Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Pedro Ruiz, sin políticos y con el rey emérito en la isla de las tentaciones


  • Escrito por Carmen Martín
  • Publicado en Cultura

Tras dos años de silencio, Pedro Ruiz vuelve al teatro con "Loc@s, reír os cura", una obra en la que interpreta a personajes inventados, tras analizar a la sociedad en esta pandemia, "un 'show' sin políticos", salvo una estampa final en la que incorpora al rey emérito en "la isla de la tentaciones".

Por salud mental y por deseo de no vivir arrinconado, Pedro Ruiz ha obviado la política en su nuevo espectáculo, ha preferido hacer humor con personas anónimas que salpimenta con su filosofía de vida y mucho humor.

"No hay parodias de políticos, salvo una estampa final en el que incorporo al rey emérito (Juan Carlos) en la isla de las tentaciones", ha explicado este martes Pedro Ruiz en una entrevista a EFE.

"No se trata de hacer daño. Este espectáculo no va contra nadie, va simplemente de pasarlo bien y que cada uno, cuando se siente en la butaca, prescinda de sus ideas políticas, religiosas y morales".

"No nos podemos apartar del tema del rey emérito (Juan Carlos I), tratarlo también lo humaniza", añade Ruiz, quien, sin entrar en juicios de valor sobre nadie, dice que la única palabra que define la democracia es la honradez. "Si eres honrado, eres demócrata. Si no lo eres, ya puedes ser el presidente de la república o el emperador en jefe...".

A lo largo de su carrera, ha dedicado mucho tiempo a los políticos, "más de quince años y eso te arrincona", cuenta Pedro Ruiz, quien reconoce que "en esos años parecía mas un político fuera del parlamento que un hombre del espectáculo".

"No sé qué pañuelo sacar para llorar", dice cuándo se le pregunta por el panorama político actual. "Creo que gestionar una pandemia es difícil, no se sabe nada y tomar decisiones a diario con tantas entradas de agua en el barco debe ser complicado. Es un toro difícil de lidiar".

Con "Loc@s, reír nos cura", además de pasar un buen rato, Pedro Ruiz pretende echar un ojo a todo desde fuera, como si se tratara de las Fallas valencianas. "Todos somos monigotes susceptibles de ser incendiados y eso es saludable", añade Pedro Ruiz, quien considera que "si nos quitamos importancia, nos entendemos más".

Con esta terrible pandemia, Ruiz vio más oportuno hacer un espectáculo empático, ameno y divertido. "En esta obra los personajes me protegen y me permiten decir cosas que yo no diría, no porque sean fuertes ni estridentes, sino porque es otra forma de pensar".

Pedro Ruiz no desea participar en esta escalada del odio que existe en el mundo y que poco a poco se está instalando en la sociedad, "creo que meter el odio en el microondas es romper la convivencia", dice.

El actor, que estará en el teatro Marquina desde el próximo jueves hasta el 27 de febrero, rinde un especial tributo a Fernando Fernán Gómez, Luis Escobar o José Luis López Vázquez, a la actriz y cantante Sara Montiel y al músico y dibujante Xavier Cugat.

"He querido rendir homenaje a estas personas con las que tuve la suerte de trabajar, me gusta recordar a las personas que ya no están y que gracias a ellos he aprendido", afirma.

Además, en el espectáculo aparecen quince personajes más. "No se trata de imitaciones, sino de tipos muy divertidos, que reunidos componen un paisaje de excesos, histerias o inconsciencias que nos retratan a todos", añade.

Con una larga carrera en televisión y teatro, Ruiz dice que ha sido "pionero en muchas cosas, que se ha atrevido con todo", pero advierte que no es una hombre volcado en la cultura, sino en el espectáculo.

Le gusta probar y emprender nuevos proyectos. "En cada cosa que hago, salga bien, mal o regular, aprendo para la siguiente, soy de estar en la próxima no en lo de ayer".

Y entre sus inquietudes le apetece volver a la televisión, pero como siempre lo ha hecho "con un programa de autor", lo que se lleva ahora no tienen nada que ver con su forma de entender ese asunto.

"En la vida es importante saber estar, pero es más importante saber no estar", dice Ruiz, quien añade: "cuando tu sitio no esta libre no hay que comparecer, entones te abaratas".

A lo largo de su carrera ha vivido la censura y ahora cree que hay menos libertad de expresión. "Estamos muy aterrados, lo de ser políticamente o socialmente correctos nos ha quitado el sentido del juego", dice Ruiz, quien agrega que "si se hace una broma sobre un gordo o un campesino pareces que estás agrediendo al gremio o al concepto y solamente estás hablando de uno".

Mañana será la "premier" -una actuación para amigos-, "vendrá gente de todos los pelajes como ocurría en la transición, sin preguntarse si el que actúa es gay o hetereo, de derechas o de izquierdas, palestino o árabe, gordo o flaco".

A sus 73 años, Pedro Ruiz no tiene miedo y sí muchas cosas por hacer como "una película seria o cantar ópera mejor".