HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Máximo Huerta: “Mi gran fracaso no fue el Ministerio de Cultura y Deporte”


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El escritor y periodista Máximo Huerta asegura que su "gran fracaso" no fue el Ministerio de Cultura y Deporte, al frente del que estuvo solo una semana en 2018, sino un episodio "infinitamente peor para la autoestima": que un cuadro que hizo a su abuela fuera sustituido por otro de su prima Amparín.

Así lo relata en el libro "Adiós, pequeño" (Planeta), con el que Máximo Huerta (Utiel, Valencia, 1981) ganó el premio de novela Fernando Lara 2022 y en el que relata episodios personales y la historia de una familia, la suya, que "guarda demasiados secretos para intentar ser feliz".

El escritor, de 51 años, ha explicado en un encuentro con periodistas que no fue muy consciente en su niñez de lo que ese cuadro significaba, pero "la memoria, que es muy novelera, lo que hace es ficcionarlo todo, y en esta novela, que es mezcla de memoria y de ficción, ese momento en el que el cuadro es sustituido por otro" le ha hecho ver que "nadie es tan importante".

Lo del Ministerio de Cultura "lo recuerdan mucho más los demás que yo", insiste Huerta, que asegura que ese época, en la que se convirtió en la persona que menos tiempo ha estado al frente de una responsabilidad ministerial en España en la etapa democrática, solo sale "de pasada" en su novela.

"Los fracasos vienen ya desde niño y ser consciente de que cuando toda la ilusión estaba en ese cuadrito colgado en un clavo , al día siguiente cabe otro clavo, y ya te hace ser consciente de que a todos nos van a sustituir", ya sea como pareja, como amigo o como compañero de trabajo, recalca.

En su novela, que califica como "literatura de proximidad", recupera la mirada curiosa del chaval de pueblo que es, porque el entorno rural "hace mirar la vida de otra manera", más lenta, dice. Una novela en la que no sabe si se despide de una parte de su historia, porque, asegura, "la vida es un despedirse continuamente".

"Siempre hay una serie de despedidas", dice Huerta, que cree que en su novela no aparecen de una forma negativa, ni nostálgica o melancólica.

Y también señala que vuelve a su pasado no con la mirada de hoy, sino con la de entonces. Pasados que "siempre se edulcoran", recalca el escritor y periodista, que cree que "la memoria siempre juega a favor" de uno mismo, "endulzándolo todo": "Edulcoramos los 80, los 70, la Navidad cuando tu padre llegaba con la caja de Navidad..., porque somos escritores de nuestra vida. No le pasan más cosas al que más vive sino al que mejor lo cuenta", sostiene.

Temas como la maternidad, la muerte o la infancia vuelven a salir en "Adiós, pequeño", como en otras de sus ocho anteriores novelas, porque forman parte de su mundo propio: "Para mí lo importante es tener mi mundo propio en la literatura".

Cree que esta es su mejor novela, "que es verídica y profundamente sincera", aunque reconoce que no quería escribirla ni publicarla. Y para una persona tan "insegura" como él, dice, haberla publicado y que haya recibido el premio Fernando Lara le ha dado mucha seguridad.

Así, explica, encara su madurez reflexionando sobre el paso del tiempo y su identidad personal y con la serenidad "de haber perdido algunas batallas, un padre muerto con el que quedaron todas las conversaciones pendientes y una madre que se despide poco a poco".

Su vinculación con su madre, que tiene ahora 84 años y a la que cuidó desde niño, le hizo ser "muy maduro de pequeño", rememora el autor, que también recuerda a su abuela Irene, que utilizó el genérico femenino en lugar del masculino mucho antes de que aparecieran el lenguaje inclusivo, recuerda.

También recuerda sus lecturas de niño y cómo "Platero y yo" le abrió una puerta a "otra literatura", de tal forma que se ha convertido en coleccionista de diferentes ediciones de este clásico de Juan Ramón Jiménez.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider