Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Quique González: “La interpretación ha dejado de ser un juego”


El actor Quique González es el nuevo Danny Zuko de la escena madrileña en la nueva versión de "Grease" que celebra el cincuenta aniversario del musical, un personaje que ya no percibe como un juego. "Veo en la interpretación mi futuro".

A sus 18 años, Quique González (Madrid, 2003) es ya un experimentado intérprete sobre los escenarios a los que llegó como espectador guiado por la pasión de sus padres.

"En mi familia nadie está vinculado al arte, pero a todo el mundo le gusta la música, cantan o tocan varios instrumentos", dice en una entrevista con Efe, satisfecho de hasta dónde le han llevado sus pasos hasta el momento.

"Cuando era niño interpretar era un juego, ahora veo en ello mi futuro", ha dicho el actor que compagina las funciones con la grabación de la serie de Amazon Prime "Días mejores", junto a Blanca Portillo y Marta Hazas.

"Es una experiencia en la que he aprendido muchísimo. Es importante tocar distintos medios y cualquier proyecto que se pueda compaginar con el teatro es bienvenido", argumenta.

González comenzó muy joven en la interpretación, un momento de diversión tras el colegio en las clases extraescolares; después llegaron los campamentos de verano, también con un extra de clases de teatro.

A los 10 años debutó interpretando a Kurt Von Trapp en "Sonrisas y lágrimas" y a partir de ahí ha ido encadenando diferente papeles hasta llegar a "Grease". Esa primera incursión en el teatro hizo que uno de sus referentes sea el actor Carlos Hipólito y también sigue con atención la carrera de Guido Balzaretti.

Clases de jazz, rock, acrobacias, claqué, canto e interpretación han sido su formación hasta el momento. "Es muy importante formarse como artista. Estar preparado para cantar y bailar e interpretar, de esta manera tienes más posibilidades de trabajar y de hacerlo cada vez mejor".

El actor asegura que trabajar en un musical es una "oportunidad increíble" y a pesar de lo duro que ha sido llegar ha merecido la pena. Una formación que se vio interrumpida por la pandemia, que obligó a retrasar el estreno, tiempo que aprovechó para finalizar sus estudios de bachillerato. "Se pueden hacer las dos cosas, es cuestión de organizarse".

Ver al público cada noche en pie, aplaudiendo al terminar el espectáculo, le motiva, "como artista es el mayor regalo", cuenta emocionado al hablar sobre la atención que recibe de los espectadores, que le esperan en las puertas del teatro para felicitarle a él y a sus compañeros.

Considera que uno de los puntos fuertes de "Grease" es haber elegido un elenco con una edad similar a la de sus protagonistas, en el que la gran mayoría se encuentra en plena adolescencia.

"Yo acabo de terminar el instituto y ellos se encuentran en el último año, es una manera de darle mayor verdad a la historia" con un reparto que vive un frenesí de coreografías desde el principio hasta el final, una versión actualizada de la protagonizada por John Travolta y Olivia Newton-John y John Travolta.

"Su imagen es una referencia muy buena, es la que tiene todo el mundo cuando llega a su butaca" y ser capaz de conectar con ella le llena de satisfacción "aunque aporto mi toque personal como artista y como adolescente", indica.

Asegura que teatro musical es un genero "muy duro, que requiere mucha energía y mucho entrenamiento físico".

Feliz de protagonizar un gran musical, sus sueños siguen adelante y confía en poder trabajar en Londres, "algún día".

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider