HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El documental también es para los jóvenes


  • Escrito por Julio Martínez
  • Publicado en Cine
(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)
Docs Mx/ Nómada Visual. Docs Mx/ Nómada Visual.

María José Baxín, o Majo –como es conocida en México–, es la coordinadora del «Reto Docs». Una iniciativa que se está desarrollando estos días en Puebla de Zaragoza (México), pero que ya ha tenido lugar en otros puntos de la república mexicana. Entre ellos, Ciudad de México –donde lleva 17 ediciones–, Xalapa (Veracruz) o Guadalajara (Jalisco). Se alza como una propuesta que se desarrolla en el marco del festival «DocsMx», especializado en cine documental. Desde El Obrero hemos querido hablar con Baxín, para que nos explique en qué consiste la idea que dirige. Una propuesta que, además, tiene muy buena acogida entre los cineastas jóvenes. ¡No te pierdas la conversación!

¿En qué consiste el «Reto Docs»? Actualmente, este programa se está desarrollando en Puebla de Zaragoza (una ciudad del centro mexicano), donde –este 2022– alcanza su quinta edición.

Se trata de un desafío creativo que fomenta la realización de cortos documentales. A los participantes se les otorga 100 horas para que realicen un proyecto, que previamente han presentado detalladamente y cuyo producto final ha de tener un metraje de entre siete y 10 minutos. Además, deberá estar subtitulado y producido. En definitiva, tras esas 100 horas de esfuerzo habrá de estar terminado tal y como se vería en la gran pantalla. Y, para que lo consigan, damos a los inscritos los equipos de cámara, de edición y de sonido necesarios, que –a su vez– los conseguimos gracias a las entidades que colaboran con el festival «DocsMx». Entre ellas, Sound Speed, Cinema 72, el hostel «Gente de más, o la escuela «Cinema».

Una vez que entregamos todo el material a los participantes, y a partir del «banderazo» oficial [o señal de inicio de la propuesta], los inscritos comienzan a trabajar. Así, se inicia el conteo de las 100 horas de las que disfrutan los concurrentes para desarrollar y finalizar su cortometraje.

Los equipos que quieran participar en el «Reto Docs» se presentan a una convocatoria, que previamente hemos lanzado. Para poder acceder a la misma, los aspirantes han de depositar un proyecto de producción, en el que se detalle su idea. Nosotros, desde la organización, analizamos los dossiers que nos llegan y, a partir de ahí, elegimos a los tres equipos que van a participar en la propuesta.

A partir de ese momento, no sólo les entregamos los materiales para hacer el corto. También les damos talleres formativos, para que –así– tengan más herramientas a la hora de hacer sus trabajos documentales. Les proponemos cursos de producción, de fotografía o de sonido, además de una charla de bienvenida, donde se detallan los pormenores del «Reto Docs».

¿En qué tipo de temáticas se suelen centrar los documentales?

Hemos tenido de todo. Desde historias de personaje a relatos de ciudad, pasando por narraciones de espacio, migración, violencia o de género, entre otros ejemplos. Lo enriquecedor es que se relatan tramas verdaderas y que, en este caso, ocurren en Puebla.

De esta forma, en la edición de 2022 se va a poder conocer la vida de un luchador que consiguió abrir un «arena» en la periferia de la capital poblana. Se describirá cómo consiguió este logro. Asimismo, el segundo de los equipos se centrará en la historia de una bailarina que, a través de la danza, genera empatía y comunidad. Se observa cómo esta expresión artística es una manera de resistencia a todo lo que ocurre a nuestro alrededor.

Y la tercera de las propuestas que asistirá este año a Puebla se centrará en la trayectoria de Beto, conductor de un «pesero» [un tipo de autobús urbano existente en México, muy concurrido]. Se relata su vida, su día a día, a través de lo que le acontece en el vehículo…

De hecho, la calidad de estos trabajos es evidente. Incluso, uno de ellos llegó a ganar el Ariel [el Goya de México]…

Un cortometraje presentado en el «Reto Docs» de Ciudad de México, que recibió el nombre de «Sólo pase la persona que se va a retratar», se alzó con el Premio Ariel al Mejor Cortometraje Documental 2010. También hemos tenido cortos que han estado presentes en diferentes festivales y que han sido reconocidos con muchos galardones. Los participantes cuentan con todas las herramientas para poder producir un buen trabajo. Hemos visto grandes historias a lo largo de la vida del «Reto Docs», desde que hace 17 años se hizo la primera edición en Ciudad de México [y que luego se han exportado a otras ciudades mexicanas, como Puebla].

¿Qué perfil tienen los participantes en el «Reto Docs»?

Normalmente, son jóvenes de entre 18 y 28 años. Y, por regla general, son estudiantes universitarios o recién egresados de carrera. Pero también aceptamos otros perfiles, de cualquier edad o que ya estén trabajando. Eso sí, se solicitan cinco personas para que formen el equipo base, el cual ha de estar compuesto –al menos– por dirección, producción, audio, edición y asistencia. No obstante, también pueden tener colaboración externa.

Los aspirantes a llegar al «Reto Docs», ¿qué es lo que tienen que hacer para poder participar en el programa?

Han de entregar una «carpeta de producción» como si acudieran a cualquier ayuda o convocatoria para producción. Por tanto, han de detallar su plan de rodaje, quiénes son los integrantes de la idea, el currículum del director y la historia que quieren contar en el documental. En definitiva, han de expresar qué es lo que desean narrar, quién es el personaje protagonista, qué es lo que tienen pensado hacer….

Gracias a ello, desde la organización vemos si el trabajo que plantean es realizable. Al fin y al cabo, sólo tienen 100 horas para desarrollar su labor. Y si las pretensiones son factibles en el tiempo otorgado, la candidatura pasará a la siguiente fase de la selección.

Un año normal, ¿cuántas peticiones se reciben para integrarse en el «Reto Docs»?

Se trata de una cifra muy variable según la edición. Hemos recibido desde 12 propuestas hasta 50. Una divergencia que ha tenido que ver, por un lado, con la pandemia, periodo en el que se han observado menos proyectos. Asimismo, si la convocatoria se produce al final de un semestre universitario [y al ser estudiantes muchos de los interesados], también hay una reducción de las propuestas. Pero, en cualquier caso, siempre tenemos una buena recepción de participantes en cada edición. De hecho, es muy difícil elegir quienes pasan de fase, debido a la calidad y al número de propuestas que nos llegan. Es muy complicado hacer los descartes.

Sin duda, nos encontramos ante una magnífica forma de estimular el talento joven. Iniciativas como «Reto Docs» –que, además, se encuentra integrada en un festival, como «Docs Mx»– permiten que los creadores noveles vayan agarrando vuelo creativo y profesional. Y si, además, ganan algunos de los galardones previstos en la convocatoria –los de la categoría del «Público» o la del «Jurado»–, mejor que mejor. Será un aldabonazo para su labor creativa.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.