Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Lola Herrera, cuarenta años con Mario


Lola Herrera. Lola Herrera.

La actriz Lola Herrera afronta durante estos meses, ahora con escala en su ciudad natal de Valladolid (del 7 al 11 de abril), el tramo postrero del vínculo personal y teatral que le une a "Cinco horas con Mario", una relación de más de cuarenta años en sucesivas etapas que acabará a finales de este.

"Nunca pensé que iba a disfrutar tanto tiempo con lo que estoy haciendo. Ha sido muy gratificante, gracias Miguel", ha manifestado Lola Herrera (Valladolid, 1935) con una dedicatoria cariñosa a Delibes (1920-2010), autor de la novela publicada en 1966 y de la adaptación escénica estrenada en 1979 en Madrid (Teatro Marquina).

Normalmente "no se da el caso de que una actriz recoja el mismo personaje a lo largo de tanto tiempo y que pueda seguir disfrutando, ha señalado Herrera no sin recordar también el caso del actor Enric Guitart (1909-1990), quien durante más de 5.000 representaciones en 25 años seguidos sostuvo otro soliloquio, "Las manos de Eurídice", de Pedro Bloch.

En "Cinco horas con Mario", ella abrió un vínculo con Menchu (Carmen Sotillo), "el personaje que más he hecho y con el que he podido probar más cosas, el que más satisfacciones me ha dado", ha admitido durante una rueda de prensa en la que el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha anunciado que propondrá la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad a la actriz.

En 1979, año de su estreno, en España "salíamos de una dictadura, la gente estaba situándose y sonreía poco a pesar de que el texto ofrecía posibilidades para ello", a diferencia de años posteriores donde otros públicos sí que se reían en determinados momentos, ha precisado la intérprete.

Lola Herrera ha comparado esta "evolución espectacular" con la que ella misma ha experimentado durante décadas en torno al personaje de Menchu, "pero todo estaba ahí, en el texto, gracias a la cantidad de espacios que Miguel Delibes dejó detrás de las palabras, de los reproches, de los silencios...", ha apostillado.

"En ese campo es donde he trabajado más a través del tiempo. Empecé con las palabras rellenas de tanto dolor y luego encontré otras cosas que Miguel Delibes dejó ahí, que estaban escritas y debíamos señalar", ha agregado.

Sorprendida y agradecida, Lola Herrera ha recibido y aceptado la propuesta de la Medalla de Oro que el alcalde ha considerado como "un órdago" por si la interesada objetaba o rechazaba la más alta distinción que concede el Ayuntamiento a un nacido en la capital donde la actriz residió hasta los 20 años.

"A los 12 años me subí al escenario del Teatro Calderón a cantar durante un campaña de Navidad", ha evocado sobre el escenario donde actuará entre los próximos 7 y 11 de abril para representar la adaptación escénica de la novela homónima que Miguel Delibes publicó en 1966 y dedicó a su amigo José Jiménez Lozano.

Muchos recuerdos, "sensaciones encontradas, mucha vida y momentos difíciles" atesora de su ciudad natal durante "una posguerra terrible", especialmente en el barrio de Las Delicias, de extracción obrera y ferroviaria, del que salió a los 20 años rumbo a Madrid.

El alcalde se ha referido al "momento especial" que supone la presencia en Valladolid de la popular actriz con "Cinco horas con Mario", ya que, como ella misma ha anunciado, a finales de este año clausurará la gira con la obra y el personaje (Menchu/Carmen Sotillo) que más fama y recorrido le ha procurado.

El estreno de este montaje se produjo el 26 de noviembre de 1979 en el Teatro Marquina (Madrid) y, tras sucesivas etapas la actriz retomó la obra en 2018, dos años antes de la pandemia que en marzo de 2020 obligó a detener un itinerario recuperado desde el pasado 12 de enero.