Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Marcel Duchamp ayuda a Antoni Tàpies a poner la realidad en primer plano


La Fundación Antoni Tàpies ha escogido como hilo conductor de sus dos nuevas exposiciones, "Tàpies. La realidad en primer plano", y "Saâdane Afif. Los archivos de la Fuente y más allá...", al francés Marcel Duchamp, quien hace más de sesenta años influyó en Antoni Tàpies para ampliar la noción de realismo.

La comisaria de "Tàpies. La realidad en primer plano", Núria Homs, ha explicado este jueves a Efe que la nueva muestra, que continúa las llevadas a cabo desde hace más de un lustro sobre diferentes etapas de la trayectoria del artista catalán, se centra en esta ocasión en la producción de las décadas de 1960 y 1970, en la que consolida el "lenguaje de las pinturas matéricas" y hace "una apuesta por incorporar el objeto en las obras".

Homs ha remarcado que, aunque al barcelonés se le haya tildado de "abstracto, él no se consideraba como tal, sino que se sentía mucho más realista que artistas que así se denominaban y siempre quiso que el arte estuviera conectado con la realidad, que fuera útil a los hombres, poniendo la realidad en primer plano".

Un total de 43 obras, un libro bibliófilo, tres audiovisuales, fotografías y documentos diversos se exhiben en esta exposición, que se podrá visitar hasta el 30 de enero del próximo año, con lienzos como "Gran tela blanca atada", de 1969, que no se había expuesto en Barcelona antes, o con otras "muy políticas" como "Inscripciones y cuatro barras sobre arpillera", de la colección del periodista Tatxo Benet, de 1971, y que no se pudo ver en público hasta 1976.

También se muestran otras obras como "A la memoria de Salvador Puig Antich", de 1974, en recuerdo del militante anarquista ejecutado por el régimen franquista, o "Companys", de 1974, que igual que la anterior opta por alusiones no tan directas como la de "Inscripciones y cuatro barras sobre arpillera", buscando la polivalencia.

La "Caputxinada", un encuentro antifranquista de 1966 en el que el pintor participó, queda plasmada en "Pila de platos", de 1970. Núria Homs ha comentado que Tàpies conoció a Duchamp en Barcelona en el año 1958 y luego volvieron a coincidir en Nueva York.

El francés defendía, en un momento de Nuevo Realismo, que el espectador que "interactuaba con la obra era quien la completaba" y Tàpies vivió "toda la ebullición de estas nuevas ideas" y en sus obras empezaron a predominar los objetos, que en ocasiones acabaron siendo en sí mismos la obra de arte.

A lo largo del recorrido expositivo, el público verá las referencias constantes del artista catalán al mundo cotidiano con objetos que quiere "antimodernos", desde muebles viejos, ropa sucia, utensilios de cocina, alfombras, cuerdas, abanicos, radiografías o un somier más que amortizado.

Otras obras destacadas son "Paja y madera", de 1969, donde a partir de un mito védico quiere poner de manifiesto la "importancia de las cosas sencillas y humildes", mientras que en "Materia en forma de pie", de 1965, muestra un pie que no es bonito, sino "sucio, lleno de callos y cicatrices porque remite al trabajo, al esfuerzo, al contacto con la tierra".

La exposición coincide en el tiempo con "Saâdane Afif. Los archivos de la Fuente y más allá...", un proyecto del francés Saâdane Afif, quien desde el año 2008 ha reunido todo tipo de publicaciones que contenían una o más reproducciones de "Fountain" (Fuente), la obra que Marcel Duchamp presentó en 1917 a la primera exposición de la Society of Independent Artists de Nueva York, bajo el seudónimo de R.Mutt.

La obra, un urinario colocado al revés y que no fue admitida, le sirvió a Duchamp para poner a prueba los límites de la política de admisión de la muestra, a la vez que quiso destruir la noción de la singularidad del objeto del arte, aunque su pieza, que hizo desaparecer, se ha convertido en una de las obras de arte más emblemáticas e influyentes del siglo XX.

En declaraciones a Efe, Afif ha indicado hoy que desde siempre se ha interesado por "la relación que establecemos con las obras de arte y 'Fountain' es una pieza ejemplar sobre esta cuestión".

Con su trabajo, quiere asimismo destacar que, "según la manera en la que se enseñan, las piezas de arte producen relatos y narraciones".