HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La elocuencia del silencio


(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

El tándem de Juan Mayorga con Blanca Portillo funciona como un reloj suizo. Uno escribió el texto pensando en su intérprete y la otra lo hace suyo como si fuera su autora. El discurso de ingreso a la RAE apuntaba esta idea plasmada en El Silencio y que supone toda una delicia para los espectadores.

Un sobrio escenario, con sillones que recuerdan a los de la RAE basta y sobra para que la mágica pluma de Mayorga nos embelese durante casi dos horas. La gestualidad con que Portillo acompaña su discurso es absolutamente magistral.

Como de costumbre, se desgranan mil temas que van entrelazándose. Pero el bajo continuo de la partitura resuena en todo momento hasta eclosionar al final. El papel del silencio. Lo escrito no sería nada sin su fondo, la hija en blanco. Eso mismo sucede con la palabra, que requiere del silencio para hacerse notar.

Cuando se guarda silencio, nos mantenemos a la escucha de los otros o de nosotros mismos. Dialogamos con ese foro interno al que no solemos prestar atención. Callamos cosas que más vale no decir, porque como dijo Wittgenstein, más vale no decir nada sobre lo que no se puede hablar.

En definitiva, muchas veces no hay nada más elocuente que un oportuno silencio. Sobre todo en una época donde predomina el ruido y los vacuos parloteos que no dicen absolutamente nada. Los aplausos finales demuestran que la obra ha conquistado a su auditorio, una vez más, como cabía esperar con un dramaturgo excepcional y una de nuestras mejores actrices. El fruto de la colaboración entre ambos es un regalo sin par.

Profesor de Investigación en el IFS- CSIC (GI TcP) e Historiador de las ideas Morales y Políticas. INconRES (PID2020-117219GB-I00) / RESPONTRUST (SGL2104001) / ON-TRUST CM (2019HUM5699) y PRECARITYLAB (PID2019-105803GB-I0)

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider