Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

El revisionismo de Eduard David según Ramos Oliveira

“Levantemos la bandera de la esperanza, no sólo por un futuro mejor, sino ante todo por un presente más justo.”

Antonio Ramos Oliveira, desde Berlín, glosó la figura de Eduard David para El Socialista, uno de los personajes más destacados de la tendencia revisionista del SPD. Por su parte, debemos destacar que Ramos Oliveira fue un destacado intelectual vinculado al socialismo español desde comienzos de los años treinta, primero como redactor de El Socialista en Alemania, y luego ya como miembro de la Agrupación Socialista Madrileña desde el año 1931. Su trayectoria intelectual fue muy intensa en la Segunda República, pero, especialmente en el exilio, primero en el Reino Unido y luego en México. Sus crónicas de lo que estaba ocurriendo en Alemania en los años treinta tienen un gran valor, y merecen un estudio monográfico. Pues bien, en este breve apunte nos acercamos a su opinión sobre un personaje clave de la Socialdemocracia de aquel país en el momento de su fallecimiento.

Ramos Oliveira nos informaba que David había ingresado en la Socialdemocracia hacia 1890, en un momento clave porque muy poco después terminaría la persecución que había decretado Bismarck sobre los socialistas. David era natural de Ediger, a orillas del Mosela. Estudió en Giessen y Bielefeld. En la Universidad se interesó por la Historia y la Filosofía. En 1893 fundó el semanario Mitteldeutsche Sountagszeitung. Unos años después escribiría en el Mainzer Volkszeitung, aunque lo dejaría pronto por su trabajo parlamentario y científico. Desde 1896 hasta 1908 fue miembro del Parlamento de Hesse, aunque en 1903 ingresaría en el Reichstag, siendo representante del Partido por Mainz y por Hesse, dependiendo de la legislatura. David fue un destacado parlamentario por su oratoria.

Después de la Gran Guerra adquirió un gran protagonismo en el ámbito de las responsabilidades políticas. Justo en los momentos previos a la creación del nuevo régimen político de la República de Weimar entraría como secretario de Estado en el Gobierno del príncipe Max von Baden. También estaría en el ejecutivo de Scheidemann como ministro sin cartera. A raíz de la firma del Tratado de Versalles pasaría al Gobierno de Prusia, que presidió Baüer, como ministro del Interior, es decir, en una cartera de mucha responsabilidad, especialmente en esos momentos. En todo caso, no estaría mucho tiempo al frente de este Ministerio.

Para Ramos Oliveira la vida de David era, en cierta medida, la biografía de Bernstein, es decir, el padre del revisionismo. Debemos recordar, por nuestra parte, que el revisionismo surgió a partir de la publicación en 1899 de Las Premisas del Socialismo y las tareas de la Socialdemocracia del segundo. El político socialdemócrata pretendía solucionar la contradicción entre las propuestas revolucionarias del SPD y la práctica política del Partido, claramente reformista. En realidad, algunas de las formulaciones del revisionismo ya se pueden rastrear en el prólogo de Engels de La Lucha de Clases en Francia de Marx, cuando expresaba que los elementos revolucionarios avanzaban más empleando los medios legales, es decir, cuando entraban en el parlamentarismo, que cuando usaban los medios ilegales o subversivos. Otra influencia ideológica del revisionismo se encontraría en el fabianismo británico. Bernstein pensaba que el desarrollo social podría darse sin cataclismos sociales. Si la catástrofe social no era inmanente a las cosas, no era necesaria históricamente. En la época de crecimiento económico en la Europa de aquel tiempo no se había producido lo que había vaticinado Marx. Así pues, el principio de inevitabilidad no valía, ni la voluntad política de llevar a cabo la revolución social. Por su parte, según nuestro periodista, Bernstein generaría un intenso debate en el seno del SPD, como bien sabemos, especialmente en el Congreso de Hannover. Bebel realizó fuertes críticas contra las teorías revisionistas, que Bernstein no pudo contestar porque se encontraba desterrado en Londres. Y aquí es donde aparecería David defendiendo la nueva teoría, intentando tranquilizar a los que la combatían, a los ortodoxos, a pesar de que, como apuntamos nosotros, el revisionismo era realmente la práctica de un Partido que mantenía el principio revolucionario solamente en la teoría. David expresaría que “Bernstein nos da más de lo que nos quita”. Y, al final de su discurso expresaría algo que para Ramos Oliveira tenía que hacer pensar a todo socialista:

“Levantemos la bandera de la esperanza, no sólo por un futuro mejor, sino ante todo por un presente más justo.”

Como fuente hemos empleado el número 6.833 de El Socialista.

Además, podemos consultar dos trabajos de este autor, “Eduard David en el revisionismo”, en El Obrero, (julio de 2017), y “El revisionismo”, en El Obrero (enero de 2018). Por otro lado, podemos acercarnos al revisionismo en el trabajo de Alfonso Ruiz Miguel, “La socialdemocracia”, en Fernando Vallespín, Historia de la Teoría Política, 4, Madrid, 1995, págs. 212-261.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.