Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La danza de Henri Matisse


Hoy comentamos una de las obras que comparte tanto veneración como incomprensión por parte del gran público, tal y como sucedió cuando se presentó por primera vez en 1909.

Su autor, Henri Matisse, está considerado como uno de los mejores representantes del fauvismo, movimiento pictórico cuyo fundamento es el color, aplicado no con los matices de los impresionistas (movimiento opuesto), sino de una manera primitiva, salvaje, casi con fiereza (fauvé en francés significa fiera). En este estilo no es la luz la que matiza los colores sino que son estos los protagonistas sin más reglas que los ajusten, y con los que el artista puede manifestarse en libertad, creando así un mayor ímpetu expresivo. Las pinceladas son gruesas; se renuncia a la perspectiva clásica y podemos hallar tanto reminiscencias de artes exóticas venidas de África, como procedentes de algunos “impresionistas” más rompedores como es el caso de Van Gogh y Gaugin, pintores más unidos al color que a la luz. Los fauvistas se encuentran mucho más cerca del expresionismo que de una pintura realista.

Estas características que hemos señalado podemos encontrarlas en el cuadro que analizamos: La danza. Cinco bailarinas que acometen esa actividad, formando una elipse, sobre un suelo verde y bajo un cielo azul. El azul y el verde son dos colores que están muy próximos en la gama cromática (recordemos que uno es primario del otro junto al amarillo), por lo que no hay una ruptura visual entre ambos colores. Sin embargo, la carnación de las figuras es de un tono anaranjado rosáceo en la versión de 1909, y más rojizo en la de 1910, pero ambas resaltan enormemente sobre el lienzo. Los expertos señalan que la inspiración de este cuadro se encuentra en Los bañistas de Cézanne, adquirido por Matisse en 1889.

Volviendo al cuadro que nos ocupa, las cinco figuras no responden anatómicamente a la realidad sino que los cuerpos se deforman en aras de la danza salvaje a la que se entregan. Vemos como en el centro de la composición, y para acrecentar el movimiento (que sigue el de las agujas del reloj) la mano de una de las bailarinas se extiende en el esfuerzo de alcanzar a su compañera más próxima, ocupando el centro vacío. Incluso podemos hablar de una adecuación al marco, propio del precedente medieval, al observar como las cabezas de las mujeres del fondo se agachan para no dar con el límite superior del lienzo.

La temática abre todo un mundo de posibilidades. Puede ser desde una danza ritual del Pacífico (en esa relación con Gaugin) o de unas bacantes en una celebración dionisiaca. Sea lo que sea, representa la síntesis del impulso humano primigenio de danzar.

Matisse con este cuadro rompe moldes, haciendo del color el elemento coordinador de todo el cuadro: azul, verde, naranja, que al visualizarlo se transforman en distintas emociones. Algo tan obvio como cuando elegimos los colores que queremos nos rodeen en nuestro hogar, o queremos que nos vistan. Tonos cálidos que alegran la vida, tonos fríos que nos llevan a la tranquilidad o la melancolía.

Tal vez el mérito del fauvismo fue ese, transformar en actor principal un elemento como el color para crear sensaciones poco filtradas por la razón, que llegan a conmovernos. En palabras del propio Matisse “un solo tono no es más que color; dos tonos son un acorde, son vida”.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad acaba de publicar su quinta novela, El amante pluscuamperfecto, con Ediciones Ondina.

Actualmente es concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider