Quantcast
ÚNETE

El análisis de Enrique Botana del movimiento obrero en Vigo en 1928

Enrique Heraclio Botana realizó en las páginas de El Socialista, a finales de diciembre, un análisis del movimiento obrero de Vigo en el año 1928, un material para profundizar en el conocimiento de esta cuestión en una de las capitales gallegas, en los momentos finales de la Dictadura de Miguel Primo de Rivera.

El tipógrafo Botana fue un socialista y sindicalista fundamental en Galicia desde finales del siglo XIX hasta su ejecución en agosto de 1936 en Vigo. Fue fundador del semanario Solidaridad, aparecido en 1899. En 1900 ya era presidente de la Agrupación Socialista de Vigo, y también llegaría a ser presidente de la Federación Local de Trabajadores. En 1904 fue elegido presidente de todos los socialistas gallegos al constituirse la Federación Regional de Agrupaciones Socialistas. En 1913 fue elegido concejal en Vigo. Sufrió distintas persecuciones y hasta un atentado. En las elecciones a Cortes Constituyentes de 1931 fue elegido diputado. Se significó en la Revolución de octubre de 1934, lo que le ocasionó pena de prisión. Al poco de producirse la sublevación militar de julio de 1936 fue detenido, con el final que hemos explicado. Así pues, estamos hablando de un personaje conocedor profundo de la situación obrera gallega, y concreta de Vigo.

El inicio del año 1928 no había sido bueno para el movimiento obrero de Vigo, ya que se encontraba muy quebrantado por el conflicto desarrollado entre los obreros de la construcción con la patronal, y la Casa del Pueblo sufrió un cierre durante nueve meses, provocando serios problemas. En todo caso, aprobados los Comités Paritarios e iniciada su implantación, el sindicalismo vigués se puso en marcha, gracias a las Secciones de la Federación Local de Trabajadores, motivadas por la campaña emprendida por la UGT en todo el territorio nacional. Así pues, se constituyó el Comité Paritario local de las Artes Gráficas, que consiguió terminar con la larga huelga de la empresa de El Pueblo Gallego.

Después se crearon los Comités de camareros y cocineros interlocales de la industria hotelera, que habían trabajado para fijar los salarios de los trabajadores de este ramo, las sanciones a los patronos por despidos improcedentes, y habían establecidos los contratos para los camareros y cocineros marítimos. Todavía faltaba por ponerse en marcha los Comités de la Edificación y los de Comercio y Bolsa. Por su parte, el Comité Paritario de la Imprenta estaba estudiando en esos momentos el contrato de este ramo.

La Sección Varia de la UGT de Vigo, que llevaba un tiempo sin funcionar, había sido reorganizada. La de panaderos había luchado por la defensa de las normas establecidas para la admisión de personal en los obradores de las fábricas.

El principal problema interno sindical tuvo que ver con los carpinteros y ebanistas porque su Sección había sido dada de baja en la Federación Nacional de la Edificación por incumplimiento de sus deberes para con ella. Botana esperaba que el problema se arreglara pronto, que los directivos de la Sección rectificaran su abandono y que los asociados fueran conscientes de su situación. En contraposición, en 1928 se había vuelto a dar de alta en la UGT la Sociedad de Constructores Navales, que había sido dada de baja por aplicación del acuerdo que excluía a las colectividades representadas por elementos comunistas, y que se había tomado en el último Congreso de la Unión General. Estas altas y bajas nos permiten comprobar la marcha sindical en el pasado, diferente a cómo funciona actualmente la UGT.

Por su parte, había aumentado el número de afiliados a las Sociedades Obreras. Así pues, la Sociedad de camareros y cocineros marítimos “La Internacional” había conseguido afiliar a todos los obreros de estos ramos, gracias a la labor emprendida por los vocales obreros del Comité Paritario correspondiente, y las gestiones de los miembros de la UGT en el Consejo Superior de la Emigración. Por su parte, el Sindicado de la Unión Metalúrgica con la creación de su caja de socorros para los casos de enfermedad había conseguido acrecentar el número de afiliados.

La Cooperativa Socialista Obrera de Vigo había decidido ingresar en la Federación Nacional Cooperativa de España, y contribuir con un donativo para remediar la situación de sus homólogos noruegos.Las Juventudes Socialistas habían emprendido una campaña de conferencias y representaciones teatrales. Esta última actividad cultural era llevada por su Sección de Declamación.

La biblioteca de la Casa del Pueblo había visto incrementarse sus fondos bibliográficos.

Botana explicaba en su artículo-informe que los socialistas no tenían en el presente representación en el Ayuntamiento (no olvidemos que nos encontramos en la Dictadura de Primo de Rivera), aunque sí en los organismos municipales que por sus reglamentos lo establecían. Así pues, en la del Hospital trabajaban representantes socialistas con el objetivo de que mejorasen las instalaciones y los servicios que prestaba esta institución. Por su parte, en la Caja de Ahorros los socialistas estaban empeñados en sacar adelante la propuesta que defendió en su momento la minoría socialista en el Ayuntamiento, es decir, cuando hubo concejales del Partido Socialista (recordemos que Botana fue concejal en su momento), de levantar una barriada de casas baratas. En este sentido, también estaba el proyecto defendido por Emilio Martínez para que la entidad de ahorro construyese en un lugar un tanto alejado de la influencia del mar pabellones para albergar colonias permanentes de niños con el fin de pudieran robustecerse con aire limpio y alimentación adecuada. Debemos destacar que Martínez fue uno de los sindicalistas y socialistas más destacados de Vigo, llegando a ser su alcalde. Sería fusilado junto con Botana, y otros socialistas en agosto de 1936.

Sobre Botana podemos acudir al Diccionario Biográfico del Socialismo Español. En noviembre de 2018 la Fundación Luis Tilve organizó unas interesantes jornadas de historia sobre el movimiento obrero gallego. En la página web de dicha Fundación podemos acercarnos a materiales sobre la historia del movimiento obrero gallego. Por fin, el artículo estudiado apareció en el número 6206 de El Socialista, de 30 de diciembre de 1928.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.