HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

“Operación Protector”: En las entrañas de una infiltración policial


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Un policía belga se suicida torturado por la culpa al sentirse responsable de la muerte de un confidente que avisó de una ola de atentados en Europa.

Así comienza "Operación Protector", un libro que sumergirá al lector en las entrañas de la infiltración policial y en los temores que asaltan al agente encubierto.

Una obra escrita por Iñaki Sanjuán, un inspector jefe de la Policía Nacional con doce años de trayectoria en el cuerpo, licenciado en Derecho, máster en Seguridad y con una carrera centrada, sobre todo, en la lucha contra el terrorismo y el radicalismo violento de corte yihadista.

Publicada por Rosamerón, Sanjuán traza en 416 páginas, dedicadas a las víctimas del terrorismo y a las fuerzas de seguridad, un retrato del agente infiltrado, en este caso el de uno que forma parte del dispositivo policial montado para evitar un ataque yihadista en España.

CRIMEN ORGANIZADO VERSUS TERRORISTAS

"No es una infiltración al uso", explica el autor a Efe. Porque los grupos criminales en los que el protagonista se infiltra no son el objetivo, sino que "son utilizados como cobertura para conseguir introducirse en los canales de distribución de terroristas".

En la actualidad, continúa el inspector jefe, muchos terroristas yihadistas provienen o forman parte de entramados de delincuencia común, de los que se aprovechan para lograr sus fines. La Costa del Sol centra el desarrollo de la trama, una zona en la que se asienta el crimen organizado.

Y en este sentido, "Operación Protector" desvela como algunas de las organizaciones criminales con más poder estarían dispuestas a "ayudar" a las fuerzas de seguridad en su lucha contra los yihadistas. Como infiltrado ha sido "testigo" de ello en varias ocasiones.

Sanjuán considera que a esas organizaciones "no les interesa que esos fanáticos religiosos cometan atentados, porque aumenta la actuación de las fuerzas de seguridad, con un mayor control y presencia en sus zonas de actuación. Y eso perjudica a sus 'negocios'".

ÉXITOS, PERO TAMBIÉN ERRORES

El autor anima al lector a adentrarse en el mundo de los infiltrados policiales y a que "sientan como propios los miedos, los temores, los sentimientos que marcan algunas de las actuaciones de estos agentes encubiertos". También en sus errores.

"Estamos acostumbrados a películas, series o libros en los que el policía salta de un tercer piso, da dos volteretas en el aire, cae sobre el capó de un coche y no se hace ni un rasguño. Encima ha disparado dos veces y ha alcanzado a tres 'malos'.

En este libro nada de eso ocurre. No hay superhéroes ni máquinas adiestradas que no cometen fallos. Los infiltrados son humanos y comenten errores", zanja el autor.

Y si el lector se adentra en el libro, descubrirá también las "artimañas" que el agente infiltrado debe buscarse para cubrirse y no tener que participar en ese otro mundo de fiestas, alcohol, drogas o clubes de alterne que rodean a las organizaciones criminales en las que se introduce.

Hace dos años que Sanjuán comenzó a escribir este su primer libro, que según asegura, "no dejará indiferente a nadie" en un relato trepidante de actuación policial para desbaratar el plan de los terroristas. ¿Son héroes los infiltrados? Sanjuán cree que no más que cualquier miembro de un servicio de seguridad, no más que un patrullero del "Z".

Y define así un trabajo que él ha desempeñado un buen número de veces: "En una operación encubierta, sueles contar con una pequeña ventaja. Tú sabes mucho de los malos y ellos no saben todo de ti, y la mayoría de lo que conocen es falso y creado por ti".

"Lo verdaderamente difícil es meterte en un papel de un individuo distinto, que tiene una vida diferente a todo lo que has podido conocer y con gente que en cualquier momento pueden perder los papeles, la confianza y acabar contigo", concluye.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider