Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Ian McGuire: "'El abstemio' en los años 70 habría tenido consecuencias"


  • Escrito por Pilar Martín
  • Publicado en Cultura
Foto del escritor Ian McGuire, cedida por la editorial Seix Barral. Foto del escritor Ian McGuire, cedida por la editorial Seix Barral.

El escritor británico Ian McGuire regresa con "El abstemio", una novela que de haberla escrito en los años 70 le hubiera preocupado por sus "consecuencias" porque es escenario de fondo es uno de los hechos que marcó la relación entre Irlanda y el Reino Unido en el siglo XIX: el de los "Mártires de Manchester".

A través de una plataforma digital, como mandan los nuevos cánones impuestos por la pandemia, el británico (1964) cuenta a Efe que un "tropiezo" con esta parte de la historia del conflicto entre Irlanda y Reino Unido fue el que desencadenó esta novela que llega a España de la mano de Seix Barral.

"La novela empieza con este acontecimiento en 1867 (en el que el gobierno británico ahorcó en Manchester a tres líderes fenianos), un hecho que se había quedado olvidado en Inglaterra, incluso en esta ciudad británica, y me di cuenta de que nadie había escrito nada", explica.

Y no lo había hecho nadie, cree McGuire, porque "las relaciones de Irlanda y el resto del Reino Unido siguen siendo difíciles": "A los mártires de Manchester se les recordaban todos los años y en 1970 el desfile que se hacía se anuló por la violencia del IRA".

"En cierto sentido es difícil recordar algo así porque nadie se pone de acuerdo sobre lo que significa, desde Irlanda los ven como mártires y desde Inglaterra como asesinos, y llegar a un consenso es difícil, es más fácil obviarlo y olvidarlo", afirma.

Así, casi como una obsesión, se puso a investigar para crear la que es su tercera novela, un libro ambientado en esa atmósfera "negra como el hollín" de ése Manchester industrial porque en estas páginas hay "muchos vínculos" con el presente ya que "es una historia de unos hombres que estaban dispuestos a hacer lo que fuera por sus ideales, y eso es algo muy relevante ahora".

Una historia en la que sus protagonistas son el policía irlandés Jammes O'Connor, quien es trasladado a Manchester para investigar estos hechos; y Stephen Doyle, un irlandés que luchó en la guerra de Secesión americana y que vuelve a la ciudad británica para vengar la muerte de estos tres irlandeses independentistas. Un caso que los enfrentará.

Dos hombres que arrastran un pasado que más que separarles les une, pese a que luchen por causas diferentes hasta el último aliento. Por eso, reconoce entre risas, si hubiera escrito esta novela en los años duros del IRA, los años 70, hubiera sido "más difícil" y hubiera estado "más preocupado por las consecuencias": "Ahora es más mucho más fácil hablar de estas cosas".

"Me interesaba explorar el poder del fanatismo, o de distintas maneras de abordar el mundo políticamente", matiza el autor de la aclamada y premiada novela "La sangre helada".

En "El abstemio" McGuire se mete también de lleno en el dolor de las víctimas y, como hizo Fernando Aramburu en "Patria", rasga en la piel de Rose, la hermana de un buscavidas irlandés que sufre las consecuencias de la sociedad después de que los fenianos le asesinen por chivato.

Porque, desarrolla McGuire, estos revolucionarios irlandeses y el IRA tenían "una táctica muy clara y deliberada": "el propósito era matar a informadores, aterrorizar a los supervivientes y advertirles de que si se chivaban su destino era la muerte".

"Rose es sin duda un personaje muy interesante, ella es víctima a su manera y sufre a su manera, es una persona que es capaz de evitar el dejarse arrastrar por la violencia, y eso es una perspectiva más pragmática, ella entiende lo que le pasa y hace el duelo pero no se le ocurre vengarse. Quería un personaje que ofreciera otra perspectiva a la violencia, que fuera más sensible, más sensata y más sana mentalmente", describe.

Así que, además de sentir el temor de las víctimas, en "El abstemio" McGuire consigue también que el lector huela la atmósfera contaminada y se encuentre molesto por eso mismo de lo que se quejan sus personajes: la suciedad o la humedad de ése Manchester del siglo XIX.

"Vivo aquí y me era fácil salir a dar un paseo por la ciudad, fue parte de mi investigación y aunque la ciudad ha cambiado mucho, hay partes que no lo han hecho tanto. Es una ciudad de callejuelas y barrios que te transportan a los tiempos victorianos", expresa este autor quien también pone de manifiesto los lazos que había entre los irlandeses independentistas que emigraron a Estados Unidos.

Respecto al título, el escritor lo tenía claro, porque se trata de una de las claves de la novela ya que el policía O'Connor vive lejos de la bebida después de haber tenido un problema con ella tras la muerte de su esposa.

Una adicción a la que regresa, pero no como una recaída final, y que le vuelve a "conectar con la vida de una manera controlada", tanto como para afrontar su vida y hacer que el transcurso de la novela avance con agilidad.

Y en este sentido hay que poner de manifiesto la relevancia del valor de la redención en esta obra para así plantear que tanto O'Connor como Doyle tienen sus motivos, bien armados, de lucha.

"Quería que la novela no fuera una novela de blanco o negro, de que las cosas se olvidan", apunta.

Desde su casa, McGuire se despide con un avance, el de que ya está con su próxima novela, pero también con un lamento ante la pregunta de qué pierde la cultura británica tras la separación del Reino Unido de Europa.

"Pierde mucho, y seguro que no somos conscientes todavía, y eso es uno de los temas que más me entristecen, que no nos daremos cuenta de lo que ha significado la UE para el Reino Unido hasta que sea tarde", concluye.