Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Las Cuatro Estaciones, de Giusseppe Arcimboldo


Hoy vamos a comentar no una, sino cuatro obras del poeta italiano Giussepe Arcimboldo.

Corresponde a la serie de Las cuatro estaciones que el pintor ofreció al emperador Maximiliano de Habsburgo en 1569, a la que seguiría posteriormente otra dedicada a los cuatro elementos.

Giussepe Arcimboldo nace en Milán en 1527, ciudad en la que muere en 1593, tras pasar parte de su vida en Viena. Cronológicamente, por tanto, pertenece al Cinquecento italiano, y estilísticamente al movimiento manierista, especializándose en el retrato y el bodegón, cuya síntesis, sin duda podemos contemplar en las obras que hemos mencionado, ya que gusta representar el rostro humano a partir de flores, plantas, animales u objetos que, colocados de un modo determinado y concreto en el lienzo muestra una semejanza reconocible. Esta semejanza se puede encuadrar dentro de la ilusión óptica denominada pareidolia, muy cercano a la anamorfosis. Pictóricamente se denomina esta técnica “cabezas compuestas”.

Arcimboldo, además de pintor, es filósofo y poeta, lo que le hace tener no sólo una mirada artística, sino estética y reflexiva, además de estar dotada de un gran sentido del humor, que encontramos en esas cabezas que son caricaturas del significante cuando se trata de oficios, o, como es el caso de la serie que comentamos, los símbolos representativos de la primavera, del verano, del otoño y del invierno. Cada objeto, cada elemento se integra de una manera precisa y cuidadosa para acentuar la visión global que lleve a la retina del espectador ese impacto del todo para luego acabar en el análisis de las partes. Por ello las obras del pintor milanés gozaron de gran popularidad en el siglo XVI gracias a la creación del efecto caricaturesco y, a la vez, del juego intelectual.

Centrándonos en la serie que suscita nuestro comentario, debemos señalar que de la versión original solo quedan El invierno y El verano, que se encuentran expuestos en Viena. De las otras dos estaciones solo subsisten copias.

La primavera es una mujer que mira hacia la izquierda. La composición es un conjunto de flores que juegan con los rasgos femeninos, adornados por una gorguera de margaritas, los ojos formados por bayas de belladona y un vestido de hojarasca verde luminosos.

El verano también se representa por un rostro femenino, pero vuelto hacia la derecha, y supone una metáfora del huerto, ya que está formado por frutas y hortalizas veraniegas entre las que distinguimos un melocotón, una berenjena y una mazorca que ayudan a trazar los rasgos de la cara.

Las estaciones más ásperas son representadas por hombres. El otoño dirige su mirada hacia la izquierda, y vemos como sus rasgos son hoscos. El tema central es la vendimia. Lo observamos en la cuba de la emerge el cuello, y en los pámpanos de uva que forman el cabello. También la fruta de la época cobra protagonismo, así como las setas, la calabaza y las castañas.

Finalmente el invierno, un anciano de piel arrugada porque el pintor ha elegido para representarlo el tronco de un árbol, en el que el ramaje forma la barba raída. Vestido con un serón de paja, solo muestra la viveza del color en la naranja y el limón que cuelgan de su cuello, frutas de invierno en la cuenca mediterránea.

No cabe duda que la pintura de Arcimboldo, al margen de su calidad técnica, que la tiene sin duda, nos invita a una contemplación en la que el juego, la ironía y el humor nos abren nueva vías de entender el arte.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad acaba de publicar su quinta novela, El amante pluscuamperfecto, con Ediciones Ondina.

Actualmente es concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider