Quantcast
ÚNETE

Notas sobre la fundación del PSOE

El origen del PSOE debe entenderse en la división entre anarquistas y socialistas en el movimiento obrero español, en relación con la Primera Internacional. Desde el primer Congreso celebrado en Barcelona en 1870, la Federación española de la AIT planteó la imposibilidad de relacionarse con los partidos existentes, considerado como burgueses. La mayoría catalana en el Congreso impuso su orientación anarquista. La Federación intentó sobrevivir en medio de la represión emprendida por Sagasta, alarmado por la Comuna de París. Se prohibieron sus reuniones, se cerraron periódicos y muchos líderes fueron detenidos. Más complicado sería ilegalizar AIT porque el Supremo se lo impidió alegando que era una medida anticonstitucional. En diciembre de 1871 llegó a España el yerno de Marx, Paul Lafargue, al poco tiempo de la derrota de la Comuna, con el fin de que el marxismo prosperase en el movimiento obrero español. Contactó con miembros madrileños de la AIT, como Pablo Iglesias, que en 1870 había sido nombrado por los tipógrafos madrileños, junto con otros dos compañeros, delegado del consejo local de la Internacional. Lafargue escribió una serie de artículos en La Emancipación donde defendió la necesidad de que se creara un partido político de la clase obrera.

En 1872 se celebró el Congreso de Zaragoza, que fue disuelto por el Gobierno. Al poco tiempo, la Federación Madrileña expulsó al núcleo marxista de la capital, que fundó la Nueva Federación Madrileña. El golpe de Pavía y la posterior Dictadura de Serrano fueron letales para todas las organizaciones obreras, fueran del signo que fueran. En enero de 1874 se decretó la disolución de la Internacional. En ese mismo año, Iglesias sería elegido para dirigir la Asociación General del Arte de Imprimir, y comenzó a madurar la idea de fundar un partido.

El Partido Socialista Obrero Español nació el día 2 de mayo de 1879 en la madrileña calle de Tetuán, en una fonda a espaldas de la Puerta del Sol. En aquella taberna se reunieron veinticinco personas: dieciséis tipógrafos, el núcleo principal del nuevo partido, dos joyeros, un marmolista, un zapatero, cuatro médicos y un doctor en Ciencias. En ese mismo día se nombró una comisión organizadora dirigida por Pablo Iglesias. Hasta su muerte, acaecida en el año 1925, lideró el partido. El manifiesto y programa de la nueva formación política reclamaba la emancipación de los trabajadores, la instauración de la propiedad social y la posesión del poder político por parte de la clase obrera.

El 23 de junio de 1888, la Comisión Ejecutiva del Congreso Nacional Obrero de Barcelona, compuesta por Toribio Reoyo, José Garrigó, José Borrell, Luis Rosal, Martín Rodríguez, Salvador Ferrer, Tomás Florensa, y Juan Boixadé, aprobó la convocatoria para la celebración de dicho Congreso. Entre el 12, 13 y 14 de agosto de ese año se celebró dicho Congreso donde nació la Unión General de Trabajadores, cuyo nombre fue propuesto por el propio Pablo Iglesias. En ese mismo mes se celebró también el primer Congreso del PSOE en la capital catalana. El socialismo español creaba dos organizaciones, una dedicada a la lucha política, y la otra a la económico-social, buscando la emancipación obrera como fin último.

Durante mucho tiempo el PSOE desarrollaría una estrategia política de fuerte enfrentamiento con las fuerzas republicanas, al considerar que eran burguesas. A partir de la aprobación del sufragio universal en 1890 participaría en las elecciones legislativas y municipales. Comenzarían por contar con ediles en el País Vasco, y más tarde en más ciudades, incluyendo Madrid. El primer impacto del socialismo español en la sociedad española tendría que ver con la celebración del primero de mayo, y con su activa campaña contra la Guerra de Cuba y Filipinas, criticando tanto el militarismo, como la injustica de que a la guerra iban solamente los hijos de las clases trabajadoras. El salto a la política nacional se daría a raíz de la creación de la Conjunción Republicano-Socialista, que cambió la estrategia del Partido al acercarse a los republicanos, como respuesta a la intensa represión que desarrolló Antonio Maura a raíz de la Semana Trágica, y como un intento de cambiar el régimen político a través de las urnas. Pablo Iglesias sería elegido diputado en el año 1910.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.