TV

Historia y Vida

Los sistemas electorales en la España liberal

La existencia de las elecciones se asocia al liberalismo al surgir la necesidad de la representación nacional frente a la representación estamental o por sectores y corporaciones del Antiguo Régimen. En España este paso se produjo en las Cortes de Cádiz. La primera convocatoria electoral, con todos los problemas a los que hubo que hacer frente con el país en guerra, tuvo lugar en enero de 1810 por parte de la Junta Central para formar Cortes. Este hecho es fundamental porque marca el inicio de la Revolución liberal en España. También se acompañó de la primera normativa electoral para elegir a los diputados. Esta disposición convocaba, junto a los diputados de las ciudades que habían enviado sus representantes a las Cortes de 1789, las últimas del Antiguo Régimen, a un diputado elegido por cada Junta provincial nacida a raíz del levantamiento contra los franceses en 1808, y a otros 208 diputados. Los requisitos para poder votar eran ser varón mayor de 25 años y contar con “casa abierta”.

L’Opinió

L’Opinió fue una publicación fundada en Barcelona en febrero de 1928, de carácter semanal, gracias al apoyo de Joan Casanellas. En septiembre de 1929 sería suspendida hasta mayo de 1930. En el momento de las trascendentales elecciones municipales de abril de 1931 salió como diario, pero sin continuidad; en realidad, dejó de publicarse en el momento de la proclamación de la República, aunque consiguió la estabilidad a primeros de junio de aquel año. Fue clausurado por los hechos del Seis de octubre de 1934. Su director fue Joan Lluhí i Vallescà, y colaboraron en la misma un destacado grupo de intelectuales, escritores y políticos: Josep Maria de Sagarra, Manuel Serra i Moret, Carles Soldevila, Ángel Pestaña, Marcelino Domingo, Joan Casanellas, Antoni Xirau, Josep Tarradellas, entre otros.

1933. Alcaldesas y concejalas en la provincia Zaragoza

Mucho se ha hablado de las alcaldesas de 1933, pero poco de las concejalas que estuvieron en las mismas comisiones gestoras. En un artículo que escribí sobre ellas traté solo de las 52 de la provincia de Zaragoza. Completé las semblanzas de 18 alcaldesas, de las que se conocían los nombres de 17, y saqué del olvido a 34 concejalas.

Los primeros pasos del movimiento social católico en Europa

A finales del siglo XVIII y durante el XIX, el triunfo del liberalismo en Europa se consolidó por medio de guerras y revoluciones principalmente, aunque también -sobre todo en los reinos del Norte europeo- a través de reformas y pactos. Sin embargo, hechos como la violencia anticatólica de la revolución francesa o manifestaciones anticlericales del ciclo revolucionario de 1848 afianzaron la idea, en numerosos católicos, de que revolución y persecución religiosa resultaban ser sinónimos. A ello contribuyeron también no pocos partidarios de cambiar el estado de cosas conocido hasta el momento.

El nacimiento de la Federación Socialista Gallega en 1904

El año 1904 es importante en la Historia del socialismo en Galicia, ya que en ese momento se constituyó la Federación Socialista Gallega. Entre los días 25 y 27 de noviembre se reunió en Vigo el primer Congreso de Agrupaciones Socialistas Gallegas. En ese tiempo había Agrupaciones en A Coruña, Ferrol, Noia, Vigo, Ourense, Lugo, Lavadores, Sanxenxo, Pontevedra y Betanzos. Los delegados de estas Agrupaciones se reunieron para constituir la mencionada Federación. Se aprobó el proyecto de organización regional con algunas modificaciones, se resolvió la creación de un órgano oficial de prensa, y la necesidad de emprender una activa campaña para divulgar por Galicia las ideas socialistas.

“Ochenta años después. El fin de un sueño”

Amargos son los días

de la vida, viviendo

sólo una larga espera

a fuerza de recuerdos.

Un día, tú ya libre

de la mentira de ellos,

me buscarás. Entonces

¿qué ha de decir un muerto?

(Luis Cernuda)

Es sabido que la masonería como señala la constitución de la obediencia masónica Grande Oriente Español (GOE) de 1934 es “un movimiento espiritual, dentro del cual tiene cabida todas las tendencias y convicciones favorables al mejoramiento moral y material del género humano. […] no se hace órgano de ninguna tendencia política o social determinada. Su misión es la de estudiar desinteresadamente todos los problemas que conciernen a la vida de la humanidad para hacer su vida más fraternal […]. No recomienda ni combate ninguna convicción religiosa1. Por tanto, establece un tipo de sociabilidad que construye un espacio original donde se estructuran redes de carácter iniciático y sociocultural en la que sus miembros pueden intercambiar ideas sobre la obra a realizar, convirtiéndose en microcosmos de libertad, basados en la libertad de pensamiento, la fraternidad masónica, valores como la secularización de la sociedad; y que ve en la República, por su carácter democrático, el ideal en donde poder desarrollar sus principios.

Aproximación a Matteotti

El socialista Giacomo Matteotti ha pasado a la Historia por su asesinato en el momento crítico del inicio del fascismo italiano y por las consecuencias para Italia de este magnicidio. Sin negar la importancia histórica de este hecho se olvida su protagonismo político y su intenso compromiso en el complejo y agitado universo del socialismo y de la política italiana de las primeras décadas del siglo XX. En este breve artículo nos centraremos en su vida y sus acciones hasta su asesinato.

Fernando de los Ríos en el homenaje a Joaquín Costa en Zaragoza en 1932

En febrero de 1932 se celebró un importante homenaje a Joaquín Costa. El Socialista dedicó un artículo para reseñar el mismo porque fue la primera vez que adquirió una dimensión institucional de envergadura. Recordemos que Costa falleció el 8 de febrero de 1911. Los socialistas quisieron dejar claro que el homenaje era una especie de desagravio que el pueblo aragonés rendía a una figura “un poco olvidada”. Al parecer, era la primera vez que se cumplía el acuerdo municipal, tomado a raíz de la muerte del político regeneracionista, de celebrar en el Teatro Principal una velada en su honor cada 8 de febrero. La relevancia del homenaje aragonés, además, venía dada por la participación de un ministro de la República, de Fernando de los Ríos. Su visita, además, tuvo una dimensión práctica, como veremos.