HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Bernadó: “La fotografía es una excusa para conocer mundo y contar historias”


  • Escrito por Cristina de la Rosa García
  • Publicado en Cultura
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

"La fotografía es una excusa para moverme por el mundo, conocer gente. Mi pasión es inventarme historias, y la fotografía me lo permite", afirma Jordi Bernadó, que en junio captó una imagen de 2.292 personas en el Liceu buscando la "identidad" de Barcelona y estos días expone en el MNAC su proyecto de retratos "ID Project".

Jordi Bernadó (Lleida, 1966) inició estudios de arquitectura en Barcelona pero en 1993 ganó una Beca Fotopress, lo que le llevó a dejar la carrera para dedicarse profesionalmente a la fotografía.

Desde entonces ha ganado un premio Laus, el Photoespaña y el premio del Ministerio de Cultura al mejor libro de arte, además de haber expuesto sus trabajos en España, Francia, Italia, Argentina o Tokio.

Este verano, un trío de proyectos en Barcelona le ha llevado a enfrentarse al "reto del retrato", como él mismo lo ha definido en una entrevista con Efe.

"ID Project" es una serie de retratos con destacadas personalidades (Woody Allen el primero, en 2015, seguido de premios Nobel, escritoras, activistas, científicos...) que se exponen en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) hasta el 4 de septiembre.

Para Bernadó, "ID Project", una iniciativa todavía abierta, es una excusa para conocer personas que le interesan, como el último líder de la URSS, Mijaíl Gorbachov, a quien también le gustaría fotografiar.

"Creo que la 'chulería' de imponer tres condiciones (elegir un lugar que le represente, posar de espaldas y ser captado en un solo disparo) nos ayudó a convencer a los retratados", confiesa Bernadó, que afirma que "no hace falta más de un disparo" para capturar un momento único, por ejemplo, la unicidad de la última imagen en vida de Stephen Hawking mientras observaba la salida de la luna en Cambridge.

"Pero no se trata tanto de la historia de esa personalidad", añade el fotógrafo, como de la reflexión que suscite en el público, porque "cada vez busco más el relato en la fotografía".

Jordi Bernadó no sabe qué lugar del mundo elegiría para su propio retrato, pero le gustan "los lugares que son una historia" y solo por eso Bernadó viajó a Somalilandia, el país que no es reconocido por ningún otro, y le ilusiona visitar Bir Tawil, la región sin dueño entre Egipto y Sudán.

Por otra parte, Bernadó ha explorado el retrato de dos maneras muy diferentes en el Liceu de Barcelona, una de ellas el 26 de junio con "Me We", una fotografía colectiva a 2.292 personas para representar la diversidad y la esencia de la ciudad.

Las personas anónimas que llenaron a finales de junio el foro operístico para participar en esa iniciativa artística pertenecían a 58 nacionalidades, hablaban 25 idiomas diferentes y tenían edades que iban de los pocos meses hasta los 105 años.

Otra forma de mostrar la profundidad del relato en el Liceu la llevó a cabo a través de la instalación "De profundis", compuesta por una imagen del lago Télé (Congo) reflejada en un espejo que también muestra al espectador, que instaló en el "Salón de los Espejos" hasta finales de julio.

Entre sus proyectos de futuro, Bernadó menciona un encargo de las Naciones Unidas para contar la historia de las islas del Pacífico Sur que están en riesgo de desaparición debido a la subida del mar, que se presentaría en la Conferencia por el Cambio Climático 2023 en Dubái y, "si todo va bien, porque siempre hay cosas que no salen", apunta el fotógrafo, otro proyecto que está preparando con el Ayuntamiento de Madrid.

Jordi Bernadó explica que ha usado la misma cámara desde que empezó en 1993, una de gran formato, de esas con trípode y fotógrafo oculto debajo de una tela, y que solo tiene una óptica, porque "la técnica no es mi obsesión".

Bernadó trabaja con Galería Senda de Barcelona y con el equipo de su estudio, Joan y Amanda, que le complementan en los asuntos técnicos y en la preparación de nuevos proyectos.

Asimismo, se declara un buen trabajador en equipo: en "ID Project" ha colaborado con Laura Ferrero, escritora de los textos que acompañan los retratos, y con los arquitectos Carles Puig y Maria Antònia Mir, diseñadores del espacio que alberga la exposición en el MNAC.

Con Ferrero ya había colaborado, por ejemplo, en "Writing West", un proyecto que les llevó a recorrer los Estados Unidos "de Júpiter (Florida) a Paradise (California), en un viaje absurdo por las localidades del mapa con los nombres más evocadores".

Bernadó, que se mudó de Lleida a Barcelona para estudiar Arquitectura, afirma que, aun cuando la arquitectura ha "moldeado" su manera de mirar, no acabará la carrera por mucho que su madre "lo siga esperando", bromea.

"De acompañar de pequeño a mi padre los domingos a pasear y hacer fotos, me quedó que la fotografía sirve para viajar"; por eso, sus últimos proyectos buscan imágenes que no sean un resultado final, sino que empiecen una historia porque, reitera, "la fotografía es la excusa" para descubrir nuevos lugares y personas.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.