Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Marc Recha: "Mis personajes viven a la sombra de un paisaje"


El cineasta Marc Recha. El cineasta Marc Recha.

El Pirineo, Menorca, las comarcas de Ribera d'Ebre y Garraf, la Vall de Gallinera o el barrio de Vallbona son algunos lugares que Marc Recha ha retratado en sus películas, donde los personajes "viven a la sombra de un paisaje", según ha señalado el cineasta, al que la Filmoteca de Catalunya dedica estos días un ciclo.

"Marc Recha: cine en las venas" es el título de la retrospectiva que finalizará el próximo 21 de abril con la proyección de "Els ponts de Sarajevo".

"El espacio donde sucede la acción de mis películas es muy importante para mí, nunca ruedo en un lugar que no conozco, en todos he tenido vivencias, como la Vall de Gallinera, donde sucede 'L'arbre de les cireres', una zona en la que había trabajado de camarero antes de dedicarme al cine", recuerda.

Los paisajes de las películas de Recha están relacionados con su vida "porque lo que él hace es lo que Jose Pla llamaba ficción autobiográfica", ha apuntado el actor Sergi López, intérprete de varias de su obras, en la mesa redonda organizada en el marco de la retrospectiva.

"Recha es un gran admirador y conocedor de Josep Pla y tiene con él varias cosas en común -ha añadido el ensayista Xavier Pla-, como su mirada personal e intrasferible y su capacidad para enseñar a mirar al espectador y conseguir que se fije en cosas en las que nunca se había fijado".

Como el barrio de Vallbona de Barcelona, una zona periférica rodeada de autopista que los barceloneses apenas miran de reojo cuando salen de la ciudad por alguna de las muchas autopistas y carreteras que la rodean y que, sin embargo, en la película "Petit indi" se convierte "en un lugar habitado por seres humanos y animales, porque Marc trata a los humanos como un animal más", ha añadido López.

El actor también ha destacado la capacidad de Marc Recha para "captar la veracidad y la magia del momento", aunque para ello haya que improvisar durante el rodaje y modificar la planificación.

"El cine es una gran aventura colectiva -ha agregado el realizador- y, a veces, el rodaje es más interesante que la propia película". En el ciclo de la Filmoteca de Catalunya cobra protagonismo la obra de juventud del cineasta Marc Recha (L'Hospitalet de Llobregat, 1970), que a los 11 años empezó a grabar con una cámara súper-8.

La cinemateca catalana ha seleccionado diferentes cortometrajes de Recha rodados entre 1984 y 1988 con una cámara súper-8 e interpretados por sus familiares o amigos, que dejan ver las influencias cinéfilas del realizador, que van desde el género fantástico al policíaco.

En 1988 Recha se marchó a París, donde trabajó con el cineasta Marcel Hanoun; y tres años después debutó en el largometraje con "El cielo sube", su único filme en castellano, que se presentó en los festivales de Locarno y Venecia y recibió el reconocimiento unánime de la crítica.

Su segundo largo, "L'arbre de les cireres" (1998) recibió el premio Ciudad de Barcelona, y en 2001, con "Pau i el seu germà" participó en la sección oficial de Cannes, mientras que en 2003 "Les mans buides" fue seleccionada en la sección "Un certain regard" del festival francés.

"Un dia perfecte per volar" (2015) y "La vida lliure" (2017) han sido las últimas películas dirigidas por Marc Recha, que actualmente trabaja en dos nuevos proyectos.