Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Una verbena atípica pone a prueba la nueva normalidad en Cataluña

  • Escrito por  Pilar Tomás
  • Publicado en Crónicas

La noche más corta del año será una prueba de fuego -y nunca mejor dicho- para la recién estrenada "nueva normalidad" en Cataluña, que encara la verbena de San Juan más atípica con algunas playas cerradas, menos hogueras y grupos reducidos para evitar contagios de coronavirus.

Los petardos y las tradicionales 'cocas' de San Juan compartirán protagonismo este año con mascarillas y geles desinfectantes, condiciones básicas de seguridad, junto con la distancia social, para celebrar una verbena que se prevé de corte más familiar y sin aglomeraciones.

Siguiendo los consejos de la Generalitat, todas las playas del área de Barcelona -y sus chiringuitos- cerrarán desde las 20:00 hasta las 10:00 horas de mañana para evitar fiestas masivas.

Por contra, la Costa Dorada y la Costa Brava mantendrán algunos de sus arenales abiertos, aunque con menos pirotecnia, como es el caso de Roses, Platja d'Aro, Tossa de Mar, Calella, Salou o Cambrils, con la excepción de municipios como Tarragona, que ha prohibido el acceso a todas las playas.

Barcelona no tendrá hogueras ni actividades que infrinjan la distancia de seguridad y evitará las multitudes cerrando todos los parques a partir de hoy a las 14:00 horas hasta mañana, cuando reabrirán en su horario habitual, según ha anunciado el ayuntamiento.

Sin embargo, la ciudad mantendrá la tradicional festividad de la Flama del Canigó, que se hará en la plaza del Rei con acceso limitado para los grupos de fuego con invitación.

El departamento de Interior de la Generalitat ha aconsejado para San Juan, la "primera gran fiesta" tras el desconfinamiento, que los catalanes opten por celebraciones en familia o en grupos de amigos habituales, en un número inferior a veinte personas.

Una "verbena de proximidad" que los pasteleros aguardan con optimismo y con la esperanza de vender más de 1,8 millones de las típicas 'cocas' -entre un 1 y un 3 % más- gracias al incremento de celebraciones domésticas.

El precio de este dulce tradicional se mantendrá en la línea del año pasado, con precios entre los 16 y los 35 euros, según estima el Gremio de Pastelería de Barcelona, que confía en las familias, "que suelen apostar por la calidad de las pastelerías artesanas", para firmar una "buena campaña".

El sector de la pirotecnia se ha adaptado a esta verbena excepcional preparando "packs" de petardos para grupos reducidos y vendiendo en establecimientos y casetas en el espacio público que cumplen las medidas sanitarias fijadas para evitar contagios de coronavirus.

Durante la noche de San Juan, el transporte público entre municipios no se reforzará para evitar un "efecto llamada" hacia el litoral, aunque los servicios ferroviarios metropolitanos se alargarán hasta pasada la medianoche.

Por primera vez desde el inicio del estado de alarma, el metro de Barcelona funcionará hasta las dos de la madrugada, un horario que compartirá con las líneas L6 y L7 de Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) y las dos redes del Tram, Trambaix y Trambesòs.

Por otro lado, los trenes de Rodalies de Catalunya acabarán su servicio en horario de día laborable y, a petición del Ayuntamiento de Castelldefels, evitará que los últimos convoyes que circulen de la R2 paren en Platja de Castelldefels para mitigar el habitual desplazamiento masivo hacia las playas.

Después de semanas de restricciones en la movilidad por carretera, unos 416.000 vehículos salieron del área metropolitana de Barcelona desde el viernes a las 15:00 horas hasta el sábado a la misma hora, un 16,8 % menos de los 500.000 registrados el año pasado, según informa el Servicio Catalán de Tráfico (SCT).

Este flujo de circulación, principalmente hacia la costa, el Pirineo y segundas residencias, preocupa especialmente a la Generalitat, que ha apelado a la "responsabilidad individual" y a la "prevención" para mantener la COVID-19 bajo control ahora que se han levantado las fronteras del confinamiento. EFE.