HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Ángeles de la Torre

Doctora en Bellas Artes. Especialidades de pintura y escultura en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. En 2003 publica con la editorial Archiviana, el libro desarrollado a partir de su tesis: El pensamiento artístico, ciencia y religión en al-Ándalus.

Es profesora de Educación Secundaria destinada actualmente en el IES Néstor Almendros de Tomares.

Ha realizado numerosas exposiciones colectivas e individuales y ha sido seleccionada en varios certámenes de pintura, acuarela y escultura.

Entre las exposiciones colectivas destacan la celebrada con el Colectivo Surcos de poesía, titulada A la Deriva, inspirada en el tema de la inmigración y el Estrecho, celebrada en la Sala del Ayuntamiento de Coria del Río; en 2017 Invisibilizadas, celebrada en la sala Antiquarium de Sevilla y centrada plásticamente en todas aquellas causas y personas invisibilizadas por la sociedad apolínea de la ciudad de Sevilla; en 2018 la titulada, Mujer y Trabajo sobre los problemas que derivan de los conflictos de género en el trabajo; en 2019 Maculadas sin remedio, sobre la mujer y la permanencia de los estereotipos con el tema recurrente de la Virgen Inmaculada de Murillo y su celebración.

Destaca el premio de escultura a la Memoria de los represaliados por la dictadura de Franco, convocado por el ayuntamiento de Coria del Río.

Dibuja las ilustraciones del libro sobre Miguel Hernández La luz que no cesa, realizado el Colectivo Surcos y la Universidad de Sevilla.

Presenta junto con Pablo Coca, el videoarte Diálogos con una calavera, sobre el tema de Memoria Histórica, en la Casa de las Sirenas de Sevilla.

En 2019 publica con la editorial Aconcagua el libro novelado y documentado en archivos históricos, titulado Exiliado piel adentro. Historia de un médico republicano.

La Educación en Andalucía: la pública en la UVI

(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

Andalucía suele tomarse de conejillo de indias. Es más fácil someter al pobre y esto es hasta tal punto cierto, que muchas hemos oído decir en nuestro pueblo, en los tiempos de la dictadura de Franco: dame pan y dime tonto. Pero ahora podemos llegar a algo peor, porque nos van a quitar un derecho conseguido a base de las luchas de nuestros abuelos, aquellos hombres y mujeres que tuvieron que emigrar o callarse.

  • Publicado en Opinión

Un berchulero en un campo de concentración franquista

(Tiempo de lectura: 5 - 10 minutos)

En memoria a un ex-combatiente que luchó por defender la República Española

(Berchulero dícese del que nació, es oriundo o se siente de allí, de Bérchules en la Alpujarra granadina, Andalucía)

El caracol se me escurre entre los dientes, lo saco de la boca, lo sostengo entre el pulgar y el índice e intento succionar el molusco con los labios y la lengua, pero es imposible; con impaciencia me lo vuelvo a introducir en la boca, a ver si sale solo, pero empieza a echar baba y el tacto viscoso hace que se resbale. Me produce una arcada y lo escupo. Tengo que reconocer, que lo único que no he sido capaz de comerme del campo han sido los caracoles, lo demás, todas las hierbas, lombrices, todo, puede comerse en una situación de vida o muerte.

  • Publicado en Cultura

El mundo se derrumba, pero nuestra mente está puesta en Ítaca

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Cuando el personaje de en la Vida es Bella, Guido, un judío italiano dueño de una librería, creaba y jugaba con esa realidad ficticia para que su hijo pequeño no viera lo que realmente estaba pasando, el holocausto judío; no lo hacía solo por el niño, lo hacía también por él.

Ítaca y la Educación Pública

(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras,

lleno de experiencias.

No temas a los lestrigones

ni a los cíclopes ni al colérico Poseidón,

seres tales jamás hallarás en tu camino,

si tu pensar es elevado, si selecta

es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.  

El azahar y la Corona

(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

Sueño. Salgo a la calle, me invade un intenso olor de azahar de la calle desierta. Vivo en una de esas calles de un pueblo andaluz que conserva la incomodidad de los árboles con los troncos pintados de cal blanca para protegerlos de las epidemias, una calle de casas de tejas hechas en los años 50 para los obreros. Las sombras blancas de los naranjos me sorprenden en marzo, en este mes extraño en el que salir de casa es un acto excepcional y peligroso. Una ráfaga de aire me llega al rostro y valoro si podría ser por aquí por donde se extiende el virus. En la televisión la pandemia por el coronavirus es la única noticia que nos preocupa. El ritmo de esta sociedad se ha parado y el confinamiento al que tenemos que someternos me hace pensar en que la realidad supera siempre, la ficción. Esa noche estuvimos viendo La trinchera infinita y la sensación de que todo puede cambiar de un día para otro como en aquellos días de miseria humana, se acercan mucho a esta sensación de no poder dominar los objetivos a los que cada día enfocas tu vida.

Historia de un médico republicano. Exiliado piel adentro

(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

Las historias no contadas

No recuerdo exactamente el día en el que tuve conciencia de que la historia de mi familia tenía muchas cosas en común con otras muchas de Andalucía y de todo el Estado Español. Fue en un momento impreciso pero recuerdo una anécdota. Estábamos sentadas mi abuela, mi tía, mi madre mis hermanas y yo en la mesa junto a la ventana de la casa de mis antepasados en Bérchules, pueblo de la Alpujarra granadina. Contaban entre otras muchas historias, la misma anécdota siempre; el tío Antonio, hermano de mi abuelo, había sido muy tonto, porque había puesto a los gatos Lenin y Troski y claro, lo habían apresado y metido en la cárcel. Esa era toda la explicación que recibíamos de la vida truncada de mi tío el siquíatra.

  • Publicado en Cultura
Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider