Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Espíritu de contradicción


Este último 25 de diciembre me he levantado recordando el belén de mi infancia con añoranza y melancolía.

El Portal del Belén de corcho con el pesebre lleno de paja y el ángel en el tejado y dentro la Virgen, S.José, el Niño, la mula y el buey. Y junto al portal, tres pastores con obsequios en sus brazos, adorando al Niño, seguidos de varias ovejas, alguna cabra y un aparatoso carnero.

En otro espacio estaba la Anunciación del Ángel a los pastores, alrededor de una lumbre que calentaba una olla de comida.

En el extremo contrario, el castillo de Herodes, con la figura del Rey en la puerta, con 2 soldados, uno a cada lado.

Y los Reyes Magos cabalgando sobre sus camellos con sus pajes a pie, desde el castillo al Portal.

Y otras figuras como el panadero y la lavandera sobre el río de plata (papel de aluminio) con un puente, desde donde un pescador lanzaba su caña. En mi juventud de fervoroso cristiano rechazaba las navidades del consumo, del ruido y fiestas de anís y pandereta, tan opuestos a lo que yo entendía por el espíritu de austeridad, silencio y oración de Belén.

Y estas navidades en las que ha prevalecido el silencio y la austeridad, sin fiestas y comidas laborales y sociales, sin salir de casa por el frío, la nieve y la pandemia, solo con alguna celebración reducida e íntimamente familiar, me ha invadido el desasosiego y el vacío.

Espíritu de contradicción.