Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Algunas reflexiones sobre Millerand

Alexandre Millerand (1859-1943) fue un destacado abogado y político en la Tercera República Francesa, que tiene su importancia no sólo por su protagonismo en la política, especialmente desde 1898 hasta mediados de los años veinte del siglo XX, sino porque, precisamente el inicio de su participación en un gobierno, presidido por Waldeck-Rousseau, generó un intenso debate en el socialismo internacional.

Millerand empezó a ser conocido en Francia por defender a los mineros de la huelga de Décazeville en 1883. Comenzó su carrera en el seno del radicalismo de Clemenceau, pero se inclinó hacia el socialismo. La decisión de participar como ministro de Comercio e Industria en gabinete radical de Waldeck-Rousseau desató una intensísima polémica en Francia y en la Segunda Internacional sobre si un socialista podía o no participar en un gobierno considerado burgués. En ese debate participó Jules Guesde, que le criticó, aunque Jaurès le defendió. En general, la Segunda Internacional no vio con buenos ojos esta participación. En este sentido, Pablo Iglesias también fue muy crítico. El Congreso de París de la Segunda Internacional discutió de forma exhaustiva esta cuestión, y que hemos estudiado en un artículo monográfico en este medio de El Obrero, seguido por un segundo artículo sobre lo que se discutió acerca de misma materia de la estrategia política en el Congreso de Ámsterdam de 1904.

En todo caso, la decisión de Millerand puede ser considerada un precedente del futuro acercamiento de los socialistas a los partidos republicanos más progresistas, como terminaría ocurriendo en 1909 en España a raíz de la represión generada por Maura de la Semana Sangrienta, formándose la Conjunción Republicano-Socialista, y del viraje de otros políticos

En todo caso, Millerand fue expulsado de la SFIO en 1904.

Millerand siguió una carrera política ascendente, siendo ministro independiente en varias ocasiones a partir de 1909, destacándose en la reorganización del servicio ferroviario, pero también con responsabilidades en cuestiones militares. Es más, fue ministro en la Primera Guerra Mundial, un momento que le hizo virar hacia posturas conservadoras, a través de un acusado patriotismo. Al terminar, encabezaría una coalición de derechas, el Bloque Nacional, siendo primer ministro y presidente de la República en 1920, capitaneando con Poincaré la decisión de la ocupación del Ruhr.

Así pues, la figura de Millerand nos interesa por dos cuestiones. En primer lugar, por generar un intenso debate en el seno del socialismo sobre la táctica política a seguir en relación con otras fuerzas políticas en un sentido de colaboración o no, y porque supone un ejemplo de evolución política desde la izquierda hacia la derecha.

Podemos profundizar en la primera cuestión en los siguientes trabajos de este autor, publicados en El Obrero:

“La táctica política socialista según el Congreso de Ámsterdam de 1904”, (agosto de 2017)

“Pablo Iglesias y los “socialistas ministeriales” en 1906, (agosto de 2017)

“El debate del socialismo internacional sobre las alianzas políticas a comienzos del siglo XX”, (noviembre de 2019)

Además, podemos consultar la obra dirigida por Jacques Droz, Historia del socialismo, De 1875 a 1918, en relación con la Segunda Internacional, y también del socialismo francés. Las resoluciones de Dresde y de Ámsterdam pueden consultarse directamente en la red en el Marxist Internet Archive. Por fin, parece muy sugestivo el análisis que Antonio Robles Egea emprende en “La Conjunción Republicano-Socialista: una síntesis de liberalismo y socialismo”, en Ayer (2004) porque enmarca el acercamiento entre socialistas y republicanos españoles en un contexto europeo de concertación de las fuerzas liberales-democráticas con las socialistas con la finalidad de culminar el proceso de democratización de los Estados liberales decimonónicos, siguiendo los planteamientos que el propio autor hizo en un trabajo anterior de 1990, titulado “Socialismo y democracia: las alianzas de izquierdas en Francia, Alemania y España en la época de la II Internacional”, en Historia Contemporánea.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.