Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

El Correo en España entre las Edades Media y Moderna

Los estudiosos del correo establecen tres etapas en la Historia de este servicio en Europa. La primera correspondería a la Edad Media y estaría protagonizada por un sistema de comunicaciones orales y/o escritas que se transmitían a través de personas designadas para esta función o misión, los mensajeros o correos. Se desplazaban para entregar la comunicación a pie o con otros medios como caballos, mulos, asnos o carruajes.

La segunda etapa surgiría el establecimiento de los Estados modernos. Los reyes designaban personas determinadas para cumplir con este servicio. Para facilitar su tarea se establecía que en los mesones, ventas y posadas encontrarían alojamiento, avituallamiento y animales de refresco hasta la siguiente etapa del viaje, que estaría perfectamente diseñado con rutas fijas. Se trataría del sistema de postas.

Por fin, el tercer período de la Historia del correo comenzaría con las Revoluciones Liberales. Correos se convirtió en un servicio que monopolizaría el Estado, con creación de un cuerpo de funcionarios, oficinas, además de establecer el pago de los particulares cuando accedían a este servicio a través de los sellos.

El origen del correo en España debe buscarse en el reino de Castilla en el siglo XIII, en tiempos del rey Alfonso X el Sabio, y en Cataluña a finales del mismo siglo, cuando se estableció una cofradía de correus o troters. En el siglo XV el correo se reglamentó.

A principios del siglo XVI apareció en España la figura de Francisco de Tassis, fundamental en esta Historia. Francisco de Tassis, estaba al servicio del emperador Maximiliano, que le encargó que reformara el servicio de correos de los territorios de Borgoña. Felipe el Hermoso nombraría a Francisco como Correo Mayor de Borgoña y de los Países Bajos. Pues bien, en enero de 1505, ya muerta Isabel la Católica, accedió al título de Correo Mayor en España, cargo creado por el propio Felipe I, esposo de la reina Juana. Carlos V confirmaría en el cargo a Francisco de Tassis en 1516 para que mejorase el servicio de postas y para que ampliara las rutas, habida cuenta de la inmensidad de su imperio europeo: reinos peninsulares, Países Bajos, posesiones italianas y Alemania.

Al año siguiente murió Francisco de Tassis y le sucedió su sobrino Juan Bautista. Carlos le nombró Correo Mayor y Maestro General de Postas. La familia Tassis heredó el cargo y hasta uno de sus miembros fue nombrado conde de Villamediana por Felipe III. Al quedar sin herederos los Tassis con la muerte del conde el cargo pasaría a la familia de los Vélez de Guevara, que lo conservó hasta la llegada de los Borbones. En 1610 se implantó en la Monarquía Hispánica la estafeta, es decir la conducción de la correspondencia en valija cerrada.

Los Borbones hicieron profundas reformas del servicio del correo. Felipe V nombró a Juan Tomás de Goyeneche Administrador General de Estafetas y Correos. El servicio terminó por incorporarse a la Corona. Se reglamentó el servicio de postas y el de a pie. Además, se creó una especie de cuerpo de administradores en las estafetas de toda España. En tiempos del despotismo ilustrado Campomanes ordenó en 1762 que hubiera una reja en todas las oficinas de correos para que el público pudiera depositar las cartas y paquetes. En el año 1777, Carlos III nombró a Floridablanca Superintendente General de Postas, Correos y Estafetas. Dos años después se publicaron las tarifas que fijaban el importe de las cartas, pliegos y paquetes, atendiendo a dos criterios: el peso y la distancia.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.