Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Mafalda, la cantante de origen real: "Mi música habla por sí misma"


  • Escrito por Javier Herrero
  • Publicado en Cultura
La cantante Mafalda. La cantante Mafalda.

La joven artista Mafalda pisa cada vez más fuerte el camino que se ha ido trazando sin apelar a un apellido que la emparenta con la realeza europea. "Mi música habla por sí misma", esgrime en una charla con Efe a unos días de presentar en vivo en Madrid sus nuevas canciones de pop alternativo y atmosférico.

Formada en la prestigiosa Berklee College of Music de Boston (EE.UU.), la hija de la exmodelo internacional Rosario Nadal y el príncipe Kyril de Bulgaria ha puesto mucho énfasis en ser conocida sencillamente por su nombre de pila, que heredó de la tía de su bisabuela.

"Es mi familia y mis raíces, me siento extremadamente agradecida a ellos y no lo quiero esconder, pero mi música habla por sí misma", explica Mafalda (Londres, 1994), consciente de que esos orígenes pueden hacer que "la gente se haga una idea previa" que poco tiene que ver con la realidad.

Intérprete y compositora de sus propias canciones desde los 15 años, cuenta que desde el primer momento ha contado con el apoyo de su entorno: "Siempre supe que quería dedicarme a la música; mi madre nos llevaba a muchos conciertos y yo me empapaba de esa energía, quería ser parte de eso".

Fue en 2019 cuando publicó su primer EP, el autoeditado "Daisy Chain", que fue definido como "dark pop" (el mismo estilo al que se suele adscribir la música de Billie Eilish, por ejemplo) y que estaba íntegramente compuesto en inglés.

Acaba de ver la luz "Bailando sin sentido", su segunda grabación, de nuevo por su cuenta y riesgo y con otros cinco cortes en los que se advierten cambios. Para empezar, su música mantiene las programaciones digitales como base, pero adquiere un tono más atmosférico, "con melodías anglosajonas y beats más latinos".

Probablemente sea una consecuencia del otro gran cambio, ya que la mayor parte de los temas llegan en castellano, después de lanzarse hace dos años precisamente en un concierto en Madrid a cantar algo en este idioma.

"La energía con el público fue increíble. Dos días después me iba a Los Ángeles (EE.UU.) para grabar y ahí ya sabía que lo tenía que hacer en español", explica como una de las principales razones de este giro, más allá de "devolverle" también algo a sus raíces.

Bilingüe, pero formada siempre en centros angloparlantes, reconoce que fue "un reto" para ella enfrentarse "a una poesía diferente", una tarea que asumió junto a colaboradores como Carola Rosas o Dani Sobrino y cuyo resultado ha sido producido entre Cádiz y EE.UU.

Su voz muestra ahora un timbre aún más característico, algo que achaca a su crecimiento como artista. "También a que, a lo mejor, en este EP la emoción es diferente", añade.

"Bailando sin sentido" podría definirse como un disco introspectivo en el que lo de dentro fluye hacia fuera en forma de movimiento. "Es un álbum para desestresar, para sacar y que nada se quede ahí, más en este momento en que estamos bailando sin sentido", explica.

Empoderada y vulnerable a partes iguales, en canciones como "Así lo hago yo" o "Decir adiós" manifiesta sus propias contradicciones, algo que no ve necesariamente de forma negativa. "El mensaje de este disco es que, aunque nos sintamos confusos o inseguros, no estamos solos y que hay que confiar principalmente en uno mismo", señala.

Este próximo miércoles 21 de abril presentará sus temas en vivo en la sala Independance de Madrid y para el futuro a medio plazo ya piensa en su primer LP. "Antes quería descubrir lo que era Mafalda. Ahora sí estoy en ese punto", afirma.