Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La memoria que nos persigue


Vuelvo a un gran escritor para recomendar una gran novela, El ruido de las cosas al caer de Juan Gabriel Vázquez (Bogotá, 1973). Mi pasión por la buena Literatura me llena de consuelo y alivio en circunstancias adversas y tímidamente benévolas. El compromiso social de la literatura es uno de los motivos que nos muestra la grandeza de este arte de muchas miradas en el que confluyen hermanadas la emoción y la verdad.

El título ya sugiere un relato el que los ingredientes de la narración se combinan a la perfección: una buena historia, personajes llenos de matices y un ritmo narrativo que te deja sin aliento. Colombia en diferentes tiempos del siglo XX de los que el autor deja constancia y verdad. El recuerdo de Gabriel García Márquez no pasa desapercibido, el primer capítulo tiene sus ecos, un capítulo genial que te engancha hasta la última línea. La ficción y la realidad se mezclan en las dosis necesarias para llenarnos de admiración. El zoológico de Pablo Escobar, ahora abandonado y custodiado por el Estado para recibir visitas, es un ejemplo de ello.

Los personajes descritos con precisión llegan a cobrar la vida que necesitan para conocer, a través de sus hechos, un país que impresiona. El castellano potente con americanismos y expresiones propias de la zona adorna la narración con el arte de un maestro del idioma. El poder de una prosa que transmite memoria cuando la ficción radica en un ejercicio de imaginación moral, ya que el presente no existe en realidad, todo es recuerdo

El narcotráfico se identifica con este lugar en el que la violencia se ejerce indiscriminadamente, violencia con actores colectivos. Todo el que se enriquece con el desorden y el desequilibrio de los demás hasta su destrucción comete un atentado contra la Humanidad y su indagación nos ayuda a comprender un pueblo y una historia.

Billares, aviones, pilotos muertos pasajeros inocentes que sufren accidentes, la Casa de la Poesía, la poesía modernista de José Asunción Silva Una noche toda llena de perfumes/ De murmullos y de música de alas, el descubrimiento de la personalidad de Ricardo Laverde y de Antonio Yammara, “Y eran una sola sombra larga”, a través de los diferentes capítulos en lo que apreciamos el ruido de un objeto o de un consolador o de un cuerpo que huye. Nos detenemos a apreciar paisajes y perfiles con olor a guanábana y sabor a ron blanco. Un hombre que no será capaz de recuperar lo que era antes, cuando ha cometido errores que transformarán su vida.

Hay un grito entrecortado, o algo que se parece a un grito. Hay un ruido que no logro, que nunca he logrado identificar. Un ruido que no es humano o es más que humano, el ruido de las vidas que se extinguen pero también el ruido de los materiales que se rompen. Es el ruido de las cosas al caer desde la altura, un ruido interrumpido y por lo mismo eterno, un ruido que no termina nunca, que sigue sonando en mi cabeza desde esa tarde y no da señales de querer irse, que está par siempre suspendido en mi memoria, colgado en ella como una toalla de su percha.

El amor, el desamor, el amor sin pasión y las largas despedidas de las vidas que se abandonan y te llevan a que nadie te espere, a que nadie salga a buscarte para defenderte del mal del mundo.

Colombia: rojo, azul y amarillo. Libertad, caridad, salud, justicia, virtud, clemencia. Ese bello y maltratado país en el que la poesía acosa en los momentos más inesperados a los letraheridos.

La lucha contra la droga tiene que ser la verdadera historia. En estos días imágenes dramáticas de la situación de Cali y Bogotá nos han llenado de preocupación. Este pueblo hermano nos hace tender puentes con este gran escritor que cuenta con mi admiración y profundo respeto.

María C. Galera fue ayudante de Don Enrique Tierno Galván. Es Doctora en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura Castellana.