HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Begoña Vargas: La intensa y variada carrera de una promesa del cine español


  • Escrito por Paula Escalada Medrano
  • Publicado en Cultura
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Una ambiciosa criada de los años 40, la líder de un grupo de alumnas de la Academia de Señoritas de Sevilla, una delincuente juvenil en los setenta en Gerona... Con solo 22 años, la carrera de Begoña Vargas ha transitado por lugares extremos, una variedad que es su principal motivación para ser actriz.

Así lo cuenta a Efe en una entrevista, cuando acaba de estrenarse como Evelyn, la villana inmortal de la serie “Paraíso” (Movistar Plus+), cuya segunda y última temporada ya está disponible en la plataforma, “un personaje que ha vivido 300 años”, una “villana que dentro guarda todavía una pizca de humanidad”.

“Es súper divertido hacer de villana. Es una fantasía hacer un personaje así porque tienes mil cosas que probar y jugar”, explica la actriz sobre su rol en la serie de ciencia ficción producida por The Mediapro Studio, creada y dirigida por Fernando González Molina, que está ambientada en la costa levantina en los años noventa.

“Selecciono mucho los proyectos por los personajes y una de las cosas que más me gusta es hacer personajes súper distintos. Para mí eso es el reto, venir de una tía que está encerrada en una isla desierta y habla lengua de signos y llegar a esta verdadera villana”, añade Vargas (Madrid, 1999).

Vargas habla de Bel, una chica dura y enigmática que vive en Edén, la isla desierta en la que han creado una peculiar fundación con olor a secta y en la que está atrapada; es su personaje en “Bienvenidos a Edén”, la serie de Netflix estrenada hace un mes y que está rodando ahora su segunda temporada.

“Elijo papeles que me hagan vibrar, hay algo de intuición, cuando leo el guion me visualizo haciendo esto, pienso en que me apetece y es súper distinto a mí, es salir de mi zona de confort. Es lo que más me gusta, a mí el riesgo me gusta”, agrega.

La joven actriz también acaba de estrenar “Centauro” (Netflix), la cinta de Daniel Calparsoro que protagoniza Álex Monner y el año pasado fue una de las protagonistas de “Las leyes de la frontera”, la adaptación de Daniel Monzón de la novela de Javier Cercas, que obtuvo dos premios Goya.

Begoña Vargas se siente cansada y por eso este verano necesita parar. “Llevo empalmando proyectos mucho tiempo. Es sano saber cuándo tu cabeza, tu cuerpo y tu alma te piden dejar de pensar un rato. Quiero viajar para en septiembre volver a tope con lo que venga", añade.

De momento, agrega, “no hay nada cerrado”. “Ahora me apetece hacer cosas que me llenen más como artista. Necesito irme de vacaciones y pesar hacia dónde estoy yendo y si es el camino que quiero. Parar un poco las ruedas, que si no parezco una moto”.

Nacida en Madrid en 1999, Vargas creció en el pueblo madrileño de Loeches y cuenta que siempre quiso ser actriz, hasta cuando no sabía lo que significaba.

“Según mi madre es algo que era de fábrica. Con cinco o seis años veía “Ana y los siete” o “Los Serrano” y un día le dije que dónde me tenía que apuntar para salir ahí. No era consciente de lo que era ser actriz, solo quería estar ahí. Era una vocación desde un sitio muy puro”, recuerda.

Comenzó primero a tomar clases de baile porque en ese momento no había grupo de teatro. “Empecé a los cinco años porque era puro nervio y necesitaba canalizar la energía” y tiempo después pudo participar en un grupo de teatro. Siguió unos años más tarde su formación en Madrid, donde participó en varias representaciones de obras como “Los miserables” o “El conde de Montecristo”.

“Echo de menos el teatro, es muy duro, pero poder vivir la historia del personaje de principio a final en una o dos horas es algo que el cine y la tele no tienen, te da muchísimas tablas”, explica. La película “Malasaña 32 de Albert Pintó, las series “La otra mirada (TVE), “Altamar” (Netflix) y “Boca norte” (Playz) son otros de los trabajos en los que ha participado Vargas, bautizada con la frase “promesa del cine español” tras estrenarse en el festival de Málaga de 2021 "Las leyes de la frontera".

“Me encanta que haya gente que valore nuestro trabajo de esa manera, aunque hay un momento en el que se genera un poco de presión al pensar “¿Y si no doy lo que realmente se espera de mí?. He aprendido a dar lo máximo de mí y hacerlo lo mejor que puedo. Intentar aprender de las cosas e ir siempre con la idea de mejorar. Ojalá tenga una carrera larga. Yo lo que quiero es vivir y trabajar de esto", sentencia.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider