Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Carole Fives: "El humor se considera vulgar en la literatura"


  • Escrito por Carmen Naranjo
  • Publicado en Cultura

La escritora francesa Carole Fives reconoce que el humor en literatura "se considera vulgar, como si solo los grandes dramas tuviesen valor literario" pero en su última novela le permite hablar del cáncer y la soledad de una mujer que se rebela contra el papel de "perfecto chivo expiatorio" de las madres.

"Llamadas de mamá", publicado en español por la editorial Sexto Piso, es el título de la novela de la escritora y artista plástica Carole Fives (Pas-de-Calais, Francia, 1971), protagonizada por la única voz de Charléne a través de las constantes llamadas y los continuos mensajes en el contestador que deja diariamente a su hija.

Llamada a llamada, la arrolladora personalidad de Charléne va dejando constancia de sus manías y recriminaciones, pero también de la soledad y su negativa a ceder terreno a la vejez, aún cuando le diagnostican cáncer y depresión.

"Quería dar voz a la mujer de más de 60 años, que ya no se reconoce en los anuncios ni en los discursos políticos, que ya ha cumplido su papel, ha tenido hijos, se le pide que desaparezca del mapa. La imaginamos sola, en su cocina, con sus cigarrillos, su café y llamando por teléfono a sus amigas. Sin embargo, Charlène todavía pretende tener derecho a una vida sexual, sentimental y social, no quiere desaparecer...", explica la autora en una entrevista con Efe.

Al principio imaginó la novela como un diálogo telefónico con su hija, pero la voz de Charlène era tan potente que la interlocutora desapareció: "Así que no es ni un diálogo ni un monólogo, porque siempre está hablando con alguien. Es un diálogo unidireccional. El otro no tiene espacio. Charlène lo desborda, su flujo verbal ocupa todo el espacio, es a la vez tóxico y conmovedor, es muy contradictorio".

Inspirada parcialmente en su madre y en ella misma, Fives recuerda que Margueritte Duras decía que, desde el punto de vista de sus hijos, las madres están todas locas.

"A las madres se las hace cargar con mucho, demasiado; son las creadoras del mundo, por lo que son necesariamente culpables; son los chivos expiatorios perfectos. El psicoanálisis también carga con muchísima fuerza la figura de la madre, como fuente de todos los males... Pero las madres están hartas, se rebelan", dice Carole Fives.

Y Charlène, explica, "es una madre y abuela indigna. No soporta a sus nietos, es egoísta, lo contrario de lo que se espera de una madre: una figura admirable, benévola, sacrificada... Charlène ha comprendido que sus sacrificios no la han llevado a nada, ha comenzado a rebelarse".

Todo ello plasmado en la novela con un gran sentido del humor que, asegura, a pesar de que se considera "vulgar" en la literatura, "esconde a menudo aspectos dramáticos y eso es lo que lo hace elegante, poderoso, no se regodea en el drama, da un paso a un lado, nos salva".

Carole Fives se ríe mucho leyendo a Samuel Beckett, Valérie Mréjen, Michel Houellebecq: "Es una risa cercana a las lágrimas, y es ahí donde cobra verdadera fuerza". Y además, defiende la escritora, se puede hablar de todo con sentido del humor, incluso del cáncer y de la soledad.

"Charlène necesita tantos cuidados, que se ocupen de ella, que casi se alegra de tener cáncer: Al menos durante un tiempo se preocupan por ella, la llaman por teléfono, van a verla...". Su protagonista, asegura, es una mujer-niña. Nunca se ha sentido bien siendo madre o abuela". Y es un personaje tan pesimista que termina volviéndose cómico.

Su protagonista está dispuesta a dejarlo todo por una cita de Tinder o Meetic y, a pesar de ello, no tarda en desmoronarse y los hombres la decepcionan muy rápido. "También tiene un fondo muy depresivo, y dice en voz alta lo que muchas mujeres piensan en voz baja. Me parece muy moderna, no es sumisa, y tiene un lado muy de heroína de Almodóvar", dice su creadora.