Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Las crisis marroquíes en la época de la paz armada

En una Europa dividida en dos grandes bloques en la época de la paz armada, la Triple Entente y la Triple Alianza, cualquier incidente o conflicto podía implicar a los dos bandos y el riesgo de una guerra de escala internacional se fue haciendo cada vez más una realidad. Entre 1905 y 1914 una serie de crisis fueron llevando a esa conflagración mundial. En este breve artículo nos detendremos en las crisis marroquíes que, además involucraron a España, dados sus intereses en la zona.

En 1905, el káiser Guillermo II desembarcó en Tánger para manifestar su apoyo a la independencia de Marruecos, frente a los intereses franceses en la zona. Ante la gravedad de la situación se convocó la Conferencia de Algeciras al año siguiente. Gran Bretaña defendió los intereses franceses y españoles en la zona, pero también Italia, miembro de la Triple Alianza, ya que Roma y París habían acordado unos años antes un pacto por el que Francia no interferiría en los intereses italianos en Libia. Alemania quedó aislada y terminó por aceptar los planteamientos británicos de mantener Marruecos independiente, pero con varios puertos abiertos al comercio exterior bajo tutela franco-española, además de que ambos países adquirían el compromiso de ejercer un protectorado. Posteriormente, según los acuerdos firmados en noviembre de 1912 por Francia y España, Marruecos quedó dividido en dos protectorados, uno francés al sur y otro español en la zona del Rif y la Yebala. El resultado de la crisis de 1905 fue contrario a los intereses alemanes y permitió comprobar que Italia se estaba alejando de la Triple Alianza. La Entente salió reforzada. Por su parte, España comenzaría a tener serios problemas en el Rif en una guerra interminable, costosa y sangrienta, constituyendo uno de los factores del hundimiento del sistema constitucional de la Restauración.

La tensión internacional volvió a Marruecos en el año 1911. El sultán llamó a los franceses para que sofocaran unas revueltas internas, ocasión aprovechada para ocupar la ciudad de Fez. Esto conculcaba lo estipulado en Algeciras y Alemania expresó su disconformidad enviando un barco de guerra, el navío cañonero Panther, a Agadir, el principal puerto atlántico de Marruecos, con el pretexto de proteger a los comerciantes alemanes de la zona. Gran Bretaña apoyó a Francia y los alemanes tuvieron que retirarse y aceptar el poder francés sobre Marruecos, aunque consiguieron territorios en Camerún como compensación. La alianza entre el Reino Unido y Francia se fortaleció.

Guillermo II en Tánger. / Wikipedia

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.