Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La partida de Ajedrez, de Sofonisba Anguissola


La pintura Partida de ajedrez es un óleo de Sofonisba Anguissola realizado en 1555. La pintura está firmada y fechada sobre el borde del tablero de ajedrez, donde la autora escribió: «sephonisba angvssola virgo amilcaris filia ex vera / efigie tres svas sorores et ancilam pinxit. mdlv» / Wikipedia. La pintura Partida de ajedrez es un óleo de Sofonisba Anguissola realizado en 1555. La pintura está firmada y fechada sobre el borde del tablero de ajedrez, donde la autora escribió: «sephonisba angvssola virgo amilcaris filia ex vera / efigie tres svas sorores et ancilam pinxit. mdlv» / Wikipedia.

Se puede decir que la pintora del cuadro que hoy traemos al comentario fue. en su momento una de las más conocidas de su época, famosa en el género del retrato y la pintura religiosa. ya que como mujer le estaba prohibido acudir a las clases de anatomía y desnudo, lo que frenaba en gran manera la posibilidad de realizar otro tipo de género, como el mitológico, tan popular en el Renacimiento.

Su despegue como artista se inicia en la ciudad de Roma, en donde conoce y completa su formación con uno de los más grandes, Miguel Ángel. Dentro de su obra cabe destacar multitud de autorretratos que se hizo a sí misma a lo largo de su longeva vida, en los que vemos la evolución del paso del tiempo por un ser humano, siendo uno de los estudios fisognómicos más completos.

En 1559 es invitada, a instancia de Fernando Álvarez de Toledo, Duque de Alba, a la Corte de Felipe II, donde ejerció de dama de Isabel de Valois, esposa del monarca. Pronto se entabló entre ellas, reina y pintora, una relación que desembocó en alumna y maestra. Sofonisba ya había mostrado unas grandes dotes pedagógicas ejercidas con sus propias hermanas.

La artista permaneció durante catorce años en la corte española, para luego residir en Sicilia, primero, y luego en Génova y Palermo, al albur de sus dos matrimonios. Alcanzó la envidiable edad de noventa años, dejando tras de sí una obra de gran calidad, entre la que destaca, como ya hemos dicho, el retrato, algunos de los cuales fueron atribuidos, inicialmente a otros pintores, como Juan Pantoja de la Cruz, a causa de ese injusto techo de cristal que ha mantenido a muchas artistas siglos en el olvido. La técnica que aplicaba Sofonisba se podía considerar una mezcla de la italiana y la flamenca, combinando las escenas cotidianas con la imagen culta y amante de las artes, de una manera natural. Esa “frescura” fascinó al mismísimo Van Eyck, quien la conoció ya anciana pero capaz de transmitir aún entusiasmo por lo pictórico.

La obra que comentamos, La partida de ajedrez, corresponde a su etapa en Cremona, su lugar de nacimiento y nos describe una escena familiar en la que dos de las hermanas de la pintora (eran seis), Elena y Minerva, juegan una partida, mientras que la más pequeña, Europa, las contempla. En un lateral una criada vigila.

Lo primero que podemos destacar de este cuadro es el juego de las miradas. Ninguno de los cuatro personajes se están mirando entre sí: la mayor, Elena, mira al espectador, la segunda, Minerva, mira a aquella, mientras que la más pequeña, Europa, sonriendo abiertamente, contempla a Minerva. La composición la cierra la criada que parece vigilar a todas. Este recurso, que luego veremos muy utilizado por otros pintores en el Barroco, resulta ser una de las constantes en la pintura de Sofonisba. Las tres hermanas muestran las vestimentas propias de su estatus acomodado: joyas, bordados y peinados elaborados, mientras que la criada contrasta con la sencillez de su clase. La escena respira felicidad.

Al fondo un roble, que simboliza la firmeza de la familia, tras él un paisaje azulado a la manera flamenca, difuminándose hacia el horizonte. El propio juego, dado que tiene un marcado carácter intelectual, está cargado de contenido: mujeres jugando al ajedrez, mujeres inteligentes y capaces, con derecho a pensar y opinar.

El propio Vasari, pintor, arquitecto y teórico del arte, famoso por su libro acerca de la vida de los pintores escribió sobre esta obra de Sofonisba : "He visto este año en Cremona, en la casa de su padre, un cuadro hecho con mucha diligencia, la representación de sus tres hijas, en el acto de jugar al ajedrez, y con ellas un anciano criada, hecha con tanta diligencia y facilidad, que parecen vivas, y lo único que falta es el habla”.

El cuadro está firmado y fechado en el borde del tablero, donde Anguissola dejó esta inscripción: "SOPHONISBA ANGUSSOLA VIRGO AMILCARIS FILIA EX VERA EFFIGIE TRES SUAS SORORES ET ANCILLAM PINXIT MDLV": "Sofonisba Angussola virgen hija de Amilcare pintó estas tres hermanas y una sirvienta de la vida”.

Podemos constatar las características esenciales del estilo de Anguissola: el tratamiento de la luz, con fondos sobrios u oscuros y partes de colores vivos específicas como los rostros, las manos y los vestuarios, lo cual crea un contraste entre la persona retratada y el ambiente que la rodea.

Durante tiempo a Sofonisba Anguissola la cupo el “honor” de ser la única mujer en tener cuadros colgados en el Museo del Prado, algo que resulta chocante e injusto, pero que responde, como ya hemos dicho anteriormente, al concepto discriminatorio que el Arte ha mostrado hacia las artistas hasta la mitad del siglo XX, en el que se reivindicaron figuras como Sofonisba o Artemisa Gentileschi.

Termina marzo, mes de la mujer, y qué mejor manera de hacerlo que recordando a esta pintora, ejemplo de otras que la sucedieron, y cuya vida y obra sigue siendo un ejemplo de seguir una vocación, a pesar de las adversidades.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad acaba de publicar su quinta novela, El amante pluscuamperfecto, con Ediciones Ondina.

Actualmente es concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider