Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

11/12/1931, El Presidente de la II República Española, Niceto Alcalá-Zamora y el presidente de las Cortes, Julián Besteiro, salen del Congreso tras la ceremonia oficial de nombramiento como Jefe del Estado. Foto Luis Ramón Marín / FPI. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1295710672374902785/photo/1

1926, Francisco Franco y Millán Astray se abrazan mientras cantan junto a otros legionarios del Cuartel de Dar Riffien (Ceuta). Foto Bartolomé Ros. Archivo Familia Ros Amador. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1296608050111971329/photo/1

20/10/1935. Manuel Azaña de Izquierda Republicana durante el mitin en el denominado Campo de Comillas de Madrid donde reunió a unos 400.000 asistentes. Foto Luis Ramón Marín / FPI. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1296425508675170304/photo/1

1933. Indalecio Prieto, Ministro de Obras Públicas, y Secundino Zuazo, arquitecto, visitan junto a un grupo de personas las obras de los Nuevos Ministerios y la prolongación de La Castellana de Madrid. Archivo Fundación Indalecio Prieto. E/Coloreada
@f_indaprieto https://twitter.com/latinapaterson/status/1298216791991361536/photo/1

14/04/1931. El capitán de zapadores Pedro Mohíno, enarbolando una bandera tricolor, entrando en una abarrotada Puerta del Sol de Madrid, durante la celebración multitudinaria de la victoria electoral republicana y la llegada de la II República Española. NAC. Imagen coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1295527874003443712/photo/1

07/04/1931. La abogada madrileña Clara Campoamor durante el mitin electoral de la conjunción republicanosocialista, ante más de 6000 personas, junto a Unamuno, Usabiaga, López-Reblet y Tellería en el Frontón Urumea de San Sebastián. Foto Martín Ricardo / Kutxateca E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1296845245129330689/photo/1

1934. El poeta Federico García Lorca, posa con la actriz Lola Membrives y el escritor Eduardo Marquina en el interior de la Estación del Norte de Madrid. Archivo EFE. Enhanced/Colorized https://twitter.com/latinapaterson/status/1295464019009077254/photo/1

1935, Retrato de Julián Besteiro Fernández (1870-1940) catedrático y político español. Foto Manuel Portillo / RABSF. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1315953276513333254/photo/1

1932, Recibimiento de la guardia republicana al presidente de la II República Española D. Niceto Alcalá-Zamora en la Estación del Norte de San Sebastián. Foto Martín Ricardo / Kutxa. E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1318079241993572352/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

El movimiento de los temporeros en la vendimia en Villena y la extensión de la gripe en 1918


El control del movimiento de personas es clave para vencer a las epidemias. Pues bien, en Villena la gripe se extendió con fuerza en octubre de 1918 a causa de la falta de dicho control. Así lo denunciaron los socialistas en las páginas de El Socialista.

A Villena llegaban todos los años familias enteras para los trabajos de vendimia y pisa en caravana desde las poblaciones de Molina, Caravaca, Mula y otros pueblos de la provincia de Murcia. Muchas de estas familias eran llamadas por los dueños de la tierra. Era gentes muy humildes, y como decía la crónica-denuncia que hemos consultado:

“haraposas, pregonando su vida miserable, con las huellas del hambre impresas en todo su ser”

El problema es que no ha había habido ningún control sanitario. Las caravanas habían entrado en el casco urbano de Villena, y luego se habían dispersado por los campos. Cuando se envió la crónica al periódico madrileño ya había nueve mujeres de Caravaca atacadas por la gripe y abandonadas en un pajar. Se encontraban en la casa de labor “Montangud”. Mientras tanto, en la conocida como “Casa Grande” había otras trece enfermas, procedentes de Molina.

Al parecer, antes de esta llegada de caravanas -los “nómadas de la miseria proletaria”- Villena no había sufrido mucho por la gripe, pero ahora se había extendido.

El problema se agravaba porque la asistencia facultativa era muy deficiente, al estar enfermo uno de los médicos. Urgía que se enviaran médicos, y que se adoptasen medidas para combatir la epidemia.

Los socialistas ya tenían una víctima, como se recordaba en la crónica-denuncia. Se trataba de José Valiente García, miembro de la junta directiva de la Sociedad de Obreros Agrícolas. Dejaba una viuda y un niño de tres años.

Los socialistas siguieron denunciando cómo se abordaba desde las autoridades el combate contra la gripe. Al parecer, se había dado permiso al médico municipal para que se ausentase, a pesar de las protestas del resto de médicos municipales. Se pedía al ministro de la Gobernación, a la sazón García Prieto, para que destituyese al alcalde.

Por otro lado, también se denunciaba que se quería sacar a la Virgen para aplacar la epidemia, pero eso provocaría una gran concentración de público, tanto de la ciudad como del campo circundante, siendo perjudicial porque propagaría más la epidemia. Por eso, desde las páginas de El Socialista se pedía que el ministro interviniese para que entraran en razón tanto las autoridades locales como las religiosas.

Hemos consultado los números 3371 y 3377 de El Socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider