser, condenado por delitos comunes.

Las organizaciones obreras alemanas

En este punto, Liebknecht insistía en que las sociedades obreras de resistencia eran conscientes que la conquista del poder político era necesaria para conseguir el triunfo de la revolución social.

El centro del movimiento obrero era Hamburgo porque se trataba de una “ciudad libre” frente a lo limitada que estaba la libertad en Alemania. Su estatus propio le permitía gozar de unas libertades desconocidas en el resto del Imperio. Al parecer, y siempre según el entrevistado, el gobierno alemán quería suprimir esas prerrogativas con la excusa del cólera. En todo caso, Hamburgo se había convertido en un baluarte de los sindicatos y de los socialistas.

El porvenir del SPD

La fuerza del partido socialista alemán se cifraba en sus militantes, en esos trabajadores que habían decidido afiliarse a una organización y pagar una cuota. En esto avisaba a los socialistas franceses, afirmando que cuando los afiliados pagasen puntualmente su cuota el socialismo francés sería la formación más potente. Lo que ocurre, y como bien sabemos, es que, en realidad, el problema del socialismo francés en ese momento era su intensa desunión. Todavía faltaba para la creación de la SFIO.

El destino de la “masa”

Para el socialista alemán la masa no había recibido aún la suficiente instrucción en lo que se refería a las ideas socialistas. Existía más un sentimiento que un conocimiento sobre las mismas. Esa masa poseía un instinto que le decía que la revolución social era el remedio a los males de la Humanidad. Liebknecht valoraba mucho el instinto. Opinaba que los trabajadores que se acercaban al Partido por instinto eran los mejores, no como líderes, pero sí como “soldados”, que marchaban sin retroceder. No podía afirmar que tuvieran conciencia de la labor que realizaban, es decir, de clase, en nuestra interpretación, pero sí que eran realmente sinceros porque les movía su propia conciencia.

Las escuelas socialistas

Los socialistas alemanes daban mucha importancia a la enseñanza. Por esa razón habían creado en Berlín escuelas para obreros sostenidas con cuotas voluntarias. Solamente en la capital imperial había, en ese momento, cinco mil suscriptores de estos centros de enseñanza. El programa era completo: además de lo que se enseñaba habitualmente en las escuelas, se impartían rudimentos de economía política y social, oratoria para hablar en público, y se enseñaba a razonar, y a discutir, formando el criterio y la inteligencia del alumno huyendo de la memoria. Constituían, por lo tanto, verdaderas “universidades académicas” y un medio excelente para el desarrollo de la propaganda socialista.

Nuestra fuente ha sido el número 347 de El Socialista. Y recordamos que para profundizar sobre nuestro protagonista en la hemeroteca encontraremos distintos trabajos sobre su figura y obra.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.