Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Poetas

A mi madre

Frente al espejo y el sol, los ojos de mi madre,

su verde intenso,

su risa alegre.

 

Recuerdo en noviembre

Qué ternura tan suave hay en esta tarde de otoño.

El suelo forrado de un oro de hojas,

y suspiros lejanos que vienen,

a través de los árboles altos que lloran.

 

Momentos

Entre tú y yo, el alma a un paso.

Reflejos suaves de color entre los dos.

Instante profundo, claro, tangible,

de algo a nuestro alcance.

Colores, confusión, duda, tristeza,

o ¿acaso amor?

Hoy

Desde el viejo sillón, inquieta,

mira imágenes en color

que tornan a blanco y negro.

¡Hija! -grita desolada-

¡Huye! De nuevo cabalgan.

La tarde

La tarde se ha marchado envejecida,

ha pasado la primavera de sus días

pero ha dejado cautelosamente,

una pincelada verde en la tierra joven que dormía.

Primavera fría

A tu eterno sueño también llegó la primavera,

te obsequió con margaritas amarillas y madreselva,

portadoras del alba de lo etéreo.

 

Dulcemente resplandeces en piedra fría

A mi abuela Ángela

Entraba el sol de la tarde

a través de los cristales de plata,

y ella en triste silencio

tejía y bordaba cojines de seda

con flores doradas.

 

Otoño

Árboles rojos, dorados

de este otoño inquieto

y dulce lluvia en geranio rojo.

 

Y en la tarde quieta

de mi alma clara,

Niebla

Herida en su mitad por el norte callado.


Lentamente invadida.


Enclaustrada en columnas.


La niebla esculpe aquel invierno que perdimos.



 

Es dorado el reflejo de mi cuerpo,


dorada la constancia de las luces.


Pretérita razón en el dorado círculo de humo.


Testigo de este año y los que fueron, los que vendrán ahora.



 

Podría (Para Key)

Podría escribir un poemario entero


sólo con tus suspiros cuando niño,


con tus miles de dudas y tus escasas quejas.


Podría hacer cien versos con mirarte.



 

Palabra

Me diste tu palabra.


La entendí como estandarte férreo


que llevar ante el mundo.


“Al lado lucharemos por los otros,


por esos que no pueden”, me dijiste.



Elipses

Quizás imaginó que el gris era el secreto


en algún recoveco de su historia.


Entendería, tal vez, que los milanos


y aves de la noche


aplacarían con sombras los desiertos caminos,


Resortes

Soldando.


Entresacando los puntos a la vida


como mi padre antes.



 

Eligiendo la herrumbre.


Nada nuevo

Nada de nuevo hay en el materialismo

la humanidad y el superhombre ya no nos elevan

por encima del hombre.

No nos van.

 

Caz de tuétano

Niego la validez del pensamiento en esta mísera

Posición antirracional,

horizontal, de tu partida.

La materia no puede acceder a la razón

pero sí a la miseria de la alfombra

Mudanza

En la vajilla pone made in China

pero en el tintineo de los platos

yo escucho Barcelona

como se crea el mar

cuando tú lo pronuncias y las olas

Semana

Dos árboles se están amando en este

parque, yo los observo en su tristeza.

Lejos uno del otro van muriendo

(en una parsimonia que los mata)

esperando a la lluvia que los una

La ducha

La ducha, sin nosotros, no es la misma.

Escucho su tic-tac de reloj de agua,

impaciente como el despertador

que me grita porque he dormido solo,

y las sábanas pesan como un mundo,

De ti me queda tu retrato

De ti me queda tu retrato

Dulzón sabor deshecho

De un ángel empapado en barro

La empalagosa copia de tiza

De un belén polvoriento

Oración

Regla y periodo.

Sangrado de mamífera, de hembra,


expulsión del óvulo que nadie fecunda,


del óvulo infértil, del yermo.

Fase, ciclo, periodo.


Inventario

Está la casa llena de aparatos


(la garganta, de carne, no se enchufa).

 

Teléfono fijo: está 


como si no estuviera.

 

Portátil: está

 
y duerme en la cama principal.

 

La emboscada

Lejos de estar muerto, un cuerpo en descomposición rebosa de vida.

El país. Ciencia. 3 de noviembre de 2015


Afirmar que la vida es la frontera,


el límite cuando equis tiende a cero,


un nombre sin razón ni paradero,


la voz que clama existo y desespera.

 

Mi hombre araña

Sí creo: aunque a veces doy patadas


al aire fresco sin saber por qué


(puede que sean sueños con fantasmas).

Pero yo sí creo que solo aquí,


mecida en la red, consigo el descanso,

A veces pienso en ti

A veces pienso en ti

Confundido en la rutina diaria

Ahora vives en todas partes

Y en ninguna

Pero cuando paso