Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Largo Caballero, no pasarán


  • Escrito por Marian Giménez / Antonio Ortiz
  • Publicado en Cultura

Entre gritos procaces y estridentes volvemos a oír la inconmensurable expresión fascista, de nostálgicos que nunca se fueron, pero en algún momento de nuestra historia democrática, estaban con cierto pundonor porque sabían que con la llegada de la democracia el monstruo vestido de oscuridad tendría que replegarse, no era bien visto. La Constitución que nos dimos no les avalaba. La derecha española, nunca ha entendido y asumido la memoria democrática. El poder, interpretan, es de ellos, aunque en unas elecciones democráticas se vote otra cosa, otras opciones y la realidad de los hechos, les diga desde hace tiempo que estamos en democracia. Por eso en este libro hablamos y escribimos nuevamente la historia de Largo Caballero y el contexto en el que se movió y vivió. Tan actual y con tantas resonancias de aquellos tiempos. Por eso en este libro decimos alto y claro: No Pasarán.

Con frecuencia, se ha comentado la gran cantidad de películas, libros e investigaciones históricas, que de forma permanente vuelven una y otra vez en nuestro país a la guerra civil española, como tema central, junto con la posterior represión y dictadura franquista. Cuarenta años de negrura y toda una historia y memoria democrática silenciada. En términos psicoanalíticos, lo reprimido siempre regresa. El deseo, es el significante poderoso que toma diversas formas para hacerse ver y escuchar, aunque se hagan continuos esfuerzos sintomáticos para que no perturbe. Nuestro deseo, está hecho a base de esfuerzo y resistencia, con un basamento firme de libertad y de poner nombre al monstruo de la oscuridad. Esa oscuridad, cargada de odio y rencor, sectaria que impulsa y permite la eliminación del callejero madrileño de Largo Caballero, junto con su estatua. Es una decisión política indecente. Somos como fuimos el Madrid de la resistencia y se hablará de Largo Caballero y de su figura como político, elegido democráticamente, todas las veces que hagan falta. Y no cesaremos en limpiar las mentiras y barbaridades que en estos tiempos estamos oyendo sobre su figura, sin ninguna evidencia probada. Para muestra este libro.

Largo Caballero, fue un político pegado a los barrios obreros. En Tetuán conocemos su historia, sus continuas reivindicaciones para que estos barrios mejoraran sustancialmente la vida de toda una población que vivía en condiciones insalubres y miserables. Su actuación política, como concejal del Ayuntamiento de Madrid, estuvo siempre al lado de los más necesitados. Aquellos niños pobres y sucios de las Escuelas Bosque o de la Paloma, cuyos edificios lúgubres y llenos de humedad, no eran aptos para la infancia. Como sindicalista en la UGT estuvo en la trinchera de las clases trabajadoras, aglutinando y liderando el discurso y los derechos de los que siempre en la historia, no tienen voz. El nació y se crio en esta clase. Se le conocía como Paco, el estuquista. De todo ello, da muestra este libro, en una investigación histórica rigurosa, con datos, con documentos cargados de evidencia. El contexto en el que desarrolló su labor política, Largo Caballero, nos trae resonancias muy actuales de la época que estamos viviendo. Al igual que entonces se carga contra los barrios obreros y de clase trabajadora, que es la legítima representante de la fuerza del trabajo que sustenta todo lo demás. Es esta clase, la que está sumida en el abandono y desatención. Las situaciones se repiten y se multiplican de forma lamentable. Viviendas hacinadas, insalubres. Falta de alimentos. Colas del hambre. Falta de asistencia médica y educativa. Falta de empleo. En el caso de que se tenga trabajo, es tan precario que no se alcanza para vivir en unas condiciones mínimamente dignas. Son manifestaciones de acoso y violencia para amedrentarnos.

Largo Caballero, sufrió la persecución y la cárcel. Estuvo en un campo de concentración nazi. Por sus ideas, por su defensa de la clase trabajadora. Porque formó parte de un gobierno legítimo, la segunda República. El trabajo infame de desmemoria, la falta y ausencia en los planes educativos de nuestro país, que traten el golpe de estado del 36, que cuenten con todos los recursos didácticos lo que supuso la dictadura franquista y los intentos involucionistas que estamos viviendo, son motivos suficientes para seguir hablando, investigando contando los hechos. Para reivindicar más que nunca la figura política de Largo Caballero. No vuelvan a decirnos, que abrimos heridas, que dejemos el pasado. No vuelvan a hablarnos de ninguna reconciliación que no pase por reconocer y condenar la dictadura franquista y el oprobio y genocidio que se ejerció contra miles y miles de personas.

Quisiéramos terminar el artículo, contando una anécdota, que supone en si misma un aviso y una alarma a la vez. Una mujer de esos pueblos del sur confinados, de Fuenlabrada, nos contaba como con la llegada de la democracia en su pueblo, había podido estudiar en algún plan que el ayuntamiento había formalizado y decidido para la educación de adultos. Nos decía que estaba muy bien organizado, con unos horarios, que les permitían ir a estudiar y compatibilizarlo con trabajo y atención a la familia. Pudo formarse para conseguir un empleo. Explicaba que en este país, ahora no se sabe nada de su historia, como si todo hubiese sido un regalo y las cosas hubieran sido siempre así. Ella mencionaba, la matanza de Atocha, los abogados laboralistas, defendiendo los derechos de los trabajadores. Esta conversación se desarrolló en nuestro lugar de trabajo. Compartíamos turno con mujeres mucho más jóvenes. Quisimos comprobarlo y preguntamos a una de ellas, si conocía la matanza de Atocha, puso cara de estupefacción como si la hablásemos de una esas series interminables tan modernas y nos dijo que ni idea. Era una mujer joven, perteneciente a la llamada “generación más formada de la historia”.

Lean este libro y hablen con la generación más preparada…

El libro puede obtenerse en la Casa Vecinal de Tetuán, c/ Berruguete 6, de lunes a viernes en horario de tarde: 17h-21h. Es un libro que no tiene precio, salvo la voluntad para poder seguir dando alimentos a las personas más necesitadas. Largo Caballero estaría orgulloso de que en su barrio, existiera una iniciativa como esta y seguro que vendría apoyarla.

Gracias.