Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La Fundación Juan Negrín ensalza el arte republicano de 'SIM'


La Fundación Juan Negrín, en las Palmas de Gran Canaria, ha inaugurado este viernes la exposición "SIM. El rostro de la guerra", que muestra por primera vez en España 120 obras de José Luis Rey Vila -alias "SIM"-, cartelista y pintor andaluz que puso su creación artística al servicio de la II República durante la Guerra Civil.

Esta exposición, que solo se ha podido ver hasta la fecha en Alemania, estaba programada para hacerla coincidir con la celebración del 129 aniversario del nacimiento del doctor Juan Negrín López, el 3 de febrero de 1892 en Las Palmas de Gran Canaria, pero la pandemia de la covid-19 se interpuso en los planes de la organización.

Está compuesta por dibujos, documentos, publicaciones y recortes periodísticos pertenecientes a la Colección Johannes Peter, que es el comisario de la exposición, y se podrá visitar hasta el 31 de julio.

Son tres los momentos históricos que ejercen de hilo conductor de esta retrospectiva de la obra de José Luis Rey Vila (Cádiz, 1900-París, 1983): las primeras luchas callejeras en Barcelona tras el golpe de estado del 18 de julio de 1936, la invasión de París por las tropas nazis y la liberación de la capital francesa.

El doctor en Historia del Arte Franck González, que ha participado en el catálogo realizado para la muestra, la ha descrito en rueda de prensa como "excepcional" por su carácter poliédrico, tanto de la obra como de la trayectoria vital de su protagonista.

Un artista que tenía una vida acomodada, que se ganaba la vida como diseñador y que, tras la insurrección franquista, "se posicionó" políticamente del lado republicano y decidió luchar por la causa "a través del arte", que también mutó, ha apuntado.

González ha hecho hincapié en que la obra de "SIM" arroja "una mirada sobre lo que fueron las variables endiabladas de la guerra y la posguerra" y también sobre "lo que pudo ser la vanguardia española" de no mediar el golpe de estado y la Guerra Civil, que rompieron las relaciones con París y el resto de Europa.

El comisario de la exposición, Johannes Peter, ha explicado que eligió Canarias para mostrar el legado de Rey Vila porque lleva media vida viajando a las islas para pasar largos periodos de tiempo y porque desde hace cuatro años se asentó definitivamente.

También ha explicado por qué su interés en el arte de "SIM": porque es oriundo de Saarbrücken, capital de la región del Sarre, que tras la Primera Guerra Mundial quedó bajo la administración de la Sociedad de Naciones hasta que quince años después se reincorporó a Alemania por decisión mayoritaria de su población en un plebiscito.

Precisamente por permanecer fuera del control del nazismo todo este tiempo, fue lugar de acomodo para los oponentes al régimen. José Luis Rey Vila, miembro del Sindicato de Dibujantes Profesionales de UGT, fue de los primeros que realizaron carteles para defender la causa de la República.

El arte se convirtió en un arma de propaganda y desde el 18 de julio del 36, para "SIM", "el miliciano es el único héroe", según palabras del crítico Franck González.

De esta época son las carpetas de dibujos "Estampas de la Revolución Española, 19 de julio de 1936" y "12 estampas de la guerra". El éxito de la primera, publicada por el sindicato CNT-FAI, motivó que UGT le encargase la segunda.

En 1937, la Generalitat envió a Rey Vila a París para que colaborase con el Pabellón de la República de la Exposición Universal. El artista gaditano nunca regresaría a España.

La obra de Rey Vila se centró a partir de entonces en el exilio republicano y posteriormente en el París ocupado. De ésta época son los dibujos que retratan columnas de soldados alemanes o vehículos de la Gestapo.

En los años siguientes Rey Vila dibujó el mayo del 68 en París y se recreó en temas como El Quijote o la tauromaquia.