TV

Historia y Vida

El socialismo español sobre el catolicismo centroeuropeo y español hacia 1929

A comienzos del año 1929 se publicaron algunos artículos, destacando uno de El Debate, el destacado periódico católico español, en los que se trataba sobre la caída del número de católicos en Alemania y en Austria. El artículo de este periódico hablaba de un descenso del censo de creyentes en el año 1926 de más de cuarenta y tres mil personas. Para el caso austriaco, los medios se habían hecho eco de unas estadísticas publicadas por el Partido Socialista y por el Partido Social Cristiano. Al parecer, más de ciento veinte mil vieneses habían abandonado la Iglesia Católica desde el final de la Gran Guerra.

Pedro Pareja y la escasez de escuelas en 1924

Pedro Pareja, al que hemos dedicado un trabajo en el pasado, fue un destacado maestro, uno de los fundadores de la FETE y miembro desde junio de 1924 de la Agrupación Socialista, además de pertenecer a la Masonería. Pues bien, en septiembre de 1924 denunció la escasez de escuelas desde las páginas de El Socialista.

La fundación del Lyceum Club Femenino Español desde la perspectiva socialista

En noviembre de 1926 se ponía en marcha el Lyceum Club Femenino Español, una de las asociaciones más importantes en favor de los derechos de las mujeres en España. Su gran impulsora fue María de Maeztu, pero con el empuje inicial de un centenar de mujeres del mundo de la cultura española. Si el objetivo fundamental era la defensa de la emancipación de la mujer, no lo era menos el establecimiento de un marco para el encuentro y el desarrollo educativo, cultural y profesional de las mujeres, sin olvidar una dimensión social.

El Estado franquista contra los masones

El Estado franquista promulgó el primero de marzo de 1940 la denominada Ley de Represión de la Masonería y del Comunismo. Constituye dentro de la batería legislativa represora aprobada entre 1939 y 1941, justo en la inmediata posguerra y cuando la represión llegó al paroxismo.

Las reformas planteadas por la Primera República

La Primera República propuso un modelo alternativo para España, como puso de manifiesto el Proyecto constitucional de 1873, pero también en la legislación aprobada en las Cortes, y en los proyectos y proposiciones que no llegaron a buen término, y que es una cuestión menos conocida. En este trabajo intentaremos plantear las líneas básicas de los cambios que los republicanos plantearon para el país, una verdadera alternativa democrática y social frente al modelo liberal moderado o conservador que había establecido el régimen isabelino. Estos planteamientos pueden ayudar a entender una parte de las causas del fracaso de la República en aquel momento, cuestionando la tradicional visión sobre el supuesto caos y la inestabilidad como únicos factores explicativos, y que tanto éxito ha tenido gracias a la interpretación que los sectores políticos, económicos y sociales dominantes plantearon para acabar con aquel régimen político e instaurar el de la Restauración borbónica.

La creación de la Escuela Socialista de Verano de las Juventudes Socialistas en 1932

El Congreso de las Juventudes Socialistas de febrero de 1932 aprobó la creación de una Escuela Socialista, coronando muchas iniciativas educativas y culturales que había desarrollado anteriormente esta organización, pero en un contexto nuevo. En ese Congreso hubo un gran debate sobre estrategia política, sobre el socialismo y sobre los partidos republicanos, así como sobre el capitalismo. La Ponencia de Educación y Propaganda elaboró un dictamen en el en el que se valoraba la importancia que las Juventudes podían realizar en lo educativo y en la difusión de las ideas socialistas para acelerar el derrumbe del capitalismo, cuyo “grado de descomposición” se consideraba muy acelerado.

La Rambla

La Rambla fue una publicación semanal barcelonesa existente entre los años 1930 y 1936, y diaria hasta 1939, en lengua catalana. Fue propiedad de Josep Sunyol i Garriga, y se inició en sustitución de La Nau del Esports. El primer número salió el 10 de febrero de 1930.

Cuando Madrid recibió la Casa de Campo

Uno de los primeros actos que realizó la recién instaurada República española, y con una evidente carga simbólica, fue la entrega de la Casa de Campo, uno de los jardines históricos más grandes del mundo, al Ayuntamiento de Madrid y, por lo tanto, a los madrileños. Se trataba de un espacio verde de la Corona para su disfrute que, una vez caída la Monarquía, pasaba a dominio público, un hecho histórico.