Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Belén Gopegui disecciona la amistad y la actualidad en "Existiríamos el mar"


  • Escrito por Pilar Martín
  • Publicado en Cultura
Belén Gopegui. / Carlos Rosillo Belén Gopegui. / Carlos Rosillo

"Apegada" al tiempo, como siempre, Belén Gopegui regresa con "Existiríamos el mar", una novela coral con cinco personajes, todos adultos que rondan los 40, que con la amistad y lealtad como santo y seña sufren un contratiempo que modificará su día a día pero no les hará abandonar "la lucha".

Gopegui (Madrid, 1963) sabe mirar la vida de una manera poliédrica, y es esa contemplación del ahora la que la ha convertido en una de las escritoras que más pisan el asfalto, esas calles por las que transitan Lena, Jara, Camelia, Ramiro y Hugo, estos cinco cuarentones que comparten piso porque, de no ser así, no llegarían a fin de mes.

"Casi siempre se escribe con una intención, y muchas veces se modifica, pero aquí quería dar la idea de que se podría vivir de otra manera y que hay que vivir el ahora sin abandonar la lucha", cuenta a Efe Gopegui sobre esta historia (Literatura Random House) localizada en el Madrid más actual.

En concreto, la escritora pone a cuestionárselo todo a este grupo de amigos tras la desaparición consentida de Jara, esa suerte de amiga bisagra que mantiene el rumbo de estos "náufragos" que pelearán cada uno a su manera para que ese conglomerado de amistad que han construido no se rompa con la huida de la que es la persona que les recordaba continuamente que "hay que seguir peleando".

"Es cierto que a estas generaciones de personas les han quitado su embarcación. Construir una casa es construir un tejido de relaciones y para eso hay que tener unas mimbres, y si no tienes casa eres como un náufrago que no tienes cómo protegerte.

Pero ellos no solo luchan para defender su propio barco", matiza. No solo, cierto, porque cada uno lleva una pelea personal con la que Gopegui golpea a la mente, al corazón y a las tripas. Porque si bien la amistad y la lealtad son dos de los pilares de la novela, la crítica social y la introspección en las relaciones sentimentales también fluyen en estos cinco personajes cuyo protagonismo está medido para que todo lo que le pase a uno le afecte al resto.

"Eso es algo contra lo que me debato porque en general el mundo literario está muy centrado en el yo y las novelas que más me importan son las que parten de un grupo, pero no es fácil hacerlo porque con estas novelas coral estás luchando contra una tradición de siglos", dice Gopegui, autora también de "La conquista del aire", "La escala de los mapas" o "El lado frío de la almohada".

Y con estas premisas la escritora meterá al lector en la vida de Camelia, la voz reivindicativa pero hecha desde lo "concreto", del "aquí y ahora", una mujer que comparte su pasión por el sindicalismo con Ramiro. Los dos protagonistas que son la parte mental de esta historia, esas personas prácticas y resolutivas que ayudarán junto a Hugo a Lena a encontrar a Jara, su amiga del alma su otra mitad.

Pero si Gopegui ha conseguido algo en "Existiríamos el mar" es diseccionar de manera pulcra el sentimiento de amistad, ése que es leal y respetuoso, temeroso y asertivo.

"Escribir tiene una parte de procesar las experiencias que se han vivido y a dónde diriges la mirada. He tenido la suerte de conocer la amistad y me interesaba dirigir la mirada a esos comportamientos que parecen naturales y no lo son, porque siempre está la voluntad de llevarse sin oponer resistencia y hay que decir que no a veces", reflexiona.

Con la pandemia también como trasfondo, aunque nada de esta situación afecta a sus personajes, Gopegui ha creado un universo vital de personas de carne y hueso que quieren vivir y luchan por hacerlo.