Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El Angelus de Jean-F. Millet


JEAN-FRANÇOIS MILLET - El Ángelus (Museo de Orsay, 1857-1859. Óleo sobre lienzo, 55.5 x 66 cm) / Wikipedia JEAN-FRANÇOIS MILLET - El Ángelus (Museo de Orsay, 1857-1859. Óleo sobre lienzo, 55.5 x 66 cm) / Wikipedia

El cuadro que hoy comentamos es, sin duda uno de los más conocidos de la Historia del Arte. Baste con decir que fue toda una inspiración para un pintor de la categoría de Salvador Dalí, que realizó varias versiones de esta obra, llegando a escribir un ensayo que tituló El mito trágico del Angelus de Millet, haciendo una interpretación de lo que se muestra y de la que hablaremos más adelante.

Su autor, Jean-Francois Millet fue un pintor francés al que se le encuadra en los movimientos realista y naturalista. Nacido en una familia campesina, sus primeros estudios los realiza con un pintor de Cherburgo, para luego trasladarse a París, al taller de Delaroche.

Influido por el polifacético Daumier, Millet practica una pintura de tinte social en la que contrasta la vida sencilla del campo con la degradación de la sociedad industrial. La exaltación del campesinado y el trabajo rural se puede decir que fue la aportación de este pintor a la denominada Escuela de Barbizon (o de Fontainebleu), movimiento en los que muchos ven el germen del impresionismo, y cuyos miembros recibieron la influencia de Corot y Constable. Pero no podemos obviar la influencia también de pintores como Miguel Ángel o Poussin, que observamos en su trilogía de El sembrador, Las espigadoras y el que hoy centra nuestro comentario, El Angelus.

El Angelus data de entre 1857 y 1859. Se trata de un óleo que se conserva en el Museo de Orsay, en París (Francia). Como ya hemos comentado, en la pintura de Millet se encuentra la dicotomía entre el mundo rural, considerado como bueno, versus el sector obrero, que se desplazaba en masa a las grandes urbes, llamados por la Revolución Industrial.

En el cuadro se nos muestra una pareja de campesinos que han detenido (aparentemente) su labor para rezar el ángelus, oración católica, y que recuerda el saludo del arcángel Gabriel a María en la Anunciación. Tras las figuras un llano raso que se pierde en el horizonte, de cuya línea sobresale el campanario, lugar del que surge el tañir de las campanas que señalan el momento. El atardecer provoca un contraluz en el que se difuminan las formas, transformando al hombre y a la mujer en dos siluetas de recogimiento. En el suelo aperos de labranza, en el centro un cesto con productos de la tierra. Es este cesto el que provocó el interés exacerbado de Dalí, que afirmó que en un primero momento lo que se representaba era el entierro del hijo de los dos labradores. Efectivamente, al someter el lienzo a una radiografía se pudo comprobar que la cesta sustituía a un pequeño ataúd. Por tanto, lo que en principio pudiera ser una escena popular, fue en el inicio la representación de un drama.

Toda la obra se encuentra envuelta en un recogimiento, en un murmullo de oración que conmueve más allá de las creencias, que deja atrás las claves que había marcado la pintura romántica para crear una pintura universal.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad acaba de publicar su quinta novela, El amante pluscuamperfecto, con Ediciones Ondina.

Actualmente es concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider