Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Sibelius en el Auditorio y Miró en Mont Roig. Tout à fait normal.


Retrato de Jean Sibelius. / Archivo. Retrato de Jean Sibelius. / Archivo.

Con normalidad. Una gran ocasión para acercarnos a este compositor finés que nos llegó del frío polar al cálido mediterráneo de Joan Miró.

Visitar el espacio musical en que la OCNE interpreta su Quinta sinfonía constituye un acontecimiento que merece todo su adorno nada superfluo sino meritorio.

Desde que la pandemia se ha instalado en nuestro país, –“pasará, esto pasará”- la cultura ha sufrido y sigue padeciendo unos embates propios de las justas medievales. Reconozco mi recelo al principio, hace meses, a la hora de acudir a eventos culturales: exposiciones, teatros, salas de conciertos…todo es romper el hielo (qué propio para estos días posfilomenos).

Yo lo rompí hace meses asistiendo a la representación de una comedia en el teatro Arriaga de Bilbao; un viaje exprés en avión en el que junto a mi hijo visitamos también el museo Guggenheim.

Si no quieres taza, taza y media: avión, museo y teatro. De golpe y sin anestesia; bueno, con precaución. Comprobé satisfecha que había merecido la pena “iniciar el fuego”.

Todas las medidas de seguridad se cumplían a rajatabla: desde el aeropuerto hasta las salas de exposición y el recinto de la comedia. Un éxito.

La palabra más repetida en los últimos meses: ‘normalidad’, con la coletilla sardónica y dolorosa de “antigua” enfatizando su empleo de convulsiva e involuntaria. Ni antigua normalidad, ni nueva. Igual que eso de las “antiguas pesetas” ¿Es que ha habido nuevas pesetas alguna vez? Qué manía con versionar y convertir los euros a pesetas como las ochenas de mi abuela. Ni son nuevas las pesetas, ni fueron antiguas, fueron pesetas y punto. Pues lo mismo con nuestros días: no añoremos la “antigua normalidad”, que solo de pensarlo nos genera agonía y depresión, ni determinemos “la nueva normalidad” cuya anticipación nos provoca una ansiedad incontenible y desmedida.

Si lo propio de esa condición de ‘normalidad’ según la RAE es lo normal, vamos a intentar ajustar la norma, lo habitual y hasta lo corriente en nuestras vidas. Sin sospechas ni reticencias. ¡Nada volverá a ser igual! De la misma manera que el río de Heráclito (540 a. C.- 480 a. C.) nos invita a no cruzarlo por el mismo sitio porque ni el agua ni nosotros seremos los mismos; afirmación ratificada por Plutarco (ca. 50 d. C – ca. 125) al redundar en la idea de transcurso, recorrido, dispersión, acercamiento y lejanía tanto para la corriente fluvial como para el hombre.

No es lo mismo acudir en estas fechas al Auditorio Nacional que hace un año o dos o una década: ¡¡cuánto ha llovido desde entonces!! (otra vez mi abuela) y ojalá siga lloviendo y vengan más Hortense, Ignacio

Aunque Sibelius (1865-1957) escribió tres versiones de su Quinta sinfonía, la más conocida e interpretada actualmente data de 1919 y fue estrenada por el propio compositor y la Orquesta de la Ciudad de Helsinki el 24 de noviembre de 1919. Tres intentos hasta que consiguió la que más orgullo y satisfacción le provocaban. Como (casi) todo en esta vida. Un frenesí de pruebas y de esfuerzo para conseguirlo o no…: pasar varias veces por el mismo puente o cruzar las aguas de un río. Pero nunca semejantes.

El recinto musical acoge a los espectadores con naturalidad, según los tiempos que estamos viviendo. Con “normas” nuevas, lo normal. Con total garantía y seguridad.

Accedemos en dos filas, números pares y números impares, manteniendo las distancias, sin apelotonamiento ni barullo, higienizados e hidroalcoholizados, con mascarilla y ocupamos nuestras butacas: separadas, de forma alterna: una sí y otra no. Con espacio a cada uno de nuestros lados (a mí me viene muy bien, cambio la posición de la pierna cuando la noto adormecida). El programa de hoy va intenso y variadito, como la vida misma:

El triunfo de Baco (de tres pinturas velazqueñas) de Jesús Torres (1965-), como mucho, pieza para los títulos de crédito de una película alemana (y ya es conceder) y Concierto para violín, 1 en sol menor de Max Bruch (1838-1920), magnífico y brillante.

Y comienza la Quinta. Tres movimientos. Trompetas, cuerdas y flautas. Asimétrico, ascendente. Se ondula el aire, grandioso, “animal”, pura “bestia”… inspirador de ensueños y paisajes fauvistas, como el pintado por Joan Miró (1893-1983) en Mont Roig. Folklórico y envolvente. Música y paisaje que emergen y crecen… y se ensanchan con placidez abarcadora. Ambos artistas unidos por su sentido de la libertad e independencia. Siempre impactan. Contrastes. Hiperbólicos. Sin descanso para la calma. In crescendo. Atormentado y brillante. ¡Qué buen marco sinfónico para esos viñedos y olivos de la “Montaña roja”! Con un estilo propio, el músico y el pintor, se reinventan a sí mismos y en 1919 coinciden en la creación de obras históricas. De espíritu inquieto, marcan un momento de gusto por lo propio de su país, con tintes populares y atentos, siempre, a la expresión del color, llenos de detalles naturales. Sibelius y Miró cuyo carácter nacionalista ya conocemos, se convierten en un compositor de protesta, y en pintor nacionalista, exaltando la idea de que la creación surgía del instinto más que del intelecto o de los sentimientos.

Tout à fait normal. Estamos viviendo lo normal de estos meses, lo normal de una pandemia y hay que vivirlo, igual que Sibelius y Miró lo hicieron en su momento y su realidad. Con normalidad.

La cultura es segura, ya lo creo…

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider